Frío en el Alma

Categoría(s): poema, dolor, desamor

 

Siento frío en mi alma, oscura, hundida, perdida...

cuando tú te alejas entre los arenales de tu orgullo de macho insolente,
de lobo que se aleja de la manada, indiferente,
de lobo sin hembra, de lobo callado, terrible y ausente.
Siento el corazón helado y las manos desiertas,
y en mi pecho, nieve y sangre bajo ella.

Siento frío en mi alma y un dolor agudo,
que me atraviesa entera de arriba abajo.
Intolerancia cero, egolatría sin límites, ¡depredador inhumano!,
ejerces contra mí aun sabiendo que, tarde o temprano,
en tu soledad, fiel compañera, derramarás tus lágrimas desconsolado.
Siento frío y siento asco, y sangra mi pecho atravesado
por el abandono indecente de un homo sapiens insolente.


Regístrarte y comentar el poema

Comentarios:

Escrito por: Malavia       23/01/10 20:25
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
¡Maldito homo sapiens insolente y barrabasado el que te haga sufrir!
Escrito por: comunard67       23/01/10 17:19
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
El frio que sientes, es el frio que sienten todas las mujeres hacia ese hombre de macho insolente que la sociedad ha creado...
Por lo que te deseo que ese frio que sientes lo superes y ese macho insolente se refugie en sus propias lagrimas,cuando sepa que la hembra que le deseaba ya no le puede dar calor porque puede volar libremente....
Escrito por: GabrielaAgilda       23/01/10 17:13
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Mucho te conozco, mucho llevamos recorrido ambas por los laberintos del alma, y sin embargo, sólo al leer esta letanía necesaria, llego a los confines de un dolor que tal vez ya duela tanto que no pueda ser sentido. Aún así, lejos de sentirte anestesiada, reflejás con toda tu impotencia un grito vital, y creo que deberías dar gracias a tu don por permitir que la palabra sea tu crucifijo exorcizante. Más dolería aún ese dolor si triunfara en la morada que no desea cobijarlo, ni debe hacerlo. Poner fuera lo que enferma ese pecho atravesado. Aquí estamos los que oímos y abrazamos.
GABRIELA
Páginas: 1

Imprimir

Enviar poema

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar historias