El Diario de Mila Capitulo 57: Un Buen Día

57.

— Así que estuvieron hablando de Mila — me dijo el padre en la sacristía.

— Si, también me mostro algunos de sus dibujos, estaban bastante bonitos, me recordaron muchísimo a los que hacia milagros cuando tenia más o menos esa edad — le dije mientras me acercaba a la ventana.

— ¿sabes? No es la primera vez que vienen a verla, ya antes vinieron una pareja de esposos, pero no habló con ellos, es por eso que me parece algo extraño que incluso sin saber que eras papá de Mila te hablara y fuera amable. Algunas veces hasta fue algo agresiva verbalmente hablando con las otras personas. Pero al fin y al cabo es bueno que haya sido amable.

— Si, me gustó pasar un rato con ella, es una buena niña, aunque si se ve que guarda un gran sufrimiento en su corazoncito. Eso se nota.

— Es lógico — me dijo el padre colocando la caja que traje sobre un mueble. — quizás ella sea de todos los niños que hay aquí, la que más ha sufrido en tan corto tiempo, por eso espero que una buena familia la adopte algún día y que olvide o supere todos esos malos momentos de la mejor forma posible.

— Si.  He…. Me dijo si regresaría a visitarla.

— ¿Ah si? — me dijo el padre mirando la caja y sonriendo. — ¿y regresaras a visitarla cuando puedas? — me preguntó.

— Pues ¿Por qué no? Claro si usted me deja.

— Pero por su puesto, puedes regresar cuando puedas, por lo que me cuentas seguro que a ella le dará gusto verte nuevamente, Julio.

— entonces creo que regresaré en unos cuantos días, y le haré esos dibujos que le prometí. — Noté que eran ya cerca del medio día — vaya, creo que ya debo irme, padre.

— ¿tan pronto, Julio? Es que debo ir a casa, mamá fue a recoger hoy unos análisis y quiero que me diga como salió todo. — le dije.

— ¿Cómo, ella está mal? — me pregunto preocupado.

— No se asuste, padre, son solo unos análisis de descarte, ya sabe, mamá es un roble, pero como ha tenido unos dolores en el estomago que le vienen y van fuimos al hospital y le dijeron que podrías ser gastritis o una obstrucción menor.

— Cuida bastante a tu madre, Julio, no la hagas sufrir, muchacho.

— Claro, padre, no se preocupe. Nos estaremos viendo pronto, cuídese.

Me despedí de el y me dirigí a la camioneta.

— creo que debería llamarla, a lo mejor le puedo dar el alcance si es que sigue en el hospital.

Pensé mientras subía a la camioneta. Entonces decidí llamarla primero.

— ¿Haló, mamá?

— Hola, hijo. — me contestó.

— ¿Dónde estas, aun sigues en el hospital? — le pregunté.

— No, ya regresé hace rato, me atendieron muy rápido, estoy preparando el almuerzo, ¿vendrás a comer o te guardo? — me dijo.

— Si, voy para allá ahora mismo. Y dime ¿que te dijeron en el hospital? — le pregunté

— Lo que suponía, solo era una gastritis, parece que tendré que olvidarme de la comida muy condimentada, y tú también, así que estoy cocinando algo suave, extrañare los guisados y otras cosas, pero en fin, ¿Qué se le puede hacer?— me dijo.

— Pues nada, acatar las ordenes del medico, ¿te dio alguna receta que deba comprar?— pregunté, podría comprarlas de camino, pensé.

— No, descuida hijo, solo me receto una dieta baja en condimento y… algunos antibióticos que compre de camino, también algo de magnesia, descuida, te esperamos para comer.

— Ok, Mamá, no sabes la tranquilidad que me das, de verdad estoy feliz, llevare unas gaseosas para el almuerzo.

Al llegar a casa mi hermano ya había llegado, almorzamos todos juntos, estábamos alegres por el resultado de los análisis de mamá, también le conté de lo que me había enterado acerca de Ada, a mamá le sorprendió, ignoraba que Milagros iba a la iglesia a visitar a una amiguita, pero le agradó saber del gran corazón de su nieta, n le pareció para nada extraño, al contrario.

