el diario de mila capitulo 44: todos somos mortales

Toda la semana no parde llover, había llovido como no podía recordar.

Tenía pensado salir y leer en el parque a donde le gustaba ir a Mila, pero con la lluvia así como estaba lo mejor fue quedarme en casa y leer ahí.

Mila había seguido escribiendo cosas relacionadas a su gran dolor por la perdida de teresa, eso me hacia sentir triste también a mi, y me dolía el hecho de que en su momento no le di todo el apoyo que ella hubiera requerido, otro error que cometí sin querer, realmente sin querer.

Continué leyendo, me acercaba rápidamente al final del segundo diario.

Esta semana miss Marlene me contesto el correo electrónico que le envié, en el cual le contaba lo que había sucedido, fue difícil encontrar las palabras adecuadas, despues de todo ella siempre preguntaba por teresa las veces que se conectaba conmigo para chatear. La verdad no encontré una manera delicada o sutil de comunicarle algo tan feo, simplemente le dije lo que salió de mi corazón.

La respuesta de miss Marlene estuvo llena de dolor, me rompió el corazón, aunque también me dio fuerzas, ya que me dijo cosas bonitas, claro tratando de mitigar el sufrimiento, pero igual sentí el dolor en sus palabras.

Han pasado ya muchas semanas desde que me entere de esto y aun a mi me duele, no se si en algún momento me dejara de doler, esta semana he ido a su tumba ya 2 veces, una con mamá y la otra con mamá y Ramiro.

Ramiro también esta destrozado, dice que desearía que teresa estuviera viva para asi disculparse como debe ser, el cree que teresa se fue pensando que el era un mal chico, debe ser feo que una persona se muera y que uno haya tenido algo importante que decirle, en el caso de Ramiro pedir perdón. Como era se suponerse querido diario en todo este tiempo nadie le llevo flores mas que yo y Ramiro, solo nuestras flores están ahí, su papá pues es probable que ni piense en ir, si tiro sus cosas apenas ella murió.

Como ella no tenía amigos en la escuela, al menos no tan amigos, ellos no van, es como si no hubiera existido para nadie. Es lamentable, ella era una buena amiga.

Me da mucha pena Ramiro, el realmente esta sintiendo la perdida de teresa, casi tanto como yo, aunque de maneras diferentes, nos hemos unido mas, ¿sabes, querido diario? Ramiro me ha confirmado que es un buen muchacho, y que no era después de todo un monstruo como pensaba. Ahora incluso somos buenos amigos.

Pase unas hojas continúe leyendo.

Querido diario, esta semana obtuve buenas calificaciones en los exámenes, incluso en matemáticas, sin duda he mejorado bastante, el profesor de matemáticas ya no es el más odiado, eso es bueno, después de todo solo estaba triste.

Mañana papá me dijo que podía invitar a Gina a venir con nosotros, íbamos a ir de día de campo, papá conocía un lugar muy bonito, no habíamos ido en muchos años, el me dijo que ahí solía ir con el abuelo, Gina acepto, sobretodo por que Johnny también iría, aunque seguramente Johnny no le haría caso, bueno, ella no se rinde. Papá me dijo que si quería también podría invitar a Ramiro, ya que le había dicho que el estaba muy triste también, y este paseo quizás lo animaría un poco. Lo que mas me había alegrado es que mamá también iría con nosotros —ya recuerde ese día de campo. — yo había escuchado a mamá y a papá hablando hace unos días, planeando esto para animarme, y pues si, esto me anima un poco, aunque no olvido aun que teresa ya no esta y jamás me voy a olvidar, pero no debía dejar que mi tristeza arruinara los planes que mis papis han planeado para el fin de semana, son muy escasas las veces que ellos se ponen de acuerdo en algo con relación a estar juntos.

Fue difícil convencer a Ramiro, al comienzo no quería, pero le dije que nos divertiríamos, que pescaríamos, papá haría una parrillada, que la pasaríamos muy bien, y que el lugar es muy bonito, finalmente el acepto, y eso me dio gusto, querido diario.

Recuerdo que ese fin de semana Mila se divirtió mucho con sus amigos, y si, es verdad, esa chiquita, Gina, no se despegó de Johnny en casi todo el día de campo, ahora que recuerdo fue Jessica la que lo noto.

