El Diario de Mila Capitulo 67: Rivalidades en el aula de clases

 

67.

El domingo fue un día tranquilo, me desperté demasiado tarde y no alcancé a llevar a mamá a la iglesia, pero se fue con Johnny, al regresar desayunamos y vimos la televisión un rato más, Johnny insistió en que continuáramos jugando con sus videojuegos, no me quedó de otra; no los entiendo pero a el parecen encantarle, luego se llevó a Bobby al parque donde según me dijo le enseño trucos, trucos que el perro e negó a hacer en casa, eso fue gracioso, almorzaron y luego de descansar un poco mamá insistió en que fuéramos al cementerio ya había ido en la semana, pero después de todo no era una mala idea.

Tuvimos que llevar a Bobby con nosotros, no podíamos dejarlo solo en la casa, y así aproveche para de algún modo presentárselo a Mila, lo extraño es que el perro se sentó frente a la tumba de mi pequeña y se quedó ahí sentado, moviendo la cola, como si también sintiera a Mila como el resto de nosotros.

Johnny y mamá insistieron que los animales tienen un nivel de percepción mayor al nuestro, y por lo tanto era posible que el también sintiera el espíritu de Mila, y dado que ya no tenia dudas, este perro era el que Mila había visto hace años, me parecía que quizás el también la recordaba de alguna manera, fue un momento algo extraño debo aceptar, aun pienso que pudo haber estado observando a una ardilla o alguna lagartija, aunque… ya no se que pensar.

Nos quedamos un buen rato ahí sentados, recordando hablando, mamá me contó que el padre Joseph esta muy agradecido por las cosas que le lleve, que le han servido de mucho y a los niños también, le había contado de la amiguita que había hecho, mamá insistió en que le contara acerca de ella, no se la había mencionado, no había pensado que fuese algo relevante del todo, pero le conté a mamá de Ada y de lo mucho que me agradó pasar tiempo con ella, Mamá sabia de quien se trataba, es decir: había llevado a Milagros al la iglesia algunas veces cuando se quedaba en los fines de semana, y siempre insistía en quedarse a jugar con una amiguita, así que al mencionársela no le extrañó demasiado, aunque no conocía a la niña del todo, solo la había visto al lado de Mila un par de veces en ya muchos años, finalmente luego de platicar durante unas horas nos regresamos a casa.

Johnny salió unos minutos después, fuñe a ver a Gina mamá continuó con sus cosas, Bobby estaba cansado y se acostó en la alfombra a dormir, yo por mi parte continué leyendo el diario de Mila un poco más.

“Querido Diario, hoy a la hora de salida Ramiro se peleó con Harry, fue horrible, pensé que lo iban a matar, le dije que no lo hiciera pero finalmente calló en las provocaciones de Harry, se pelearon en el parque que esta tras el colegio, y es que Ramiro no se aguantó más estas ultimas semanas Harry a estado insoportable, no hay ocasión en la que no aproveche para lanzarle algo a Ramiro o ponerle algo en su carpeta, ya van 2 veces que va escondiendo su mochila, o que la abre y le arroja la basura del tacho, simplemente Ramiro hoy decidió que no aguantaría más y aunque en parte lo hizo por defenderme,— ¿Cómo es eso?— ya que Harry cuando nos vio juntos en la hora del recreo, comenzó a burlarse de el, y a molestarlo arrojándole las galletas que comía, una de esas me calló a mi ya que estaba con el, y yo le conteste “¡¿Qué te pasa gordo seboso cara de perro?!— Eso me hizo reír, ya sabía que Mila tenia una capacidad para los apodos…— y el idiota ese me lanzó encima todas las galletas y me dijo insulto feo que no escribiré, peor comienza con “P”. — Hasta a mi comienza a caerme muy mal ese niño con  cara de perro— entonces Ramiro lo empujó y lo hizo caer al suelo, causando que se rieran de el ya que calló sobre un charco de agua, estábamos cerca al jardín esa parte de la acerca siempre esta mojada. La cosa es que Harry se enfadó e intentó atacar a Ramiro, el Cual  estaba dispuesto a romperle la cara, pero fueron detenidos por el jardinero que estaba ahí, así que Harry lo amenazó: le dijo que en la hora de salida le rompería la cara a Ramiro. Quien por su puesto aceptó y le dijo que a la salida se pelearían.

