cuarto 12: kevin (la lista)

  Cuarto 12: Kevin (the list)

 

Cafeter AMOR Y MOCA, en la 3era avenida, cuadra 12 san Juan de Miraflores.

Una pareja joven conversa, el un chico de unos 22 años, ella una linda muchacha de unos 19 años de edad.

—aquí sirven el mejor café que he probado en toda mi vida, Kevin. —le dice ella mientras bebía un sorbo de su café.

— Si, es delicioso. — el no había tocado su taza, para nada.

El tenia una expresión en la cara que revelaba estaba muy preocupado, quizás indeciso.

— es algo costoso, pero vale cada centavo.

— sin duda.

— ¿me vas a decir que te ocurre? Desde hace unos días estas muy extraño, no quería decirte nada, pero pues es obvio, y comienzas a preocuparme. Haz estado faltando a la universidad, no comes bien...

— no es nada, tranquila.

— no me mientras, Kevin.

— Andrea, créeme, no es nada yo…

— cada ves que mientes no me miras a los ojos y te pones a jugar con el anillo que te regalé, y es lo que estas haciendo. Ahora dime que sucede.

Se quedó pensativo, mirando a l anillo que ella le había dado por el año que llevaban siendo enamorados.

— Andrea, no me odies… por favor.

— ¿o…odiarte dices? ¿Por qué te odiaría Kevin? Yo te amo.

— escúchame, Andrea, y escúchame bien, debo terminar contigo…

— ¡¿que?!— se sorprende.

—…no me preguntes por una razón, no te la puedo dar, solo no me odies y trata de entenderme.

— ¿entenderte? —Sonríe —estas bromeando, ¿no es así?

— no es una broma, sabes que no te jugaría una broma asi.

— ¡no puedes terminar conmigo así, de un día para otro! ¡Exijo una explicación! —se levanta de la meza.

— siéntate por favor, cálmate.

— ¡no me calmo! —grita. — ¡no puedes hacerme esto, Kevin, llevamos un año y medio saliendo juntos! ¿Hice algo mal? ¿Encontraste a alguien mejor? ¿Es eso? ¿es alguien de tu clase?

— no es nada de eso, Andrea, sonara trillada la frase; pero no es por ti, es por mi, ¿entiendes? No eres tu… tu eres perfecta, eres fantástica, pero no podemos seguir juntos.

Ella ríe irónicamente.

— ¡¿eres tu?! Si, como no, eso dicen cuando no pueden decir nada mejor, ¡quiero una verdadera explicación! —grita nuevamente, la gente comenzaba a verlos.

— no puedo explicarte— se levanta — solo te diré que te amo, y que eres la mas linda, y perfecta chica que jamás he encontrado en mi vida, y quiero que me perdones si puedes.

Saca su billetera, deja el dinero de los cafés en la meza y sale de la cafetería.

— ¡Kevin! —Le grita ella — ¡Kevin, no me dejes aquí hablando sola! — va tras el. —¡exijo una explicación!

Ella sale y le grita, tratando de que este detenga su paso, pero este solo caminaba, ignorando los llamados de Andrea que estaba ahí en la entada de la cafetería en la cual ambos habían asado tantos momentos lindos.

Kevin solo siguió caminando.

Al llegar a su apartamento en la avenida Villareal, 289, se fue directamente su habitación, se sentó en su cama, se acercó a la meza de noche y de ella sacó un sobre, lo estuvo viendo un rato, luego de eso comenzó a llorar.

Kevin es un joven universitario de 22  años, estudia derecho en la universidad de la ciudad, es el numero uno de su clase, sus padres no se encuentran en la ciudad, el vive solo desde los 19 años vive solo, sus padres están en estados unidos, es hijo único, en un principio vivía con un amigo, pero después este amigo tubo que mudarse, dejándole el apartamento, siempre ha sido popular, ya que es alto y muy guapo, hace un año y medio comenzó a salir con Andrea, la chica mas linda de la universidad, ella es estudiante de medicina, se enamoraron a primera vista. Kevin a tenido siempre buena suerte, es un buen deportista, es el líder del equipo de futbol de la universidad, e incluso tiene un puesto asegurado en el estudios de abogados FERRER Y ASOCIADOS el mas prestigioso del país, se supone que en 1 año mas se gradua.

