EL TRASNOCHADOR

No hacia falta que lo diga, yo ya lo sabía.

En ese momento era una grosería no verla, era tan hermosa, todavía no había descubierto lo bella que se ve con los ojos hinchados de llorar. El rimel le corría por las mejillas volviéndole los ojos negros.

 

Yo la seguía apedreando con mis preguntas, las que ya tenían respuesta, pero quería escucharlas de su boca. En ves de verdades lo que escuchaba eran silencios.

 

- Eres un hijo de puta, salvaje, grosero, no quiero volver a verte- me dijo.

- Zorra- le dije mirándola fijo.

 

Su mano recorrió como medio metro cortando el viento antes de llegar hasta mi mejilla izquierda con un golpe seco. Incorpore mi cara despacio, recuperando de a poco la posición y la dignidad.

Con la mano temblando se tapo la boca asustada de vergüenza; nunca me había pegado; yo nunca le había dicho zorra; estábamos a mano.

Volví a contemplarla con ese vestido nuevo que estreno conmigo; negro, ceñido al cuerpo, se le veía la tanga que se agarraban a las caderas como lazo embrujado.

 

Nos miramos fijamente.

- Y ahora, que vas a hacer- le pregunte; como si no tuviera la respuesta.

- Eso a ti no te importa-, me grito.

Un perro trasnochado ladro en ese momento, y la luz de una ventana se prendió.

- Sabes que desde este momento las cosas entre tu y yo cambiaran para siempre- me dijo bajando el tono; como contándome un secreto.

 

En ese instante un vacío se me formo en el pecho, había escuchado en canciones rosa que el corazón se parte; seguramente lo que sentía era eso, el vacío que devasta todo, que le pone fin a todo, el vació que destruye y que al mismo tiempo, libera, como si la libertad que se entrega por voluntad propia se sometiera como esclava, y al liberarla se siente eso; se siente alivio.

 

- Desde hace cuanto que me lo ocultas- le pregunte ya sin ganas.

- Tres meses- me respondió mirando al perro trasnochador.

 

El cabello suelto se dejaba llevar por el viento que empezó a soplar y un has de su perfume me llego; en verdad no era el momento. Se saco los zapatos y empezó a caminar descalza por la vereda, el perro trasnochador iba junto a ella y se dejo acariciar la cabeza moviendo el rabo. Camino hasta encontrar un lugar en la vereda para sentarse.

 

Yo me senté junto a ella y mi brazo como una serpiente empezó a subir por su espalda sintiendo primero la seda de su vestido y luego el terciopelo de su piel, ella se dejo morder por la serpiente cuando mi mano le apretó el hombro, y luego su cabeza cayó despacio en el mío; como envenenada por la serpiente.

 

-Tu lo quieres- pregunte.

-Con toda mi alma, me dijo como cantando una canción

- Por eso te fuiste de casa-

-Si-

 

Empezó a llover. Ella alzo la mirada y sonrío como si hubiera visto un ángel, las gotas de lluvia se reflejaban en el farol de la esquina donde en perro trasnochador se fue a alzar la pata. Luego me miro y me regalo la misma sonrisa, me quise levantar y ella con su mano me lo impidió.

 

-Siente la lluvia- me dijo.

-Te vas a enfermar-

-No importa-

-Si importa-

 

-A el le va a molestar si te enfermas-

- A el le va a gustar la lluvia como a mi; y la música como a ti-

 

Su mano suave tomo la mía y la puso en su vientre, yo la acaricie con cuidado mientras la lluvia nos empapaba, en mi mano sentía el subir y bajar de su respiración. Iluminada como estatua griega, en ella se reflejaba la vida que crecía dentro.

 

-Dime que tú también lo quieres-

-Si, los quiero a los dos. Le respondí

-Es nuestro hijo el hombre por el que deje-

-No sabía si lo ibas a aceptar, estaba asustada, tenía miedo.

-Yo ya lo sabia, lo presentí.

 

La lluvia mojo todo lo que tenia que mojar; las calles se volvieron ríos, las casas parecían nuevas recién pintadas, las plantas en las macetas se les regaba la tierra por los costados, los carros parqueados, los perros trasnochadores, y a nosotros que nos quedamos mirándonos; aprisionando nuevamente con lazos eternos nuestra libertad que se entrego dispuesta, limpia, pura.  

Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: INGRID_CHILE       04/08/12 03:23
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Comparto plenamente lo expresado por crizangel, la evolución creativa es evidente.
Escrito por: crizangel       09/07/09 05:09
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
wooooowwwww, amigo!!!! ya tenia mucho tiempo que no te leia, y ahora que lo hago quede sorprendida!!!
Mira que has crecido tanto, tan envidiablemente!!!
que buena historia, me encanto, y sin mas te aplaudo esta evolucion creativa!!
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar historias