Luego de cenar y ver un rato la televisión partí a encontrarme con Gustavo frente al edificio en Ugarte con Valles.

Al llegar no tuve que esperare mucho, Gustavo se me acercó y me tocó la ventanilla de la camioneta, subió y partimos a ver esos terrenos que tenía planeado comprar.

En el camino conversamos acerca de sus planes y de las maquinarias que estaba por adquirir, me contó que ya prácticamente las tenia compradas solo debían enviarle las cotizaciones y debía firmarlas, había adquirido maquinaria pesada ya que en los próximos meses tendría mucho trabajo.

— Bueno aquí es Julio. — Me dijo al llegar al lugar, — ¿Qué me dices?

Bajamos del auto y nos dirigimos al gigantesco terreno, era inmenso, como para construir un estadio de futbol.

— Vaya, es impresionante, cuantas cosas se podrían hacer aquí…— le dice, de verdad estaba asombrado por el tamaño del lugar.

— Tengo pensado convertir este terreno en un complejo de oficinas, ¿Qué piensas? En esta zona no hay tantas, hay solo algunas y tengo ya posibles compradores, también seria perfecto para un centro comercial, solo tendría que conseguir la autorización, pero de eso se encargarían los compradores. ¿Qué me dices?

— Pues la verdad es un gran terreno— le dije mientras ingresábamos al terreno a través de unas rejas colocadas para evitar alguna intromisión indeseada.— es perfecto par lo que quieras construir aquí, lo de las oficinas me parece genial, se presta por las dimensiones del terreno, es casi una manzana…podrías construir una serie de edificios departamentales, vaya que si…

— ¿No me digas que no lo sientes, Julio?— me preguntó.

— ¿Cómo?

— ¿Recuerdas la primera ves que vinimos a un terrenos así? hace ya muchos años, unos 15 o 16, en Zarate, ¿recuerdas? era un terreno mas pequeño, fue nuestro primer trabajo juntos… ¿no recuerdas lo que sentíamos?

Gustavo se refería a ese sentimiento en el pecho como un cosquilleo al tener frente a nosotros un lugar baldío que convertiríamos con nuestro ingenio en un enorme edificio, perfecto, que albergaría personas, trabajo, no podía negar que al estar ahí mi mente comenzaba a volar, a imaginar como esa tierra vacía se convertiría en un edificio gigante, casi podría ver las estructuras en mi mente, las vigas colocándose una tras otra, los pisos, las ventanas, era como ver el edificio construido por momentos.

— Claro que lo siento, es emocionante— le respondí sonriendo.

Unos minutos más tarde ya estábamos dibujando en el piso posibles planos, ya estaba señalándole donde seria bueno colocar la entrada, el jardín principal, las techumbres, el ala este, norte, de verdad que era emocionante imaginar el diseño, cualquiera que goce del diseño sabe a lo que me refiero, ver las imágenes en la mente sobrepuestas sobre el aire, en minutos solamente tenia cientos de ideas para construir ahí lo que fuera.

— Vaya, entonces este terreno te parece ideal para construir cualquiera de esas estructuras, Julio.— Me dijo Gustavo unos minutos más tarde al haber prácticamente diseñado la primera planta solo con unos fierros y ladrillos que encontramos ahí.

— Pues si, amigo, haz adquirido un lugar perfecto, sin duda… sin duda será un edificio fantástico… aunque tomara mucho tiempo terminar la construcción. Necesitaras gente muy preparada y entregada.

— Ya la tengo, los muchachos, ya aceptaron, bueno casi todos, algunos están comprometidos en otras obras, pero…— coloco su mano en mi hombro—…aun me falta mi estrella, Hermano. Me faltas tu, he visto tu mirada al imaginar la construcción, necesito a alguien con esa entrega, amigo, alguien que… alguien que logre plasmar en el diseño esa pasión por la construcción y luego me ayude a realizarlo, Dime que aceptas y que trabajaras conmigo, hermano.