Hace unas 2 semanas Kevin fue a hacerse un chequeo ya que desde hace más de 1 años tiene un extraño y molesto dolor en la parte trasera del cráneo, no le habia dado importancia, tomaba algunas pastillas y el dolor desaparecía momentáneamente. Pero en los últimos meses el doro fue en aumento, y las pastillas no le hacían ningún bien, entonces decidió ir donde un neurólogo  para que le hagan unos estudios, el resultado fue catastrófico, el buen Kevin a sus 22 años y con un futuro excelente ya asegurado tenia un tumor en el cerebro, inoperable, que estaba poco a poco acabando con el.

Al recibir la noticia Kevin quedó destrozado, durante una hora que sedó sentado en el consultorio del doctor, sin decir una sola palabra. El doctor trataba de explicarle que su tumor si bien es inoperable, puede ser tratado, que mientras antes comenzara un tratamiento tendría posibilidades de mejoría. Lamentablemente Kevin no fue tan positivo, simplemente se negó a esa posibilidad, no le interesa ningún tratamiento. Su abuelo falleció también unos 8 años atrás de un tumor cerebral inoperable, y por mas que el viejo luchó y luchó tratamiento tras tratamiento solo logró destruirse a si mismo, era para el difícil si quiera ver a su abuelo, los recuerdos de esos sucesos lo atormentaron y  lo hacen negarse al tratamiento.

Lo único que Kevin optó por hacer fue preguntarle al doctor en cuanto tiempo los síntomas será insoportable y comenzara a matarlo ese tumor cerebral; la respuesta del doctor fue clara y dura, tal como Kevin quiso que fuese.

30 días, en aproximadamente 30 días su cuerpo no podrá resistir mas, perdería poco a poco la estabilidad, la visión, la coordinación, el dolor será insoportable, no podrá moverse, al escuchar esto  todo lo demás que el doctor le explica con la clara intensión de estimular su tratamiento no hicieron mas que hacer que Kevin se negara a dicho tratamiento.

Kevin simplemente se fue a casa y no salió de ahí durante una semana entera.

Kevin deja caer el sobre que había tomado de su meza de noche y saca de su bolsillo una hoja de papel que traía consigo, marca algo con una pluma.

 Dicho papel más que nada era una pequeña lista de cosas, en las cuales se poda ver que había escrito y marcado.

Emborracharme un día entero

Fumar marihuana

Comprar pornografía

Agarrarme a golpes con un desconocido.

Conseguir un arma.

Matar a aun delincuente

Terminar con andrea

Hacer algo realmente bueno por alguien que no conozca.

Contratar una prostituta.

Tatuarme

Escribir mi testamento.

Matarme

Lo último que Kevin había marcado en la lista fue terminar con Andrea.

Durante toda su vida ha habido cosas que Kevin ah querido hacer y no ah podido, y cosas que pensó que jamás podría hacer y quería hacer antes de morir, el estaba convencido que en algunas semanas el tumor acabaría con el, las pastillas que tenia cada ves le ayudaban menos, y ya se comenzaba a sentir mal, había tachado ya algunas cosas de su lista cosas que ya había hecho lógicamente; pero aun le quedaban algunas por hacer.

Al día siguiente Kevin se quedó en su habitación, no hizo absolutamente nada, no comió nada, se quedó ahí acostado con la misma ropa del día anterior, solo tomaba algunas pastillas tratando de mitigar el dolor que cada ves era mas fuerte.

Más de 5 veces su celular había sonado, pero no contestaba.  Andrea le había dejado ya mas de 10 mensajes en su contestadora, mensajes que Kevin escuchaba algunas veces cuando cogía el celular.

Por favor Kevin, contéstame, no se que te haya pasado, pero háblame, conversemos, yo entenderé si algo hice mal y quieres que cambie, yo te amo, por favor llámame.

Escuchaba el mensaje y volvía a dejar el celular en su lugar.                           

Mas tarde, esa noche Kevin decide levantarse, se dirige al baño, enciende la luz y  se para frente al espejo, se ve  durante unos instantes, se enjuaga la cara y saca algunas pastillas del botiquín, las mira unos instantes, las aprieta y las vuelve a dejar en su lugar. Su celular vuelve a sonar,  era Andrea nuevamente, seguía marcándole.

Kevin camina hacia el celular, lo toma y se dirige al baño, Kevin mira el celular y lo deja caer al inodoro.

Toma las llaves y sale de su apartamento y sale de el.

