Online

el diario de mila capitulo 42: justicia.

Pase una hojas continu leyendo.

Esta semana ah sido buena, querido diario, papá nos llevó a todos a pasear con su camioneta, me dejo ir adelante con el, fue emocionante, fuimos a una granja que esta fuera de la ciudad, habían caballos, animales de granja, fue sensacional, mamá no fue, papá la había invitado pero ella no quiso, dijo que tenia que entregar unas formas de su trabajo, en fin, la extrañe, a ella le gustan los caballos.

Mañana comienza el bimestre final, el último. de ahí las vacaciones de verano, ya tengo ganas de terminar el año, ahora que papá tiene un automóvil podremos ir al sur a ver a las focas, siempre he querido ir, al menos con papá, la ultima ves fui con francisco, la pase bien, pero aun así, no hay comparación.

Lo único malo de este fin de semana es que se me perdió mi celular, no se en donde, creo que fue en la granja, pero no estoy segura. Menos mal papá no se enfado, nunca se enfada, dice que me comprara otro en estos días, me dijo que será uno mas bonito y que esta ves tendré que cuidarlo mas, eso voy a hacer, me gustaba mucho el que papá me había dado.

Pase unas hojas continúe leyendo.

Este bimestre parece haber comenzado muy bien, incluso las clases de matemáticas están fáciles, o al menos eso parece, aunque debo decir que el profesor de matemáticas esta algo cambiado, ya no tiene esa expresión de dureza, es mas, parece que recupero el espíritu de enseñar, incluso su ultima clase fue divertida, puso unos ejemplos muy graciosos con los alumnos, me divertí y aprendí, me recordó a la primaria.

Esta semana hemos planeado Gina, Ramiro y yo ir a casa de teresa, hace mucho que no la vemos, y la ultima ves que fuimos nadie nos contestó. Esta semana mejor dicho el viernes Johnny nos llevara a casa de teresa en la tarde, logre que mamá me diera autorización, no puso muchos peros ya que iríamos con Johnny, y mamá confía en el.

Ahora que recuerdo… si, fue mas o menos por esa fecha… Mila esta por sufrir un gran golpe, dios mío.

Pase unas hojas continué leyendo.

Lamentablemente y tal como lo supuse, el siguiente capitulo lleva de titulo: adiós teresa, nunca te olvidare. Y escribió esto casi 1 mes después de la última fecha, la anterior era: mi nuevo celular.

Recuerdo que ese viernes que ella fue a casa de su amiguita, se entero que ella… se había suicidado, que… que se había ahorcado en su habitación.

los meses siguientes mi pequeña estuvo muy mal, estuvo deprimida, entiendo ahora que teresita era como su hermana, Gina era una gran amiga según todo lo que leo, pero para un niño los amigos de la primaria, son los mas importantes con los que crean un vinculo realmente fuerte. Ella no hablo mucho nunca de esto, yo solo sabia que una amiguita había fallecido, Jessica me conto que se había suicidado, pero… no me dijo que era ella. Yo nunca le toque el tema a Mila ya que sabía que era muy doloroso.

Comencé a leer.

Querido diario; hoy a pasado un mes desde que sufrí de un gran dolor, dolor que me sigue haciendo llorar hasta hoy, no me sentía capaz de escribirte, no creas que te olvidé, no es así, querido diario, es solo que no tenia las fuerzas, ni las ganas de decir nada.

Ahora sentí la necesidad de contarle alguien como me siento y por que, y tu eres al único que en este momento siento el puedo contar todo. ¿Sabes? Hace como 30 días tras descubrí que mi mejor amiga en todo el mundo, mi hermana, por que era mi hermana había muerto y yo no me había enterado hasta casi 2 semanas después.

Hace un mes cuando Johnny nos acompaño a Ramiro a Gina y a mí a casa de teresa, descubrí que ella había muerto, su maldito padre nos recibió en la puerta y con la mas fea frialdad nos digo que nos vallamos, que ella había muerto, que se había ahorcado, yo me quede paralizada, no lo podía creer, pensé que era una escusa de ese maldito para no dejarnos saludarla, pero después vi unas cajas al lado de la casa, en donde estaban las cosas de teresa, incluyendo la casa de muñecas que yo le había regalado hace un tiempo atrás, también estaban sus vestidos y sus fotos, y en la basura habían las flores que se utilizan en los velorios.

No podía créelo, cogí una de las fotos de teresa, que estaba rota, igual que las demás y  me destroce, no hice mas que abrazar a Gina y llorar, me sentía morir. Incluso Ramiro lloró, el había ido con la mas sincera intención de pedirle disculpas a teresa. Yo no quería irme, quería quedarme ahí junto a las cosas de teresa, sus vestidos, pero su padre salió y nos hecho.

