El Diario de Mila Capitulo 59: De verdad no esperava verla hoy

 

59

Hot Coffee

Que recuerdos en este pequeño café, pero aun así me encanta estar aquí, es el lugar perfecto para venir y leer un poco, esta en una calle tranquila, no pasan autos, la música es relajante, tiene el perfecto ambiente para cualquiera que desee descansar o simplemente sentarse a meditar, no es raro que muchos de los que están por aquí sean escritores o estudiantes terminando algún informe. Y no esta tan lejos de casa lo que es una ventaja.

— ¿Qué le sirvo, amigo?— me preguntó la mesera amablemente

— Un té con Miel, — le respondí.

— En seguida se lo traigo amigo.

Mientras la mesera me traía el té con miel me dispuse a continuar leyendo el diario de Mila.

“Ya se acercan las vacaciones de mamá, la verdad estoy emocionada con lo del viaje, todos lo estamos a decir verdad, incluso papá quien se notaba algo reacio en un principio creo que comienza a animarse, me dijo que con tal de estar todos juntos no importaba si nos íbamos a la luna.

Mañana se regresa mi tía a estados unidos, no se cundo la volveré a ver, la verdad me da pena, al menos estas semana la he pasado haciendo muchas cosas con ella, siempre es muy divertida, recuerdo poco de ella cuando era pequeña, mamá dice que ella me cuidaba, la verdad he visto muchas fotos pero no recuerdo, como sea siempre es divertido estar con ella, estas semanas he estado una semana con papá, una semana en casa con ella, la verdad han sido semanas divertidas, me contó que tiene un novio y que piensa casarse con el pronto, el lamentablemente no pudo acompañarla ya que no habla español y a demás su familia estaba en un lugar llamado Portlando Oregon, como sea dijo que este año se casaría con el, me mostro una foto por internet, es bastante guapo, pero no más que Ramiro y papá— El orden me incomodo un poco, solo un poco— antes de que mi tía se fuera mamá y yo le organizamos una fiesta de despedida, acaba de terminar hace unos minutos, comimos pizza en pijama, vimos películas de terror, bailamos, fue muy divertido, voy a extrañar a mi tía, de verdad que si, solo la veo alguna ves cada muchos años, quisiera que se quedara para ir con nosotros al viaje, pero dice que sus vacaciones ya se estaban terminando, y que debía regresar.

Lo bueno es que prometió que para mi cumpleaños intentaría venir, yo confió en que lo haga, la verdad estas semanas la he pasado de verdad muy bien con ella, es muy diferente a mamá a pesar de ser su hermana, ella es más divertida e infantil, me daba mucha confianza, incluso le hable de Ramiro, me aconsejo que analizara bien mis sentimientos, es un buen consejo, muy parecido a lo que me dijo la abuela, ella me contó que conoció a George, como se llama su novio en Washington D.C.,  en la universidad, mientras terminaba su doctorado en literatura,— una razón mas que me hace pensar que el gusto por los libros y la escritura de Mila es genético— el es antropólogo, y paso cerca de 3 años hasta que ambos decidieran ser novios, la verdad me parece mucho, pero pues… me dijo que una relación que sea duradera debe estar basada en el nivel de confianza y conocimiento que tienen ambas partes del otro, aun n entendí muy bien esa parte, querido diario, pero básicamente creo que quiere decir que hay que ir despacio para no tropezar”.

Pase una pagina continúe leyendo.

“Esta tarde papá, yo y Johnny fuimos al centro comercial, fuimos a comprar las cosas para el viaje, sobre todo ropa para invierno, aunque aquí hace calor, todo va quedando listo para nuestro viaje, unas 3semanas más y mamá estará libre del trabajo, estoy muy emocionada.

Mamá me permitió quedarme nuevamente unas semanas con papá, dado que ella llegaría tarde del trabajo, ya que estaba tratando de terminar a toda prisa todos sus pendientes para poder salir de vacaciones, a mi me gusta quedare con papá, hablo mucho con la abuela, con papá, vamos al cine, vemos películas hasta tarde en la televisión, la estamos pasando súper bien, me gusta mucho ver a papá solo para mi y lejos de los planos"

Continúe leyendo.

“Hoy en la mañana fui a ver a Ada nuevamente, la pase fantástico toda la mañana la pase con ella, por suerte hoy es domingo y no tubo clases con las monjitas, así que desde las 9:00am hasta la 1:30pm estuve con ella. La abuela me dijo que si quería acompañarla a la iglesia, que debía de llevar algunas cositas para el padre, yo sin pensarlo acepte me moría por ver a Ada nuevamente, a demás decidí llevarle un pequeño regalo, una de mis muñecas que me había traído de casa de mamá. La había pasado muy bien la ultima ves que la vi y ella no tenia una muñeca propia, por lo que no podría jugar con la casa de muecas con libertad, es una niñita que me cayó verdaderamente bien.