Lo que había sentido a estar ahí, en ese terreno, listo para ser explotado era algo único, algo que e gustaba, además era una nueva oportunidad para recuperare mi trabajo y llevar a la casa el dinero que se necesitaba, no podía dejar que con la pensión de papá mi madre llevara todos los gastos y era verdad que mi dinero ahorrado a estas aturas no serian mas que de unos 2000 o 2200, no podía permitir eso, se que volver a trabajar llenaría un poco el vacio y me alejaría de la soledad y la tristeza, y aunque guardaba un rencor a esos planos que me alejaron de mi hija, comprendí que era absurdo, ya que ellos no hicieron nada, lo hice yo, lo comprendí muy tarde, pero lo comprendí.

Inhale y exhale profundamente, entonces mire a mi compañero de años y asentí.

— De acuerdo, Gustavo— le respondí con una sonrisa. Inmediatamente la mirada de Gustavo se ilumino y su alegría se reflejo en un abrazo fuerte, de verdad muy fuerte, un abrazo que incluso me levanto del suelo y me giró, no le fue difícil, ya que estaba muy delgado.

—¡¡te adoro, Julio, sabia que aceptarías, viejo!!— Me dijo muy alegre. —¡¡esto debemos celebrarlo, te invito unas cervezas, compañero!!

No podía negarme, inmediatamente salimos en busca de un bar a tomarnos unas cervezas, no hablamos más que los planes y de lo bien que nos iría, recordamos los viejos tiempos, nuestros primeros trabajos y de cómo este proyecto nos llevaría a la sima de las constructoras.

Quedamos en comenzar el proyecto en 2 meses más, cuando todos los materiales sean entregados, me dijo que en un mes debía comenzar a trabajar en los planos, le dije que no habría problemas, calcule que en un mes habría terminado de leer los diarios de Mila, aun no sabia que pasara al final, pero me entusiasmaba volver a laborar, aun más con mis viejos compañeros.

A las 8:00Pm ya estaba en casa, me llevó Gustavo, por suerte ninguno había tomado tanto como para no conducir correctamente, nos despedimos y prometimos vernos pronto, al ingresar a casa y al contarle a mamá la noticia de que volvería a trabajar se emocionó muchísimo, igual Johnny, festejamos a nuestra manera bebiendo unos jugos y cenando juntos, la verdad es que fue un día muy agradable, descubrí que Mila de algún modo se había conseguido una hermana, recupere mi trabajo y lo más reconfortante: mamá estaba bien de salud. Luego de cenar y ver una película con mamá y con Johnny pues me fui a mi habitación, quería seguir leyendo el diario de Mila.

“Querido diario, ayer Gina se fue de viaje, papá me llevó a despedirme de ella a su casa, aunque yo quería ir a despedirla al aeropuerto papá no me pudo llevar ya que teníamos planes. Cuando hable con Gina no se veía muy animada, espero que la pase bien después de todo, estoy segura que si, me dijo que me escribiría siempre que pudiera hacerlo, Me entregó una carta, estaba dirigida a mi tío, ya se la di, me dieron muchas ganas de leerla, pero me hizo prometer que no la leería, aunque me moría de ganas de hechas un vistazo no lo hice, a estas alturas es de suponer que mi tío ya la leyó— ¿me pregunto si Johnny la abra leído?— como sea la voy a extrañar, teníamos planes que no se realizaran, peor regresara antes del año escolar”

Pasé una hoja.

“Estaba hablando con mamá y con papá respectivamente y aun no decidimos a donde ir, Mamá insiste en que seria lindo ir a “Pilmatao” un pueblito al norte y papá dice que seria mas divertido y menos frio ir a la playa “Roca de la Luna” al sur, creo que al final la decisión será mía, ya que me dijeron que iríamos donde yo decida, claro que cada uno lo dijo con una expresión en el rostro como diciéndome: Elige mi lugar.— Eso es verdad, recuerdo muy bien ese truco, aunque ella al final se inclino por e Pimatao.— Aunque hay una cosa que debo tomar en cuenta, el año pasado ya estuvimos mamá y yo en la playa con francisco, que por cierto mamá me dijo que había llamado para saludarnos, esta en España, Como sea ir a la playa quizás incomodaba a mamá por que le recordaría a Francisco, así que creo que para evitar ese sentimiento en ella e incluso en mi, ya que lo recordaría, mejor le diré a papá que vayamos al pueblito, después de todo podre pasear en caballo y muchas cosas más”

Entonces descubrí que había sido Francisco la razón por la cual pase unas vacaciones congelándome, pero bueno, no diré que fueron unas vacaciones desagradables, aparte del intenso frio que parecía que solo yo sitia, pues fueron momentos inolvidables en familia, como muy pocos que hemos tenido.