Yo tome algunas cosas de teresa y me las llevé, quería tener algo para recordarla. Se que todo esto es culpa de su padre, por eso lo odio, como quisiera que recibiera su merecido, quisiera que… quisiera que alguien lo haga sufrir, por todo lo que le hizo durante estos años a teresa, a su propia hija, yo me siento tan impotente.

Cuando llegue a casa no deje de llorar, incluso mamá se entristeció al verme y saber lo que había pasado. Yo solo quería ir al cementerio a ve a mi amiga, a despedirme de ella aunque sea por última vez, pero no pude preguntarle al papá de teresa en donde había enterrado a teresa. Mamá fue entonces a casa del monstruo ese y le pidió la dirección, pero el se negó a decirle, discutieron, mamá le dio una bofetada y se fue, pero una de las vecinas de teresa le dijo en donde habían enterrado a mi amiga.

He ido ya un par de veces a dejarle flores, fui con Ramiro y con Gina Ramiro aprovecho para pedirle disculpas por todos los malos ratos que le hizo pasar, yo me despedí de ella, y le prometí que su papá recibiría su castigo algún día.

Mamá me dijo que me llevara a verla al cementerio cuando yo quiera ir.

Lo que yo quiero querido diario es que ese sujeto reciba su merecido, quiero que pague por lo que hizo, per ahora que teresa esta muerta, no hay pruebas, nada que podamos usar para que el pague, todos saben lo que el hacia, pero nadie incluyéndome, y es lo que mas me duele, hicimos nada para salvar a teresa.

Me duele, me duele el corazón querido diario, ya jamás veré a teresa nunca mas, mamá me dice que ahora ella esta en el cielo y que ya nadie la hará sufrir, eso no me hace sentir mejor, la extraño, extraño a mi querida teresita.

—descuida, milagros, ese maldito recibirá lo que merece. —deje el diario sobre la cama, no podía seguir sin hacer nada, cumpliré el deseo de mi pequeña, ese maldito sujeto pagará las consecuencias de sus actos.

Baje, cogí mi casaca y me dirigí a casa de ese maldito enfermo, el dolor que le ocasionó a su hija durante años no quedara impune, y mucho menos el dolor que le ocasionó a mi hija, como daño colateral.

Sabía en donde vivía el sujeto, sabia que lo encontraría, sabia que quizás me metería en líos, pero no me importaba, si Mila quería que ese sujeto pagara, ese sujeto pagará.

Cogí un taxi y me dirigí a su casa, eran casi las 6 de la tarde cuando llegue.

Ahí estaba, la casa a la cual había ido hace muchos años, cuando Mila llevo en una bolsa la casa de muñecas que le había regalado francisco.

Estaba muy decidido, estaba enfadado, pensaba que orillar a que una niña de 11 años se cuelgue en su habitación no tenía perdón, a través de años de abusos sexuales y de maltratos, no tenia perdón de dios, ni de nadie.

Caminé a la casa toque la puerta.

Una mujer de unos 45 años me abrió la puerta.

—busco al padre de teresa— lamentablemente no sabia su nombre.

— ¿a Jorge? ¿Se refiere a Jorge? — me dijo.

— si, ¿ese es el padre de teresa? ¿Cierto?

— si, pero teresa, falleció hace años. ¿es usted amigo de mi hermano?

— no, no soy su amigo, pero quiero hablar con el es urgente, ¿puede decirle que salga unos momentos, por favor?

—eso será imposible, el no puede levantarse, esta en cama, esta muy enfermo. — eso no lo esperaba — pero puede asar a verlo si desea.

— claro… pasaré.

La señora me hizo pasar, la casa estaba muy descuidada y olía realmente mal.

—mi hermano esta en cama desde hace mas de 2 años, los doctores dicen que quizás no pase de este año. —me dijo mientras caminábamos hacia la habitación.

— ¿que tiene? —pregunté.

— cáncer, tiene cáncer, muy avanzado. Se podría decir que es una especie de milagro que siga con vida, aunque aquí entre nos, — se detuvo — a veces quisiera que dios se lo llevara, esta sufriendo demasiado. —continuamos.

— seguramente. —le dije.

Llegamos a la habitación del padre de teresa, estaba irreconocible, a ultima vez que lo vi, estaba fuerte, sano, era un hombre de a los mas 48 años, pero ahí en su vieja cama, rodeado de medicinas y apestando, parecía un hmnbre de 80 años, todo arrugado, la miel de un color amarillento, luchando casi para respirar, era una escena horrible, las ganas de darle una paliza se fueron. Llámenme mostruo, ¿si? pero pensaba que el sujeto estaba recibiendo su merecido.

— ¿quiere una taza de café? Estoy preparando café.— me dijo la señora.

— no, vaya y tómelo usted, me quedare unos momentos con su hermano.

— de acuerdo, cualquier cosa me pasa la voz.

