UNA ORACIÓN CONTESTADA

UNA ORACIÓN CONTESTADA
En un lugar de los montes de Efraín, llamado Ramataim, vivía un hombre de buena familia cuyo nombre era Elcaná, tenía dos esposas una se llamaba Ana, y la otra Peniná era muy común que cada año Elcaná ofreciera sacrificios en Siló a Dios. Cuando iban al templo del Señor, Peniná molestaba a Ana por su esterilidad la cual lloraba y no probaba bocado alguno. Ese día Elcaná, su marido se percato de la tristeza de Ana y como unas lágrimas caían por sus mejillas poniéndose en pie se dirigió a ella le tomo de la mano y tratando de consolarla le dijo:
Elcaná: _ Ana, ¿por qué lloras? ¿Por qué estás triste y no comes? ¿Acaso no soy para ti mejor que diez hijos?
El sacrificio ya había terminado y todos comían alegremente parecía que nadie se percataba de la tristeza de la pobre Ana, Peniná conversaba con Elcaná, Ana se levanto de la mesa y se dirigió al templo estaba harta de tanto sufrimiento, de los desplantes de Peniná y las burlas, nadie se percato de que Ana se había  ido de ahí, solo Elcaná le dirigió una mirada de tristeza cuando ella salió de allí, mientras caminaba hacia el templo su su mente comenzó a vagar su vida era un tormento.
(Pensando)
Cuantas noches llore amargamente culpando a Dios por mi desdicha, ¿porque el Señor me ha hecho estéril? Pensé muchas veces, las personas del poblado de Efraín son duras conmigo, varias veces pensé que Dios me había castigado me sentía desdichada, estoy maldita ante el pueblo. Cada año, mi esposo  Elcaná va junto conmigo y Peniná al templo del Dios a realizar sacrificios, ese día Peniná siempre me irrita y me entristece hasta hacerme llorar se burla de mi porque Jehová no me ha concedido el orgullo de ser madre, me enfurece que ella tenga hijos y yo no,  la tristeza y el coraje me quitan el apetito y por eso no como. Siento que Elcaná mi esposo no comprende bien mi dolor, no entiende mi desdicha, tantas noches he orado sin recibir la contestación de Dios, siento como si Dios se hubiese olvidado de mí, me siento abandonada y el dolor me agobia pero… hoy he decidido poner fin a tanto sufrimiento ¡ya basta de tanto dolor!
El sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo cuando Ana entro, unas lágrimas corrían por sus mejillas camino con reverencia hasta que se postro de rodillas, llorando y con el corazón lleno de angustia, se puso a orar al Señor.
Ana: _ (llorando) Dios todopoderoso: Si te dignas contemplar la aflicción de esta sierva tuya, y te acuerdas de mí y me concedes un hijo, yo lo dedicaré toda su vida a tu servicio, y en señal de esa dedicación no le cortare el cabello.

Ana estuvo orando largo rato ante el Señor su mente se llenaba de palabras al señor, a Elí le llamo la atención aquella mujer la cual actuaba de una forma muy extraña solo veía que se movían sus labios, pero no se escuchaba su voz; parecía estar hablando consigo misma, Elí llego a la conclusión de que estaba ebria y levantándose de su asiento camino hacia ella poso su mano en un hombro y la reprendió severamente creyéndola ebria. 

Ana: _ No, mi señor; no he bebido ni vino ni sidra. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor. No piense usted que soy una mala mujer, sino que he estado orando todo este tiempo porque estoy preocupada y afligida.
Elí: _Vete en paz y que el Dios de Israel te conceda lo que tanto le has pedido.
Narrador: Ana de dejo de sollozar y se puso de pie una sonrisa se dibujo en su rostro antes surcados por lagrimas, por las palabras de Elí ella  se sintió segura sabia que Dios contestaría su oración. Por primera vez desde hacia tiempo ella volvió feliz a su casa. Después de adorar al Señor, Ana y Elcaná regresaron a su casa en Ramá.
Después de 9 meses ella dio a luz a un hermoso bebe al cual llamo Samuel pues el “pedido a Dios” en oración había sido contestado, la siguiente vez que Elcaná fue a Siló a ofrecer sacrificio a Dios Ana se quedo en casa para cuidar mejor al bebe día tras día y mes tras mes ella cuido tiernamente de él, atesorando cada precioso momento que lo tenía consigo.
(Pensando) “Señor Dios mi pequeño hijo Samuel el niño que tu me regalaste ya puede caminar y alimentarse solo y eso para mí es motivo de alegría, aunque es muy pequeño se que tu lo sostendrás, lo traigo ante ti en cumplimiento de aquella promesa que te hice mi corazón reboza de alegria, ho señor yo me alegro en ti porque tú me das nuevas fuerzas. ¡Nadie es santo como tú, Señor! La mujer que no podía tener hijos, ha dado a luz, pero la que tenía muchos hijos, ahora está completamente marchita”.
Después de haber sacrificado un becerro Ana y su esposo le entregaron al pequeño Samuel al sacerdote Elí.
Ana: _ Señor mío, hace tiempo yo estuve aquí cerca de usted, orando a Dios. Le pedí al Señor que me diera este hijo, y él me lo concedió. Lo he dedicado al Señor, por eso ahora se lo entrego, y mientras viva estará dedicado a él.
Elcaná había comprendido que este niño era un regalo de Dios y que a su servicio seria un hombre de bien para el pueblo él y Ana volvió a su casa en Ramá alabando a Dios, pero el pequeño samuel se quedó para servir al Señor, bajo el cuidado del sacerdote Elí. Gracias a la fe y dedicación con que esa madre cuido al pequeño Samuel años después él llego hacer ejemplo en el pueblo Israel y desde Dan hasta Beerseba, todos reconocieron que él  era un verdadero profeta de Dios. (historia basada en 1era de Samuel)


Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: amandasofia       28/03/13 21:28
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
esta hstoria extraida de la biblia, me toca especialmente, pues mi hermana estuvo años esperando por un hijo, lo ansiaba de corazon y se lo pidio al señor, pero como sabemos Dios siempre cumple sus promesas enel tiempo perfecto de el y nacio Ana Paula, pequeña lena de gracia, amada y deseada por sus padres y de esta tia que la conciente un monton
Moraleja: Nunca olvides tus sueños y ora a Dios que el a veces puede no te de lo que le pides pero si lo que necesites, porque habiendo esperado con paciencia, alcanzo la promesa..........
Escrito por: Loverman       18/09/12 04:40
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
proximamente "Diarios del silencio" esperenlo....
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar cuentos