El Loco

 

Según la mística del tarot, el arcano número 22 (o sin número de arcano, o arcano 0 según los tarots), el Loco, está asociado con el cuánto y con la dualidad tiempo/espacio.


El Loco es quien va perdido y sin rumbo. Se trata de una criatura que parece no vivir en la realidad; una criatura a quien nadie toma en serio y que vaga de un lado a otro, aparentemente sin saber qué busca ni adónde quiere llegar”

 

Wikipedia

 

 

Ya no tengo noción de tiempo. Todo es demasiado confuso para ser real. Solo soy consiente de mi propia humanidad, que por sus urgencias me permite constatar que estoy vivo, que existo en este mundo.

Son muchas las imágenes que atraviesan mis ojos. Unas son reconocibles por mi mente, otras, sin embargo, no se asemejan a nada de lo que he vivido o supuestamente he permitido que forme parte de mi existencia.

Camino. Avanzo sin una dirección, pero motivado por un deseo de encontrar el reconocimiento que me permita establecerme sin los miedos que me acechan casi sin control. Hace frío o así lo parece. Mi piel reacciona de forma desagradable ante el ambiente y mi musculatura se contrae señalando esa evidencia como la primera verdad a la cual debo asirme para no perder el juicio.

Apresuro la marcha para lograr que mi cuerpo fluya con el calor necesario para permitirme desentrañar esta madeja. Siento risas. Son voces algo familiares, pero distorsionadas por mi nula audición. Logro establecer que el oído me engaña y así retengo una segunda verdad que me ancla un milímetro más a la cordura.

Intento esbozar una palabra, pero aunque en mi fuero interno mi discurso posee lógica, mis interlocutores reaccionan con más risotadas. Aumento mis alaridos , con una mezcla de rabia y temor. Mis pupilas distorsionan todo nuevamente y el infierno de burlas comienza a taladrar mi sensatez.

Definitivamente no pertenezco a ese mundo...o no lo se. Ya nada tiene una exactitud como “solía ser”. Al percatarme de mi discurso interno concluyo que algo de lucidez intenta aparecer en mi sinapsis. Una vaga imagen con un dejo de alegría. Me concentro en ese resquicio de pasado para intentar devolver lógica a mis sentidos. Las carcajadas, cargadas de burla y desconsideración, se tornan insoportables.

Alguien me toma del hombro. Al sentir el contacto, mi cuerpo tiembla, cargado de un temor primigenio, inevitable y sin ningún tipo de gobierno. Su piel no es humana, de eso estoy seguro. Escamas extrañas sustentan su dermis, indicándome que mis peores temores son un hecho tangible.

La voz de aquel que me agarra con fuerza se hace escuchar por sobre el resto de las burlas. Es un sonido insano, profano, pero de alguna forma conocido. “No perteneces a este mundo...los tuyos rechazaron el privilegio de la evolución y completaron un desarrollo aberrante...”

Sus palabras, lejos de parecer sin sentido, eran del todo ciertas. Algo en mi genética más remota le daba la razón, con golpes conceptuales de cordura y temor. El ser continuó sus advertencias:

-”Existes en este mundo porque así lo decidimos, pero este no es tu tiempo, híbrido...tu plano está condenado a la destrucción...nosotros, sin embargo, hemos morado este mundo desde que la luz fue creada... somos primigenios y como tales esperamos el momento en que tu estirpe deje de ensuciar la creación con su presencia...algo que terminará muy pronto...”-Sus palabras estaban cargadas de un odio milenario. Me atreví a preguntar:

-¿Por qué..?-Las carcajadas se hicieron intolerables. Mi interlocutor tomó mi cabeza con furia y la acercó lo suficiente a su rostro. Pude observar que sus fauces eran grotescas, así como la totalidad de su rostro. Era una especie de humanoide verdoso, de mayor altura que la mia , y su complexión y fuerza eran ajenas a toda medición conocida. Sus ojos negros, sin pupilas, se entrecerraron,tras lo cual me susurró:

-”Estas acá para atestiguar nuestra existencia...no morirás....pero si insistes en reabrir viejas heridas con tus torpes emociones sólo diré que el creador así lo decidió...fuimos desechados ...fuimos descartados de morar este planeta con libertad...fuimos los perdedores ante una nueva raza...créeme que me gustaría verte muerto a mis pies, para así poder cobrar todo el tiempo de oscuridad que los tuyos y el creador nos legaron, por un mero capricho evolutivo...pero al final la verdadera raza prevalecerá...es hora de que partas insensato humano, pero antes de abandonar este plano llevarás contigo algo del dolor que por eones hemos experimentado...”-Uno de sus dedos se abrió de par en par dejando ver una especie de aguja de hueso. Mi hombro fue penetrado sin compasión, mientras el ser ancestral escribía sobre mi piel un mensaje...el dolor era insoportable y finalmente desperté.

Mi novia y mis amigos se encontraban a mi lado. Sus rostros evidenciaban una preocupación desmedida. Carla manifestó entre sollozos:

-¡Eres un idiota, Benjamin!... la próxima vez que tomes esos ácidos no estaré acá para cuidarte- Recordé que era el cumpleaños de Baltazar. Mi mente finalmente funcionaba, al igual que mis otros sentidos. Era el fin de la pesadilla...

El grito de la Coni, la hermana de mi amigo me volvió a la realidad. Corrí en busca de un espejo. Ansioso me quite la camisa y lo que vi en el reflejo confirmó que mi viaje no había sido una ensoñación de las drogas. Los noticiarios anunciaban la tercera guerra mundial. Un estallido atómico sin precedentes. El mundo de los humanos acabaría dentro de poco, pero nada de eso me importaba, solo el mensaje de aquel ser...solo la frase tatuada con dolor en mi hombro cobraba sentido...”Es nuestro turno”...y al parecer así lo era...

 

Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: Rossdd       20/07/11 06:04
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Y si este es el turno de aquel verdoso humanoide de verdadera raza, qué seríamos nosotros.
Esas alucinaciones si que fueron pesadas, esto experimentado con dolor es una pesadilla que no quisiera vivir.
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar historias