 — Ok— le dije.

Ella se fue del cuarto.

En ese momento Jorge despertó, abrió los ojos lentamente, tenia la miraba perdida, pero aun asi se que giró a verme, y trato de balbucear, preguntándome quien era yo.

— quien… quie…

— ¿quien soy yo? —le ayude a terminar la frase.

Jale una silla que había cerca y me senté a su lado, tratando de no vomitar por e fétido olor.

— mi nombre es julio, julio carlín. Mi hija era la mejor amiga de la tuya. ¿Recuerdas a mi hija? —le pregunte, el solo miraba. — era un niña de 11 añitos cuando venia en algunas ocasiones a ver a teresa, mi hija era una niña muy linda a esa edad, muy atractiva. Alguien como tu debió notar lo muy atractiva que era, ¿no es así, maldito?

— yo… quien… quier… no podía ni terminar las frases.

— no te esfuerces en hablar, solo escúchame, pedazo de basura. Se lo que le hacias a teresa, a tu propia hija, una niña de 11 años. Dejame decirte que eres una pobre mierda, que no vale para nada, lo fuiste siempre, y mírate ahora, eres 10 veces mas mierda. Duramente muchos años abusaste de teresa, te aprovechabas de que era inocente e inofensiva, te encargaste de hacer de su infancia un infierno, nunca te importo si quiera ponerte a pensar y recapacitar, no te importo que sea el único recuerdo que tenias de tu esposa muerta, o que sentía ella, eras lo mas importante para tu hija. Y lo arruinaste. — le dije en vos baja, pero muy cerca para que el lo escuchara.

El solo estaba ahí, estaba seguro que me entendía, movía la cabeza, me miraba, trataba de decir algo, pero no podía.

— hiciste que teresa tomara una decisión radical, acabar con todo, dejar de sufrir, alcanzar a su madre en el cielo, un lugar al que tu jamás iras, malnacido —le dije. — si crees que estas viviendo un infierno, no te imaginas el que te espera el dia que te mueras maldita basura. Mataste a tu hija, la mataste, la violaste, acabaste con su niñes, con su inocencia…— comenzó a llorar, el padre de teresa comenzó a llorar—… ¿lagrimas? No mereces llorar, bastardo, no mereces que las lágrimas limpien lo que ensuciaste.

— estoy…. Arrepen…arrepentido….yo… yo… —se esforzó en decir.

— eso no sirve, lo que hiciste no tiene perdón, ¿entiendes? No tiene perdón, no mereces la más mínima escusa, ni la lastima que das, no eres más que un desperdicio humano. ¿Sabes? Veía a arte una paliza, venia a destrozarte la cara, por que mi hija es lo que deseaba, quería que alguien te diera tu merecido, pobre diablo. Pero como es el karma, la vida se encargo de que pagaras, y que lo pagaras bien— me levante. —yo también perdí a mi hija, pero jamás la toque, jamás la hice sufrir a propicito, nunca la lastime, era lo mas importante en mi vida, y lo sigue siendo, si bien ella se fue enfada conmigo, no se compara a lo que sentía tu hija a la hora de morir, a la hora de acabar contodo, solo ara no seguir siendo victima de ti, de su propio padre.

El sujeto seguía llorando, luchaba por moverse y por respirar, era una escena realmente horrible, estaba pagando por lo que había hecho, recibió su merecido, y quizás el mas fuerte y doloroso, haberse dado cuenta y arrepentido muy tarde y darse cuenta de que todo lo que le hizo a su hija n se lo merecía, estaba seguro de que ahora ese hombre también quería morir, ya que jamás, podría limpiar lo que había hecho.

En ese momento al escuchar los gemidos de su hermano la señora entro rápidamente a tratar de calmarlo.

Mientras ella luchaba por que este deje de temblar y controlarlo, y de cesar sus quejidos que eran realmente perturbadores, yo di unos pasos hacia atrás y me largue del lugar.

— ¡señor, ayúdeme, ayude por favor! —me decía la mujer. —¡se muere, se muere mi hermano!

Yo ignore totalmente sus pedidos de auxilio y Salí de la casa.

Me detuve fuera, mire al cielo, pensaba en mila.

De pronto comenzó a llover, el agua rosando mi rostro fue relajante, casi consoladora, como caricias.

En ese momento lo que mas quería era caminar, y eso hice, camine en la lluvia hasta casa.

Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: nayeli25       04/04/10 05:29
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
woww hasta que recibio su merecido ese maldito...personas como el no deben exitir
Escrito por: marquesita       01/04/10 23:23
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
Un poco fuerte este capitulo, estoy tan acostumbada a Mila que hasta me hiciste llorar, de lo real que lo narraste, hasta parece de verdad, muy buena narracion Frnck seguire los siguientes.
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar relatos