Yo traté de insistirle a Ramiro de que no lo haga, incluso Gina le insistió, pero Ramiro no daba su brazo a torcer dijo que si no lo hacia quedaría como un cobarde y lo molestarían aun más— Eso en parte es verdad, pero si no le ganaba…seria mucho peor— Entonces a la hora de salida fuimos al parque donde estaba Harry esperando a Ramiro, Harry sabia que ese parque estaba tras la escuela y nadie los vería y no se meterían en líos, esta prohibido que los alumnos de la escuela cometan esas faltas en las cercanías.

Como siempre el gordo ese estaba rodeado de sus inseparables amigos, los cuales seguramente estaban como refuerzo, menos mal algunos alumnos del salón del año pasado y compañeros de Ramiro nos acompañaron, ellos me dijeron que Ramiro peleaba muy bien, pero pues… no fue así, querido diario.

La verdad es que Harry le pegó muy duro a Ricardo, tuvieron que separarlos por que el gordo ese estaba encima de Ricardo y le estaba golpeando en la cara duramente. Gina tubo que agarrarme para que no fuera a ayudar, por suerte sus compañeros se metieron y lo sacaron, ese Harry es un abusivo, si vieras como quedó Ramiro después de eso, aparte de quedar muy humillado quedó muy lastimado, Harry por su parte salió triunfador y no paró de festejar, tenia unas ganas de golpearlo, los compañeros de Ramiro querían darle una paliza, pero Ramiro los detuvo ya que dijo que no era necesario, que solo ocasionarían meterse en problemas y que era el problema de el.

Durante todo el camino por a avenida estuvo muy callado, no dijo nada, yo quería animarlo, pero no se me ocurría nada que decir, solo le agradecí el haberme defendido de ese gordo horrendo. La verdad querido diario no se si Ramiro asista mañana, tenia la cara muy dañada, me dio una pena verlo así”

Vaya, parece que ese chico no la estuvo pasando el todo bien en la secundaria, la cual puede llegar a ser un tormento en algunas ocasiones.

En las hojas siguientes Milagros menciona que Ramiro no regresó durante unos días, había pedido permiso a la dirección alegando haber tenido un accidente y que ella y Gina le llevaban las tareas y las clases para que el las copiara, escribe que tenia la cara muy hinchada y una mano enyesada, se notaba que el gordito ese le había dado una buena golpiza.

Escribe también que Francine le había propuesto que si ella quisiera y a sabiendas del afecto que tiene por Ramiro podría pedirle a sus amigos de su ex colegio que le den una reprimenda a Harry, pero Milagros no aceptó, aunque lo había pensado, cada ves que veía a Harry no podía evitar sentir por el una gran desprecio por lo que le había hecho a Ramiro.

Continué leyendo.

“Hoy al ir al edificio donde vive Ramiro con su papá encontré ahí a Emily, me dio un coraje tremendo, según ella había ido a ver como estaba Ramiro y a dejarle las tareas, ¡si como no! Le daba unas miradas y unas caricias que me daban una rabia, yo trataba de esconder eso, pero debo aceptar que no lo hice bien, no podía aguantar que le hablara tan cariñosa, tan alegre, lo peor es que el le respondía y le sonreía de la misma forma, el es amable así que de el no me extrañó, se que el no siente o sentiría algo por Emily, ¿o si? La verdad es que estoy muy confundida.

Nos quedamos al lado de Ramiro hasta las 6:00pm, por suerte le había pedido permiso a papá y el me recogió— ¡ah! Entonces ese era el edificio de Ramiro, ya recordé, si, yo fue a recogerla ese día… llegué como a las…6:30pm, no estoy seguro. — menos mal ella tuvo que irse antes que yo, no me hubiera ido yo antes que ella ¡jamás! Aunque prometió regresar a visitarlo.