Esa noche Kevin tenía planeado acabar con una de las cosas por cumplir de su lista de tareas; se dirige a una de las zonas de la ciudad conocida por su alto nivel de prostitución.

 Dado que Kevin siempre ah sido popular, jamás había necesitado pagar por sexo, pero siempre había tenido la curiosidad y las ganas de contratar a una sexo servidora, siempre había fantaseado con eso, con una mujer a la cual solamente tendría que usar para complacerse y no tendría que cruzarse con ella nunca jamás, una que no estuviera ebria, una que no se le regalara para decir  que estuvo con el popular Kevin;  quería el cumplir eso que deseaba hacer desde hace muchos años. Simplemente quería hacer algo entre paréntesis ilegal, por gusto propio.

Al llegar al lugar Kevin se pasea por las esquinas, observando a las prostitutas que intentan desesperadamente llamar su atención, desesperadas por dinero, y algunas atraídas también por la apariencia de Kevin, el camino a traves de algunas esquinas, miraba, quería a una en especial, no una cualquiera, una que le atrajera al menos, pero parecía que no es un buen dio, la gran mayoría no le atraía para nada, en parte por que en su cabeza el recuerdo fresco de Andrea lo perseguía.

Pero ahí, en la ultima esquina estaba una joven, una prostituta sin duda, pero destacaba de las demás, esta era muy joven, era bonita, fina, no se veía con la típica cara de la sexo servidora pintada a la volada, con el pelo pintado, las tetas infladas y un trasero enorme, a el no el gusta eso, en cambio esa chica era perfecta, el se detiene y le hace una señal con la mano.

Ella se acerca a el.

— ¿quieres divertirte, amigo? —pregunta la joven prostituta.

— si, eso mismo deseo, preciosa —le contesta Kevin

— conozco un lugar, es cómodo, la pasaremos bien.

— perfecto, ¿Cómo te llamas?

— Sandra.

— Kevin, — le da la mano —mucho gusto, Sandra, vamos a pasarla bien.

La joven y linda prostituta lo mira extrañada.

Se dirigen entonces a un hotel cerca del lugar, antes ella le hizo comprar unas cervezas.

 Kevin se registró y se dirigieron a la habitación.

—Habitación 12 — menciona ella.

— Así es, nos tocó la 12 — dice el abriendo la puerta del cuarto— ¿que es tu numero de la suerte o algo así? —pregunta.

— no exactamente, es solo que… olvídalo.

Ingresan.

Ella se sienta sobre la cama.

El se para a lado de la ventana. Deja las cervezas en una mueble, Estaban en un 3er piso.

— ¿hay algo que te guste en particular?

— creí que las sexo servidoras podían identificar esas cosas con solo ver a los parroquianos, ¿o es que aun no tienes esa habilidad? —pregunta.

— bueno, no es que sea una habilidad como tal, mas que nada me fijo en la forma de vernos que algunos tienen, algunos nos miran los pechos, otros las nalgas, la boca, los pies, y bueno, calculamos que le puede gustar mas.

— ¿que edad tienes? Te ves bastante joven, —se acerca a las cervezas, saca una.

— tengo la edad que quieres que tenga.

— ¿ah si? me pareces de unos 17, quizás sin ese maquillaje unos 16, Sandra.

— al gusto del consumidor.

— que cómodo, ¿no?

— a la gran mayoría de hombres, sobretodo los mas grandes, prefieren que les diga eso, así alucinan que tengo 16, 15, algunas veces hasta 12, ¿creerás? Malditos enfermos. —lo miró y bajó la mirada.

— no te avergüences no soy uno de esos, prefiero pensar que tienes  18, y de verdad espero sea así, aunque tu apariencia, delgada, pequeña, no me hace darme a la idea.

— ¿entonces? —pregunta ella.

— ¿entonces que?

— por que me elegiste, habían mas sexo servidoras, la mayoría tiene mejores pechos, mejor trasero.

— si, peo son feas, en cambio tu eres bonita, y no se, me atrajiste, tiene una mirada no se atractiva, mas que nada me atrajo eso. Es raro encontrar una prostituta, perdón, sexo servidora como tu, sobretodo en un lugar como ese.

—llegue hace poco a esa zona, la verdad antes estaba en otra parte.

— ya veo, ¿quieres una cerveza?— le pregunta.

— si, dámela, me muero de ganas de tomar una.