Jessica y yo sabíamos que Mila necesitaba despejarse la mente, sabíamos que estaba sufriendo, aunque ella trataba de no hablar mucho acerca de eso,  asi que planeamos darle un gusto y salir de día de campo, que invitara sus amigos, y que nos viera juntos a mi y a Jessica, que supiera que sus padres estábamos ahí para ella, cuando mas mal se sintiera.

A mi me gusto pasar ese día con Jessica, conversamos bastante, recordamos los tiempos en los que ella y yo íbamos de día de campo cuando estamos de novios, era gracioso ya que ella y yo habíamos estado en ese lugar años antes que naciera Mila.

Pase la hoja.

Continué leyendo.

Este fin de semana fue fantástico, querido diario, la pasamos realmente genial, yo me divertí mucho, todos nos divertimos; tanto que no nos queríamos regresar, jejeje… Pero papá dijo que para cuando terminen las clases dentro de 1 mes regresaríamos.

Fue muy divertido, intentamos pescar e el rio, papá dijo que la primera opción seria cocinar a la parrilla lo que pesquemos, pero pues el único que pesco algo fue Johnny, pero un pescadito que no alcanzaría para nadie, es mas, ni para el. Pero fue divertido, después nos metimos a nadar al rio que estaba por el lugar, y me descubrimos que Ramiro no sabia nadar, pero Johnny le enseñó, a mi me daba mucha risa como le tenia miedo al agua, aunque el rio no es tan profundo.

Gina como era de suponerse no se despego de Johnny en todo el día de campo, Johnny trataba de alejarla, pero era inútil, Gina es persistente, tengo fotografías muy divertidas en mi celular.

Mamá y papá prepararon la comida, carne a la parrilla, fue gracioso verlos ahí, todo un espectáculo, papá no es muy bueno en la cocina, mas de una ves se le cayeron los trozos de carne y los chorizos, claro, esos se los tubo que comer el, decía: no hay que desperdiciar nada fue divertido, hasta mamá se divirtió mucho, estoy segura, se notaba en su mirada que estaba pasándola muy bien. Me hubiera gustado que la abuela estuviera, pero lamentablemente había quedado en ir a casa de una amiga que estaba mal. Pero le trajimos bastantes fotos que tomamos.

Regresamos a la casa bastante tarde ese sábado, Gina pudo quedarse a dormir conmigo, pero tuvimos que llevar a su casa a Ramiro y a mamá, en conclusión fue un muy alegres sábado, querido diario, la he pasado muy bien. Ya no espero a que sean las vacaciones de veranos para repetir esto con mis amigos y mis papás.

La verdad es que esto me ha hecho sentir un poco mejor, y ahora aprecio más a mis amigos y a mis padres. Ya que entiendo que en cualquier momento uno de ellos podría ya no estar conmigo, y eso me asusta, querido diario.

El saber que quizás mañana papá ya no este, o mamá, Gina, la abuela, mi tío, hasta el mismo Ramiro. Es simplemente feo saber que nadie estará para siempre, ni si quiera yo.

Me parece algo triste, si, es triste que a su tan corta edad, mi pequeña ya este consiente de lo que es la mortalidad, la verdad hubiera preferido que no la conociera tan pronto, es decir; ¿Por qué una niña de 11 años, tendría que estar preocupada pensando que en algún momento alguien se iría de su lado o que ella morirá? Es una gran carga, tanto Jessica como yo, nos habíamos encargado de que esos temas estuvieran lejos de su mentecita, para no preocuparla, sabíamos que la muerte es algo que todos debemos afrontara pero no queríamos que Mila la encarara como una realidad tan dura y cercana.

— ¿papá, tu me dejaras algún día? —me pregunto Mila cuando tenia unos 8 años y estábamos en el parque.

—no, mi amor, no te voy a dejar. —La senté sobre mis piernas — ¿Por qué preguntas eso?

— es que tu papá se fue, ya no esta.

— bueno, el abuelo se fue, pero no me ha dejado, el esta en el cielo, si, —miró arriba — el nos cuida, te cuida, nos ama desde haya.

— pero, ya no lo ves nunca. —me dijo. —tampoco mamá ve a su papá, ni a su mamá.

— bueno, es que a veces, las personas deben irse, es algo que no podemos controlar, ¿sabes? Pero… no debes preocuparte.