Me sentí tan celosa, sobretodo cuando Ramiro mencionó que ella era: “muy buena compañera” ¡ja! Si, como no… es una buena entrometida, ella sabía que yo le llevaba las tareas, solo buscó una escusa para venir a molestarme… si Francine se dio cuenta que me gustar Ramiro, estoy segura que Emily también lo sabe, o al menos eso creo…

Gina y Francine ya me han dicho que debo decirle a Ramiro que me gusta, peor a mi me da no se que… es que no se si el me quiere de la misma forma que yo… pero a esa Emily estoy considerando decírselo, ya que de lo contrario seguirá molestando a Ramiro… no se si de verdad le guste o solo lo haga por enfurecerme”.

En las algunas de las siguientes paginas Milagros se dedicaba a escribir acerca de su enfado y sus celos, la rabia que sentía al ver como Emily cada día se acercaba más a Ramiro, era claro que era lo que más la perturbaba o preocupaba, prácticamente solo escribía acerca de el, algunas veces escribía acerca de Ada, era lo único que parecía sacarla de su enojo y frustración, ya que escribía con cariño y dejaba de lado su fuiria, menciona en alguna líneas que aunque Ada no le entiende cuando le habla de Ramiro le hacia bien hablarle de el y pasar tiempo dibujando y pintando.

Prácticamente no mencionaba a Jessica ni a mi, sin duda habíamos quedado en otro plano.

Continué leyendo.

“Desde que Ramiro regresó Emily se le ha pegado como un chicle, a veces pienso que debería considerar los consejos de Gina y de Francine y decirle a Emily que me gusta Ramiro y que deje de comportarse de esa forma con el, pero también pienso que si hago eso ella me tendría en sus manos, ya que seguramente se lo contaría a todos y haría burla de eso, sin mencionar que seguramente se encapricharía con Ramiro. La verdad es que estoy muy confundida y enojada, en parte contenta por que Ramiro ya esta nuevamente en la clase y podre pasar más tiempo con el, pero a la ves enfadada por que Emily ahora esta pasando también tiempo con Ramiro, ahora en la hora de recreo ella salió con nosotros, así es, querido Diario, siempre éramos Gina, Ramiro y yo, últimamente también Francine, aunque ella después de unos minutos se va a la azotea a no se que con los chicos de tercero, pero esta mañana Emily no se despegó de nosotros en todo el recreo, fue incomodo a más no poder, lo peor es que no podía votarla, Ramiro parecía disfrutar el hablar con ella al igual que con Gina y conmigo.

Otra cosa que no me gusta es que Harry sigue molestando a Ramiro, y aunque Ramiro no le contesta me da mucha rabia, como dice Francine se aprovecha por que cree que ahora Ramiro le teme, me dijo que la propuesta de que sus amigos le dieran un escarmiento seguía en pié, a veces pienso que no estaría mal que le dieran una buena lección a ese panzón. Como sea, le hemos dicho Gina, Francine y yo que deje de molestar a Ramiro, que si lo sigue haciendo lo acusaremos, pero no le importa, al contario, se burla de nosotras y nos insulta, Francine en 2 ocasiones ya le ha dado unas cachetadas, lo que ocasionado una discusión con muchos insultos, ella tiene un vocabulario bastante florido, como la vecina que me cuidaba el hace unos años. Incluso Emily le ha dicho que no se meta con Ramiro, y parece que a ella si le hace algo de caso, ya que cuando ella detiene sus burlas y ataques el se calla, como me explicó una compañera el padre de Harry trabaja para la compañía del padre de Emily, por lo que se conocen desde hace un tiempo y el es incapaz de insultarla o hacerle algo, ya que al ser la engreída de su papá, pues esta podría hacer que al panzón ese le vaya muy mal, por eso era que Harry jamás le había puesto apodos a ella, prácticamente nos ha puesto apodos a todos los del salón, menos a ella, a mi me parecía extraño, pero dado lo que me contaron pues es lógico, no se si ahora me cae peor esa metiche de Emily, pero si puede hacer que ese gordo apestoso deje de molestar a Ramiro me alegra”

 ¿Emily Pimentel…seria acaso hija de Joshua Pimentel Manarely? No lo creo, es uno de los hombres más adinerados e importantes del país, no creo que envié a su hija al mismo colegio al que yo enviaba a Mila, aunque es un colegio caro y bastante reconocido pues…no se si esta a la altura de la hija de un importante empresario, pero bueno, eso no interesa ahora.