Se la da.

— ¿y cuanto tiempo trabajando de esta manera?—pregunta.

— veo que eres de los que es gusta hablar.

—te voy a pagar por tu tiempo, asi que creo que si deseo hablar la hora o las 2 horas por las cuales te voy a tener, puedo hacerlo.

— tienes razón, me disculpo, es  que no es cosa común, peo suele pasar.

— ¿clientes aburridos que solo quieren hablar y no quieren abalanzarse sobre ti y abrirte las piernas? Eso si es extraño.

— créeme, resultamos a veces mas baratas que un psicólogo, y mas sexis, bueno, algunas de nosotras, modestia aparte.

Kevin sonríe.

— si quieres hablar no hay problema, solo no llores, ¿si?

—jejeje… ¿en serio alguien se ha puesto a llorar?

— si, déjame contarte como fue.

— a ver.

Sandra y Kevin se quedaron hablando un buen rato, el reía mientras ella le contaba algunas anécdotas de su trabajado de prostituta, el solo escuchaba y comentaba algunas veces. Después el le contaba cosas graciosas que le habían pasado en la universidad, poco a poco el tiempo fue pasando como sin darse cuenta y las cervezas acabandose.

Suena el celular de Sandra.

—discúlpame un momentito, voy a contestar. —le dice ella a Kevin

Ella sale a contestar al pasillo.

— hola, ¿que ocurre, rex? —pregunta.

— una de las urracas me dijo que te fuiste con un cliente.

— asi es, estoy con el ahora… estamos acabando un servicio.

— que hay que lo que te pedí, han pasado meses desde tu ultimo trabajo, necesito un nuevo riñón para esta semana, ¿entiendes, perrita?  ¿O acaso quieres que ponga en circulación el precioso traserito de Judith?, quizás ella traiga mas clientes que tu….

— No, no; te prometo que en esta semana te conseguiré uno, es solo que… —voltea  y mira  Kevin a través de la puerta que estaba seme abierta, el estaba bebiendo una cerveza tranquilamente, miraba su reloj. —… el chico con que me fui no bebe ni una gota de alcohol, es abstemio el muy idiota.

—ya veo, necesito ese riño, y lo necesito ya, ¿comprendes, perra?

— si, si… solo no lastimes a Judith.

Corta y regresa al cuarto 12.

— ¿quien era? ¿También haces deliverys? —sonríe, ella también

— no, es muy riesgoso, es mas seguro en hoteles como este en donde nos conocen, ¿sabes?

— ¿quien era entonces? — pregunta nuevamente.

— era una amiga, quería saber como hacer un palo ruso, si…

— valla, debe estar iniciándose recién, hasta yo se como es eso. —Mira su reloj— bueno, Sandra, fue un placer no sexual, pero algo parecido compartir una hora contigo. —se levanta de su asiento. —pero, me tengo que ir, me duele un poco la cabeza.

  pensé que esas pastillas que tomaste eran para eso, ¿no te sirven? Te tomaste como 5 en esta hora.

— si, lo que pasa es que… el alcohol bloquea los efectos, ahora solo quiero irme a descanzar. —saca su billetera. — toma, fue lo acordado, preciosa, y un poco mas.

— Gracias, —recibe el dinero — vamos, también me voy por ahí.

Fuera del hotel.

— ¡taxi! —llama Kevin.

—bueno, me voy, cuídate mucho, Kevin.

— igualmente, Sandra, este es un trabajo complicado. —le dice sonriendo.

— Lo es — dice sonriéndole.

Un taxi se estación cerca.

—bueno, suerte —dice Kevin dirigiéndose al taxi.

— ¡espera! —le dice Sandra.

Ella saca un papelito de su bolso y un lápiz de cejas, en el apunta algo y se lo da a Kevin.

— ¿y esto? — pregunta el.

— es mi numero de celular, ya sabes… por si… por si quieres un día de estos llamarme y pasar un rato hablando, no lo se…

— pensé que no hacías deliverys  —sonríe.

Ella también.

—no los hago, pero quiero que tengas mi numero, no suelo darlo a cualquiera, es mas eres el primer chico al que se lo doy.

— ok, gracias entonces, te llamare.

— por su puesto no te cobrare el tiempo.

— valla, eso me alegra, —sonríe. —hasta pronto entonces.

—hasta pronto, Kevin.