Pase unas hojas del diario, solo quedaban cerca de unas 30 hojas, luego tendría que seguir con el nuevo diario, si leía toda la noche, quizás podría terminarlo ese mismo día, aunque era poco probable.

“La noche de año nuevo, mamá no pudo pasarla con nosotros, tuvo una cena de negocios en el trabajo, dijo que hizo hasta lo imposible para no ir, pero dependía mucho de esa reunión, pero prometió que al día siguiente desayunaría con nosotros, esa noche: papá, la abuela, Johnny y yo, fuimos a la plaza. Todos los años nuevos hay shows muy bonitos, los niños actúan, hay música, dan regalos, es un bonito centro de reunión, y dado que mamá no iba a estar y nos lo comunicó un día antes, pues no preparamos más que un almuerzo juntos, ya que papá nos llevo a la plaza donde cenamos en un bonito restaurante, a las 12 de la noche, disfrutamos de los fuegos artificiales en la plaza, fueron muchísimos, había un enorme castillo que representaba el año viejo, el cual estallo en luces y fuegos artificiales, la vedad fue une espectáculo fantástico, un año que se va un año que viene, fue inspirador, querido Diario, papá nos dijo que pensáramos en nuestros deseos de año nuevo, el mío era pasar más tiempo con las personas que amo, demostrarles mi amor y que me vaya muy bien en la escuela para que mis papás estén orgullosos. Y creo que lo voy a lograr. —Dibujó una carita feliz— Papá me dijo que su propósito de año nuevo era pasar más tiempo con la familia, y se que lo va a cumplir, últimamente ha estado trabajando mucho.

Recuerdo bien mi promesa de año nuevo, promesa que no cumplí, debo aceptar que eso me duele muchísimo.

Continué leyendo.

Hoy en el desayuno, con mamá presente le dije a papá que lo mejor seria ir al pueblito del norte, que la pasaríamos bien, al principio note que papá se molestó, peor muy poquito, después se animó y dijo que estaba seguro que la pasaríamos bien, solo era cuestión de esperar que las vacaciones de mamá comenzaran en un mes más o menos.

También hoy recibí un mensaje de Gina y de Miss Marlene, ambas me saludaron por año nuevo, Miss Marlene me cuenta que era probable que este año regrese al país con su novio, quizás en octubre podría venir, a mi me gustaría verla nuevamente, por cierto se tiñó el pelo de rojo ahora, le queda muy lindo, y su novio se dejo la barba. Le respondí deseándole lo mejor y muchos abrazos y besos, deseando que regresara pronto. Por su puesto le escribí a la respuesta en ingles— dibujo una carita feliz nuevamente al terminar la frase— En tanto a Gina pues ella me dice que pasó un buen año nuevo, su papá lamentablemente no estuvo, también tuvo trabajo, lo que lamento ya que tuvo que pasarla con sus hermanastros los cuales o se portaron muy amables, prácticamente la pasó sola mirando televisión, y ni siquiera pudo llamar a su mamá, por que las líneas estaban muy llenas, como sea me dijo que no la estaba pasando muy bien, su papá le había regalado una computador a muy moderna, pero ni eso la alegraba, solo deseaba que su papá estuviera mas tiempo con ella. Le respondí diciéndole que trate de divertirse como pueda que no se deprima, ya estará cerca a su papá”

Pase la pagina y continué leyendo.