— ¿tu no te iras? ¿Tú no me dejaras? —me miro con esos ojitos que cuando se posaban en mi, si ella me pedía el sol; se lo bajaba, no se como, pero lo hacia. Dios sabe que si.

—jamás, preciosa. Voy a estar eternamente contigo, pasaran los años, pasaran centurias… — me levante, la cargue frente a mi, la besé—… pasaran millones de años, tu estarás grandota, tendrás hijitos, y yo estaré ahí para verte, besarte, abrazarte — ella sonreía, su sonrisa siempre me hacia sentir feliz y capas de volar si lo deseaba —, yo siempre estaré contigo ¡mi amorsote! —la bajé y la besé — créeme, jamás me iré de tu lado.

Ella me abrazo fuerte, fuerte.

— te amor papi, siempre te amo un montón. — me dio uno de esos deliciosos besos que solo una hija te puede dar y a la vez hacerte soñar, viajar, sentir que serás inmortal y que pase lo que pase, debes estar a su lado para toda la vida.

Continúe leyendo.

Pero como me dijo Ramiro antes de regresar a casa, lo mejor es que tratemos de no pensar en eso, pero a la vez aceptar que todos somos mortales y que tratemos de disfrutar a lo mas los momentos buenos, que es lo que el hace, desde que perdió a su mamá y solo quedó con su papá el día a día le dice a su papá que lo quiere mucho, y por eso trata de ser lo mejor hijo posible, eso me hizo entender el por que de sus calificaciones, no quiere hacer sentir mal a su papá. El me dijo que sin duda uno jamás deja de extrañar a quienes amas y ya no estan, pero que no hay que dejar que eso nos afecte tanto como para vivir asustados, o deprimidos yo le dije que a pesar de estar pasando un día feliz, me sentía algo triste, el me dijo que es normal, que a veces cuando ve una foto de su mamá o su papá la menciona el se entristece, pero que después se le pasa, que es normal, que debería estar feliz de tener a mis 2 papás juntos, anqué yo sabia que solo estarían juntos por unas horas mas.

Querido diario, la verdad es que me sorprendió esa madurez que en algunos momentos muestra Ramiro. Como dijo mamá, hay cosas en la vida que nos duelen, pero de las cuales aprendemos algo.

Yo aprendí que hay que valorar los buenos momentos, mucho mucho mucho, y que debemos querer a los que nos rodean, amigos y familiares. Por eso después de hablar con Ramiro fui directamente donde mamá y papá, y les di un fuerte beso y abrazo.

Papá me pregunto, por que era eso, yo le dije que era por que lo amaba mucho. Y por que había pasado un gran día.

Hoy domingo la pasare en casa con la abuela y con Gina, querido diario. Gina ya esta despierta, se despertó muy muy temprano, estaba feliz, emocionada ya que para todo el día con nosotros y con Johnny lógicamente, papá dijo que la llevaríamos a su casa en la tarde que podía quedarse a acompañarme, aunque conociéndola se la pasara acompañando aunque este no quiera a Johnny. No importa, es divertido, verlos ahí, es mas gracioso ver a Johnny tratando de escapar de Gina, ella si esta enamorada de mi tío.

Papá tiene esta terminando unos trabajos que debe entregar mañana, así que la abuela, Gina y yo iremos al supermercado y a dar unas vueltas, espero que mi papi termine temprano para así pasar un rato juntos, no me gusta interrumpirlo cuando trabaja.

Bueno querido diario, la abuela me esta llamando, debo ir a desayunar, son casi las 10:30am, es algo tarde, pero bueno, es que estaba muy cansada. Pero no tanto como para no escribirte un poco. Desayunare rápido y me alistare para ir al súpermercado con la abuela y con Gina, espero ella quiera ir, ya que la ultima ves que la vi estaba mirando la TV con Johnny bueno, Johnny miraba la tv, Gina miraba a Johnny.

Hasta luego, querido diario.

Pasé unas hojas continué leyendo.

Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: marquesita       04/04/10 15:29
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Enganchadita estoy espero que siga y por supuesto que seguiré leyendola.
Escrito por: nayeli25       04/04/10 06:53
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
JEJEJE, ME HA GUSTADO ESTE CAPITULO TAMBIEN.
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar poemas