Entre paredes


Como una nota repetitiva y empalagosa, como el contínuo vaivén de su cuerpo meciéndose hacia atrás y hacia delante, así se presentaban los días para Santiago.
El mundo exterior no era más que un perpétuo desfile de escenas inconexas, sonidos ajenos y personajes grotescos que, sin embargo, no despertaban en él ninguna emoción.
En su interior la paz reinaba como el sugerente murmullo de un arroyo, que fluye constante, seguro, inconmovible, dictando el ritmo de la vida salvaje. Solo que no experimentaba la libertad del verde bosque sino más bien la protección de una celda. Se sentía entre altos muros, en un callejón sin salida...y al mismo tiempo sin entrada.
Si hubiera podido pensarse al menos una vez o nacer a la conciencia al oir su nombre, todo hubiera sido distinto; claro que él estaba muy lejos de poder darse cuenta de esto. Su vida entera había transcurrido entre las cuatro paredes de aquella ceguera que ve sin contemplar, que oye sin escuchar, que se mueve sin comunicarse, que pronuncia sin hablar...
Pero en vano sería sentir pena por él, ya que no era ni penosa ni alegre su existencia. Era más bien un ser sin sustancia, una pregunta sin respuesta, una mera acumulación de latidos, rituales, sonidos... igual que una gotera sobre un charco de agua. “Es autista”, decían, como si eso si lo explicara todo.
Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: Piegrande2       13/06/08 16:19
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Exactamente, animalson, y ya corregí el error.
Escrito por: Daanroo       17/04/08 03:54
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Y lo explica de la manera más perfecta, tal vez no tengamos conciencia de la realidad, pero verlos, vivirlos, ansiarlos, es ver, vivir y ansiar al Cristo, ellos son tan limpios como la fe que nos deja vivir por encima de lo mundano...
Escrito por: Piegrande2       02/04/08 05:45
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Gracias Loreto, tu opinión es muy valiosa para mi (sin menospreciar a mis otros amigos que tan amablemente me comentaron antes), en realidad la idea que quise plasmar el misterio que se esconde detrás de lo que dejan ver estas personas. Mi descripción es quizás, más bien, clínica; pero no queria limitarla a eso...pero no se si quedó como lo tenía en mente.
Gracias y un abrazo a Lino, a Ricardo y a Christian -SAFARI-)
Escrito por: Loreto_Silva       02/04/08 04:58
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Un breve relato, digno de ti. Pienso que las personas discapacitadas o con minusvalías son seres que tienen una estrella diferente. Están ahí para cuidarlas y amarlas. Y tienen algo especial te aman y te acompañan siempre.
Quizas los pensamientos de los autistas son helicoides dificiles de desentrañar y por eso se olvidan del mundo "real". Creo debe er como jugr a ajedrez en el cual antes de mover una pieza te adelntas una jugada y ves en plano todas las posibles jugadas de tu contrincante, luego si eres realmente bueno, por cada posible jugada puedes elaborar planos sucesivos y asi en forma recursiva estar horas de horas de horas.

Lo que quiero decir es que son personas muy inteligentes a las cuales no necesariamente les interesa comunicarse con los otros.

Una idea muy personal.
Loreto
Escrito por: Linosangalli       02/04/08 00:58
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Corto, conciso, sin una palabra de más. Una dramática descripción de una penosa situación. Como siempre rayando en la excelencia Christian.
Escrito por: SAFARI       01/04/08 08:12
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
La belleza está en la simpleza. ¿Para que decir más?
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar poesía