Continué leyendo.

Al parecer Emily comenzaba a acercarse cada vez más a Ramiro, y este parecía mostrar algo de apego por ella, incluso algo más que por Milagros, según ella escribe en unas líneas; Ramiro invitó a Emily a ir con el y con Mila a la biblioteca después de la escuela para estudiar matemáticas, lo que arruinaba el plan de Milagros para pasar más tiempo con Ramiro, sin duda eso la hizo sentir mal y sentir que lo perdía de alguna manera, el poema que escribió al final de narrar ese momento lo podía demostrar:

“Te alejas, siento que te alejas

A cada instante, a cada respiro

A cada gota de lluvia, a cada lagrima

Te tengo cerca, pero estas lejos

¿Ya no me quieres como antes?

No lo se, y eso me atormenta

Quiéreme, dame tu tiempo, tu sonrisa

Solo a mí, solo para mí

¿Envidiosa? Si, ¿Por qué?

Por que deberías ser solo para mí y no es así

Te siento lejos, me dejas

A cada latido, a cada suspiro

A cada sonrisa, a cada beso que no me das

A cada mirada, a cada parpadeo

No te alejes, acércate y dime que me amas”

Casi podía sentir el dolor en el corazón de Milagros, era lo mismo que yo sentía al pensar en Jessica, ese poema me era perfecto para mí también, reflejaba el dolor de un corazón cuando siente que su otra mitad o su dueño o dueña se esta alejando poco a poco y no se puede hacer nada para evitarlo, y aunque tanto Mila como yo podíamos hacer algo, no estábamos seguros de que seriamos correspondidos, ¡ah, mi Dulce Mila! Te comprendo, de verdad que si, ese dolor es insoportable.

Pasé la hoja y continué leyendo.

“Hoy en la tarde estuve con Ada, estuvimos pintando, le lleve un juego de pinturas que compre con lo que ahorre de las propinas de papá, inicialmente iba a comprarme unas zapatillas, pero cuando vi el juego de pinturas en el aparador del centro comercial el sábado que fue con mamá a comprar sabia que debía conseguirlos para Ada.

La pasamos muy bien dibujando estando con ella se me olvida todo lo malo que esta pasando, como e horrible examen de matemáticas del martes, seguro que salí mal, no resolví más de 5 problemas, y eran 15, así que… sin duda saldré pésima, ya seria 2 exámenes malos este mes… y es que a pesar que Ramiro hace su mejor esfuerzo enseñándome no me concentro, menos con Emily a nuestro lado. Como sea, no quiero pensar en es ahora, como te contaba, Querido Diario, la pasé muy bonito con Ada esta tarde, pintamos el jardín de la iglesia, nos quedó muy lindo, yo dibujaba y ella los pintaba y viceversa — en esa hoja había un dibujo doblado que ella había colocado como recuerdo, al abrirlo pues efectivamente era el jardín de la iglesia, lo habían dibujado y pintado muy bien, me gustó verlo, incluso estaban algunos niños por ahí jugando”

Entonces recordé que le había prometido a Ada regresar con algunos dibujos, vi la hora, eran las 10 de la noche, se me ocurrió entonces hacer algo que no había hecho en bastante tiempo, dibujar para que Mila pintara, y aunque Mila no pintaría esta ves, lo haría su hermanita de cariño.

Mire a la esquina de mi habitación, ya no estaba mi mesa de dibujo ni mis instrumentos, recordé que estaban en el sótano, así que deje el Diario de Mila a un lado de mi cama y me dirigí al sótano a dibujar unos animalitos para llevárselos a Ada mañana a la hora de su refrigerio.

Registrarte y comentar la historia

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar poemas