LOS COMENTARIOS REALES DEL INCA GARCILASO DE LA VEGA COMO PROPUESTA MÍTICA DEL IMPERIO INCAICO

 

DIARIO NOTICIAS

NAUFRAGO 18 DE MAYO DE 2009

 

“A los hijos de español y de india o de indio y española, nos llaman mestizos, por decir que somos mezclados de ambas naciones; fue impuesto por los primeros españoles que tuvieron hijos en indias, y por ser nombre impuesto por nuestros padres y por su significación me lo llamo yo a boca llena, y me honro con él. Aunque en Indias, si a uno de ellos le dicen »sois un mestizo« o »es un mestizo«, lo toman por menosprecio. De donde nació que hayan abrazado con grandísimo gusto el nombre montañés, que, entre otras afrentas y menosprecios que de ellos hizo un poderoso, les impuso en lugar del nombre mestizo”.
Comentarios Reales, Inca Garcilaso de la Vega

 

 


Henry Rivas
revistanaufrago@yahoo.es

Este año se celebra el  400 aniversario de la primera publicación que se hizo de los Comentarios Reales del  Inca Garcilaso de la Vega (1609). En el Perú, ya se alistan los homenajes y la preparación de publicaciones que resuman los estudios que se han realizado en torno a la obra de este insigne peruano.

La pregunta que nos haríamos sería ¿qué puede esperar un peruano, un latinoamericano del siglo XXI con respecto a esta obra? Primero, habría que especificar la distancia entre la lengua española del siglo XVII y la de hoy. Tan solo este elemento tendría que levantar una barrera infranqueable entre la mentalidad del honor y la religión contra la del Internet y el celular. Sin embargo, a pesar de este conflicto cultural, la obra de Garcilaso podría salir airosa, y no lo digo  anteponiendo las típicas ediciones de resúmenes o adaptaciones para niños con que nos acostumbran buena parte de la industria editorial, sino apoyándonos en la misma obra con sólo algunas salvedades y aclaraciones lingüísticas.

Un libro nunca posee  un carácter gratuito, sino que lleva, siempre consigo, el propósito consciente o inconsciente de su mentor, su perspectiva filosófica, sus valores, sus desengaños, su filosofía política. Recordemos entonces, que Los Comentarios Reales fue una obra prohibida por la corona española, por ser una posible muestra sediciosa de revaloración de la cultura andina, esto a raíz del levantamiento de Túpac Amaru II en 1780.

Los Comentarios Reales representan la creación mítica del Imperio de los Incas. Garcilaso la hizo para la creación de un país, un nuevo país. Si el mundo griego tenía La Ilíada, que condensaba toda su filosofía, historia y religión; y España contaba con El Mío Cid como obra emblemática nacional, ¿por qué el imperio incaico no podía gozar de una épica que resumiera su grandeza? Esa, creo yo, fue la primera intención de Garcilaso, mostrar al mundo, los valores e historia de un imperio, recientemente desaparecido, desde la perspectiva de uno de los descendientes de sus reyes. 

 

Otro elemento importante de este cronista post toledano  es el estilo que le da a su pluma.  Garcilaso hace destreza no solo de una prosa elegante, sino a la vez, académica y casi erudita; y esto, a pesar de escribir en una íntima primera persona, con la evocación de un testigo que ha sufrido la mística revolución del choque de dos civilizaciones y ser portador de la memoria colectiva de un imperio desaparecido.

Los Comentarios  Reales se convierten en una propuesta conciliadora desde una perspectiva mestiza. Aceptar la religión y cultura española-cristiana, y valorar la historia del imperio incaico, como  una épica grandiosa llena de heroísmo, sabiduría y civilización. Esta propuesta es parecida a la que hace Dante Alighieri en la Divina Comedia, al proponer un mundo paralelo al de la vida terrenal,  poblado por casi todos los personajes de la tradición grecolatina, pero gobernados y en dirección a un único poder supremo del Dios cristiano. Este proceso integracionista, de unificación, propondría  de manera subyacente la creación de una nacionalidad nueva, más perfecta. Una suma grandiosa de la incaica y la española, cuyos mejores  representantes serían  esos nuevos mestizos como Garcilaso, los hijos de Pizarro y de los demás conquistadores.  Recordemos que  el autor de La Florida del Inca es hijo bastardo y su padre fue obligado a casarse con una dama española por mandato de real.

Esta construcción de una nueva identidad nacional, propuesta en los Comentarios Reales, empieza por el propio Garcilaso, pues reemplazará su nombre de pila: “Gómez Suárez de Figueroa” por el de “Inca Garcilaso de la Vega”, con el que   firma sus obras.

Se ha escrito, además, mucho sobre el carácter utópico del mundo incaico de los Comentarios Reales, es decir, un imperio con una ética muy parecida a la de los héroes aqueos y perfeccionada con la llegada  divina de los españoles. Esta postura, así como los datos erróneos de muchos casos, postularon la falsedad de un libro que había sido escrito en el periodo de vejez del escritor. Sin embargo, debemos reflexionar sobre el punto de partida para definir los que es una “Crónica”.

La  Crónica  de la conquista es una especie  épica-narrativa que viaja entre el documento histórico y la fabulación literaria del cronista. Así, muchas antepusieron intereses de heroísmo y postulados de verdad, de acuerdo al bando  o simpatía política que simpatizaban. Este caso, el de Garcilaso, no sería la excepción. Su importancia y validación estaría enfocado entonces, en el poder estético- literario de la obra y su aporte para posteriores investigaciones que nos dieran mayores alcances sobre la extraordinaria cultura de nuestros antepasados. 

 

 

 

 

 



+ Regístrarte y comentar este blog

shafandros

henry Rivas
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar relatos