SOBRE EL DOLOR, LA LIBERTAD

 

 

Mientras  vibra  el  silencio  dentro  de  una  cueva  oscura

llamo  hasta el umbral lejano  

de  mi  quimera  pausada  en  el  desierto

de  las  raíces  que  aún  pueden  crecer  victoriosas. 

 

Frente  la  mirada  hay  un  espejo  dulce

reflejando  el  perfil  de  lo  presente,

y  miles  de  deseos quizás  tímidos

quizás  muy  extrovertidos.

 

No  estoy  buscando  tu  cansancio

ni  mucho  menos  el   dolor  

que  esquiva  en  intranquilidad  tu  pensar.

Sí  me  asusta  lo  que  hiere,  a  veces

mas  intento  desterrarlo

para  que  no  dañe  mi  mundo  de  amor.

 

¡Estoy  aquí, para  que  me escuches!

¡Traigo  cristales  de  hielo  

acumulados  en  la  espalda,

como  espinas  que  quitan  el  deseo

de  sonreír  una  vez  más!

 

¡Sin  embargo,  nada  de  ello 

pesa  más  que  mi  sentimiento  natural  preferido!

¡Hay  aún  mucho  por  que  luchar!

 

No  sabré  posiblemente  muchas  cosas  más

pues  la  vida  para  todos  tiene  un  final.

Y no  me  importa  si  estoy  loca  en  mi  cordura

pero  sí   estar cuerda en mi propia locura deseada!

 

¡No  te  pido  que  no  llores,

si  tienes  ganas  de hacerlo;

sólo sé que yo necesito pedirte

un abrazo fuerte una vez más! 

¡Tu  mano  tierna  besará  a  la  mía

por que la sinceridad es frágil

y  triste,  de  vez  en  cuando, 

pero  buena  y  única,  a la  vez!

 

¡Quiero  volar  por  los  senderos

del  espacio  en  libertad,

donde  por  siempre  sabremos

que  hay  un  destino  de  poesía,

o  de  cuentos  infantiles

con  su  reconocido  final  esperado!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Regístrarte y comentar el poema

Imprimir

Enviar poema

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar poesía