A penas ingresamos a la iglesia y saludamos al padre me dirigí al jardín en busca de mi amiga, ahí estaba ella en el mismo lugar de siempre a un rincón en el jardín, estaba sentadita mirando a los niños jugando, pero ella parecía no unirse, me pareció extraño. A penas me acerqué me reconoció y se me acercó con una sonrisa, pensé que no me recordaría, han pasado unas 3 semanas mas o menos, pero no fue así, me reconoció de inmediato, su mirada se iluminó, me dio mucha alegría verla, menciono que había llegado a pensar que yo no regresaría, le explique que habían sido tiempos complicados pero que voy a tratar de ir cada ves que pueda, al comienzo hablamos un poco, me preguntó acerca de navidad, la verdad es que me dio algo de pena con ella contarle de cómo la pase, ya que era obvio que su navidad no se parecía en nada a la mía, no digo que haya sido triste, pero ella seguramente recordaba las navidades con sus padres, después de todo ellos habían fallecido hace muy poco, así que solo le dije que la había pasado bonito, no entre en detalles con ella, luego de un rato de hablar le propuse jugar con su casa de muñecas, y entonces la trajo rápidamente, fue ahí cuando le regale la muñeca, se sorprendió, ya que había ocultado la muñeca en mi bolsillo todo el rato desde que llegue, me encanto ver su carita de felicidad cuando se la di y le dije que se la regalaba.

Algo que me llamó mucho la atención es lo que encontré al interior de la casa de muñecas, ella había dibujado en papel unas personitas, las cuales había colocado dentro, incluso había una mascota, yo me quede mu sorprendida realmente, de verdad que si, Querido Diario. Ella me dijo que dado que no tenía muñecas para colocar dentro, se le había ocurrido dibujarlas, eso me pareció muy tierno, de esa forma tendría y podría tener las muñecas que quisiera, yo tenia la misma idea, me hizo recordar cuando dibujaba al perro que siempre quise tener, me gustaba pensar que algún día tendría tantos perros como los que dibujaba.

Ella me dijo que le gustaba dibujar, igual que a mi me gusta hacerlo, lamentablemente no siempre puede adquirir papel y lápices de colores, no le dije nada, per la próxima ves que vaya, querido diario, le voy a llevar un juego de lápices y un cuaderno de arte que tengo aquí, estoy segura que le encantara, nos la pasamos jugando con las muñecas de papel y la muñeca que le di durante todo el rato que estuve ahí, la abuela me llamo para ir al súper, pero la convencí de que yo me quedara ahí a jugar con mi amiga, que luego pasara por mi, siendo tan comprensiva como es la abuela acepto de inmediato. La verdad es que el tiempo con Ada se pasó volando, jugamos con las muñecas como si fuéramos 2 niñitas de la misma edad, no me importaba tener 6 años más que ella, me divertí mucho, cuando la abuela regresó, la verdad es que me no me quería ir, nos sabia cuando regresaría, pero sabia que regresaría, le prometí a Ada que iba a regresar y que seria muy pronto, que me espere, ella se puso triste, como me dijo la abuela, a esos niños del convento los vienen a ver muchas personas y algunas ya no regresan, era normal que sintiera mi amiga, que no regresaría, pero por teresita que voy a regresar con Ada”

Cuando Mila tenia algo en mente, no había nada que se lo quitara… vaya que si.

Pase una hoja y continué leyendo.

“Ayer papá y yo fuimos al cementerio, también fue la abuela, Johnny no pudo, tubo clase de computación, papá lo inscribió en un curso de verano, solo estará ahí hasta que nos vayamos de vacaciones, lo que será la siguiente semana, mamá ya esta de vacaciones así que es cuestión de tener paciencia ¡pero no puedo! ¿Pero que más puedo hacer?— dibujó una carita feliz con la lengua afuera— como te decía, fuimos al cementerio, le dejamos flores al abuelo y a teresa, parece que los únicos que le llevamos florecitas somos nosotros, ya que las que colocamos la ultima ves seguían ahí… es lamentable como se pueden olvidar de un ser querido, aunque su papa era un desgraciado, al menos podría llevarle unas flores de ves en cuando, la abuela siempre le trae flores al abuelo es señal de que lo ama mucho”

No pude evitar sentirme algo mal, había pasado un buen tiempo desde que fui al cementerio a visitar la tumba de Mila, me dieron ganas de ir y de llevarle flores, también a papá y por su puesto también a teresita. Lo pensé unos segundos y luego de ver mi reloj y darme cuenta que era medio día, pensé que nos seria mala idea ir y dejarles unas flores a mis seres queridos y regresar a casa pasa almorzar.

Termine mi taza de té con miel, pague mi cuenta y tome un taxi que me dejara en el cementerio.

Al llegar compre tres enormes ramos de flores, hubiera deseado que sean más grandes, pero no tenía más en los bolsillos, a decir verdad iba a tener que regresarme en el trasporte público o caminando.