“Hoy recibí un nuevo mensaje de Ramiro, querido diario, de verdad me alegre muchísimo, debo aceptar que he estado pensando mucho en el estos últimos días desde su ultimo mensaje en el que me decía que me extrañaba muchísimo, a veces me parece muy extraño esto que comienzo a sentir, ya que… no había sentido esto jamás, hablando con la abuela pues me dice que es normal que extrañe a un chico que me gusta mucho o comienza a gustarme, aunque no lo sabe el aun, y es que puedo confesarte a ti, Querido diario que me gusta Ramiro, no estoy segura aun de si es como dice la abuela, Amor o solo un cariño, pero… loe extraño mucho, quisiera que estuviera aquí conmigo, hablarle, hasta ahora solo he recibido sus mensajes, no hemos chateado, pero igual me encanta leer lo que eme Scribe y me cuenta. Me dice que esta trabajando muy duro, que su papá y el hacen su mejor esfuerzo para recaudar mucho dinero y poder regresar a la ciudad y que el permanezca en la escuela, espero lo logre.

Yo le respondí la carta de la misma forma, mencionándole lo que estaba haciendo, algunas noticias de Gina y diciéndole que de la misma forma yo lo extrañaba mucho, a veces me daba vergüenza escribirlo, ya que… no lo se, no puedo explicarlo, pero igual terminaba enviándole el mensaje. De verdad ya quiero que regrese y comience el año escolar y verlo nuevamente, Querido Diario”

Cerré el diario de Mila, entonces me recosté en mi cama mirando al techo.

Cada ves que leía acerca de ese Chico pues no podía evitar sentirme algo celoso a decir verdad, y era lógico, mi pequeña se estaba convirtiendo en una jovencita muy linda, como dice mamá sin duda yo hubiera tenido más de un coraje con algún noviecito que Milagros me hubiera querido presentar, mamá siempre recalca lo celoso que era papá, quizás yo herede eso de el, como sea, yo adoraba a Mila y el pensar en compartirla me hacia sentir celos, pero bueno, entiendo que es parte de la vida de una niña crecer y enamorarse, dejar de lado ese apego a papá y buscar un amor diferente en otro hombre, claro que eso me hubiera hecho sentir mal en un principio, acepto que jamás me imagine eso, ignoraba que Milagros comenzaba a sentir atracción y amor por el Jovencito ese, Ramiro. Como sea, seguro que hubiera tenido muchos coraje, pero al final sin duda hubiera aceptado la felicidad de Milagros, Un me pregunto que habrá sido de ese Jovencito…aun falta mucho que leer, pero no me lo acabare tan pronto, ha sido un día largo, ya es media noche, será mejor que descanse, seguramente mañana o pasado estaré terminando el segundo diario, de verdad que es emocionante, no diré que no me asusta, pero cada ves me asusta menos.

Coloqué el diario de Mila a un lado, en la meza de noches y me dispuse a dormir un poco.

Esa noche antes de poder conciliar el sueño mi mente de algún modo se puso a pensar en Jessica, quizás leer acerca del amor de Milagros me hacia pensar en mi propio amor, las palabras del padre retumbaban en mi cabeza y si Jessica no quería irse, si ella quería que yo la detuviera, que le dijera que no, que se quedara… ¡jamás lo sabré ahora! Ya es tarde, ¿Qué podría hacer? Ir a su apartamento y decirle que deje todo su futuro laborar y que se quede conmigo? Seguramente eso solo lograría que pensara que soy un loco, la verdad es que será mejor no pensar en eso, solo me queda desearle suerte en su futuro, y… quien sabe, quizás algún día regrese y… sea lo suficientemente valiente como para enfrentar estos sentimientos.

 

Continuara....

Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: franck_palacios       25/06/11 23:01
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Pues voy a terminar el diaro de mila, despues de mucho tiempo de tenera mila olvdada pues mejor sera terminarla, ya ha pasado mas de un año creo desde que comence a escribirla, creo que merece un final bueno ya que de verdad he disfrutado e incluso entristecido al escribri esta historia, quizas se note cierta evolucíon en la forma de narrar la historia, es que... he mejorado en algun aspecto, quiero pensar, saludos y suerte!!!!!
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar poemas