Jovenes Puros [Capitulo 41] Día de perros

Jóvenes Puros

Saga 2

El moreno

Capitulo 41

Día de perros

Era domingo. Ella estaba sola en la plaza paseando a unos perros. Había logrado obtener una changita de findes para pasear algunos perritos y cobrar por eso, pero solo los fin de semana. Ella estaba radiante y orgullosa. La joven de cabellos rojos llamada Soledad, no podía parar de sonreír, ya que amaba estar entre animales

-No, no gruñas - dijo seria al ver que el mas grande gruño a un hombre cercano

Solo estaba con tres canes. Un perrito blanco y pequines, era el que menos drama y trabajo daba. Este solo se contentaba con ladrar a veces histericamente, y mas que nada era una risa, no tanto un ladrido. El segundo era una salchicha, era delgada y marroncita cual palo de amasar, el ultimo era Doby, un perro grandote, lanudo y negro que parecia loco por correr. El mas peligroso. Pero como era mimoso bastaba darle siempre alguna caricia y palabras entre serias y amorosas para que no pace a mayores la cosa

Ella estaba suspirando, ya que en el parque había poca gente y ella estaba aburrida. Pero pronto el aburrimiento se le iría del todo. Ella no sabia que eso pasaría. Fue algo... Repentino

-Que carajo - de inmediato los tres perros saltaron contra el. No hubo cuerda, grito o amenaza que los detenga. Ellos dieron contra el viejo. El viejo. Un hombre de barbas largas y ojos undidos que los vio llegar, acariciándose la nevada cara mientras sonreía.

Solo cuando los tres saltaron y el les mimo parecían calmarse. Ella suspiro, pensó en que le lastimaron. Iba a pedir perdón, pero de golpe un viento se elevo y ella quedo asombrada, los perros se pusieron en formacion de V directo hacia ella

Ella miro sus caras, la ira en ellos le hizo regresar. No quería que esos perros la coma viva. El hombre que estaba enfrente esbozo la mas cinica y retorcida de las sonrisas. Luego elevo su mano apuntando

-No temas, son solo perros... - y se detuvo - o tal vez no. Di̱motikó psychés [Almas elementales]- en ese momento cada perro quedo prendado de varios simbolos, estos se gravaron en su cuerpo y luego el salchica se hizo tan veloz, parecia una bala. El perro negro se torno una roca, y el blanco, parecia que era algo mas ductil, como menos corporeo y mas hetereo

No sabia como ese hombre hizo eso, pero algo estaba claro, no era un hombre normal. Asi que ella elevo las manos y luego muto en esa figura con traje de arpillera. Mirando a su enemigo le dijo

-Son mis perros, y quiero que los regreses intactos cosa fea- y ella enfoco la cara en el enemigo. Estaba furiosa
Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: almacat_elric       27/04/12 18:44
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
¡Vamos Soledad!!!, muy buen capitulo, no esperaba para nada lo de los perros, jajaja, saludos!! ^^
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar poemas