Mientras cruzaba las enormes rejas al interior del enorme cementerio, ese sentimiento extraño comenzó a apoderarse de mí nuevamente, no era temor, era más bien como nostalgia, algo así, un sentimiento que aumentaba mientras avanzaba en dirección a la tumba de Mila y de Papá.  Antes de ir con ellos me dirigí donde teresita, quien estaba en camino a donde estaba mi hija, al llegar a su tumba no pude evitar recordar a su maldito padre que a estas alturas no podía asegurar si seguía vivo o si dios se había apiadado de el y se lo había llevado, aunque pensándolo con mayor detenimiento, dudo mucho que dios se haya apiadado de el, lo más probable es que después de su muerte lo que le espere no sea más que el mismo infierno.

Me detuve en la tumba de Teresita y la limpie, las flores que tenia puestas estaban frescas, quizás se las habían puesto hace una semana, lo que me llamo la atención, ¿Quién pudo habérselas traído? Quizás algún amigo o amiga del colegio que la recordaba, ¿quizás Ramiro? ¿Qué será del muchacho? En fin, arregle la tumba de la pequeña y le coloque las flores.

— Te dejo estas flores, preciosa, te las envía milagros para adornar tu morada, seguramente ahora tu y ella están juntas en alguna parte, divirtiéndose, muy felices, sonriendo, estoy seguro que todo el dolor y sufrimiento se ha ido, esos malos momentos que pasaste… pues… ya no están, estoy seguro que… estas feliz. ¿Sabes? Te diré un secreto, he visto a tu papá hace poco, se que eras una niña de buen corazón, como Mila, así que esto no te va a alegrar, pero tu padre esta pagando todo lo que hizo, y va a seguir pagando, el… es esta arrepentido de todo lo que e hizo, pero... a veces es muy tarde para arrepentirse, ¿no crees? Yo si, se que… se que donde estés no le guardas rencor, no podrías, no te conocí en persona lo suficiente, pero e conozco a través de Mila y se que tu lo personase hace mucho… ahora…te prometo, pro Milagros, que… te vendré a ver cuando pueda, te traeré flores, tratare de que tu tumba este lo mas bonita posible, ¿ok? Igual que la de mi niña, se que ella hubiera querido eso, después de todo tu y ella tenían un vinculo muy fuerte.

Luego de estar uno segundos ahí, me dirigí donde papá y donde Milagros.

La tumba de ambos estaban arregladas, mamá venia todos los domingos y las arreglaba, así que no tuve más que desempolvarlas un poco y colocarle mis flores a ambos.  Luego de saludar a papá como debía y agradecerle que mamá haya salido bien en sus análisis, pues me dirigí donde Milagros, me senté a un lado de su tumba, me acomode y durante unos segundos solo estuve en silencio, observando la naturaleza, el pasto, los arboles ya algo amarillos por el otoño que estaba comenzando, las personas que venían a saludar a sus muertos, el sol de medio día que nos iluminaba esforzándose por dejar pasar sus rayos entre las nubes, el árbol que estaba sobre nosotros, dejando car sus hojas sobre las tumbas que lo rodeaban.

— Conocí a tu hermana, Milagros…Conocí a Ada, — Dije sonriendo y con la mirada en el aire, — me callo muy bien, como dices es fácil sentir cariño por ella, es una niñita… adorable, como lo eras tu cuando tenia su edad, claro que ella ha sufrido mucho más… ¿sabes? Pronto terminare de leer tu diario, no se que pasara entonces, no se si… mis planes continuaran, no se si… si podre continuar, yo… creo que ha estas alturas todo es posible, he aprendido mucho con tus diarios, me has mostrado tu corazón, el corazón de Jessica, el mío incluso, te extraño, Milagros… te extraño, y… me da miedo estar haciendo promesas que no podre cumplir. No quiero defraudar a mamá, a Johnny,…. a Gustavo, a Jessica… no quiero, pero muchas cosas dependen de tu Diario, como me dijo el doctor hace poco… solo al acabar de leerlo, tu te abras ido totalmente, sabré si te fuiste odiándome por romperte la promesa que te hice, o si te fuiste perdonándome, no lo se. Tengo miedo Milagros, tengo miedo.

Nuevamente me quede en silencio unos minutos, ensimismado.

— Necesito que me des fuerzas, Milagros, fuerzas para poder cumplir mis promesas, no quiero defraudar a nadie más, Hijita, a nadie más…— en ese instante un fuerte viendo hizo volar por los aires las hojas secas que abundaban por el lugar, por un instante pensé que se venia una tormenta, entonces cuando gire la vista hacia mi derecha y vi a alguien a quien de verdad no esperaba ver en mucho tiempo, ahí frente a mi, observándome con una mirada de sorpresa, cubriéndose con un ramo de flores de las hojas secas que volaban hacia ella estaba Jessica.

No lo podía creer, si a alguien no esperaba encontrarme ahí y ese mismo día seria precisamente a ella, de un rápido movimiento me puse de pie, estaba paralizado, yo no sabia que decir que hacer, y no dejaba de pensar que esto era algún truculento juego de Mila.

Registrarte y comentar la historia

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar relatos