Mientras el taxi se iba con Kevin en el, Sandra se quedó mirándolo irse.

Al día siguiente en la universidad.

Andrea trata de comunicarse desesperadamente con Kevin. Un amigo de ella se acerca, Andrés un estudiante que cursa con ella el mismo siclo de medicina junto a ella.

— Andrea, estuve tratando de comunicarme contigo toda la noche, ¿Qué paso contigo? —le pregunta.

— disculpa, Andrés, ¿Qué dijiste? —pregunta Andrea.

— hoy debemos entregar un informe, estuve llamándote para que lo terminemos, pero no me contestabas, ahora no esta listo, por eso no me gusta hacer trabajos en grupo. —se sienta a su lado en el parque de la universidad.— ahora los 2 saldremos mal

— perdóname, hablare con el profesor.

—sabes que será inútil.

— le pediremos mas tiempo, quizás acepte. —ella seguía escribiendo mensaje sde texto.

— ¿que… que haces? —pregunta Andrés.

— es que no he podido comunicarme con Kevin, no me constata y tampoco hoy vino a clases.

— ah tu enamorado.

— no estoy segura de eso ya.

— ¿terminaron?

— el terminó conmigo.

— bueno, ¿y por que? Si puedo preguntar.

—no me dijo, solo me dijo que no soy yo, es el.

— cuantas veces le abre dicho eso a una chica, ya perdí la cuenta, y créeme no era yo…

Ella lo mira con una expresión de tristeza.

— es decir… si era yo… yo… bueno…. Discúlpame. —baja la cabeza.

— o te apures, solo quiero que me explique el por que.

— debe de haber habido una, seguro que si, pero no vas a dejar de lado los trabajos,  debemos ir y tratar de terminar o avanzar algo, vamos a la biblioteca.

—te alcanzo en un ratito, ¿si?

— ok, pero no te tardes, no quiero que me pongan una mala nota… otra vez.

Esa tarde Andrea al salir de la universidad se dirige al apartamento de Kevin, llega y toca la puerta, tratando de que este le responda, ella sabia que el estaba dentro, y así era, el estaba ahí, acostado en su cama, aun con la misma ropa de hace 3 días,  si afeitarse, sin peinarse, con las pastillas al lado.

— ¡ábreme, Kevin, se que estas ahí! —Gritaba Andrea— ¡tenemos que hablar! Necesito una explicación!

Kevin solamente se quedaba ahí, en silencio, tratando de ignorar los gritos de Andrea, unos cuantos minutos después ella se fue, prometiendo que regresaría hasta que el le abra y le explique.

— ¡regresare hasta que me abras, a si me tarde un año en lograrlo!

— No tengo mas que un par de semanas mas… —dice en voz muy baja y cerrando los ojos.

Mas tarde Kevin despierta de su sueño y se dirige al baño, se mira al espejo, se enjuaga la boca, se toca la cabeza, le dolía cada ves mas, sobretodo al despertar.

Regresa a su cama y ve sobre la meza de noche su lista, recordó que tenia que tachar  contratar una prostituta. Se dispone  hacerlo, pero no lo hace, en ves de eso busca en su pantalón el pequeño papel en el cual Sandra había apuntado su numero, Kevin pensó en llamarla, ya que había pasado un rato agradable conversando con esa chica que no lo conocía y por lo tanto no tendría ninguna intensión aparte con el, pensó en llamarla y eso mismo hizo, la llamó y la citó en el mismo hotel.

Ella asistió a la hora acordada, para ella era increíble en su posición que un hombre como Kevin, de buen porte,, alto, guapo la citara solo para hablar y beber algunas cervezas, sin la necesidad de terminar en una relación sexual.

Kevin y Sandra comenzaron crear un vínculo de amistad, durante las siguientes semanas que se veían de 3 a 4 veces por semana, siempre para hablar, relajarse un rato, era una manera de escapar de las tensiones que tenia ella en ese trabajo, y era para Kevin una manera de distraerse y de no estar en su habitación lamentándose y esperando lo inevitable.

— veo que te estas dejando la barba — le pregunta Sandra a Kevin, al ver que este tenia la barba ya crecida, habían pasado casi 2 semanas desde que se afeitó por ultima ves.

El solo le respondía que quería cambiar un poco, incluso le había dicho que estaba haciendo dieta, para explicarle ese adelgazamiento que presentaba.

Casi a l tercera semana consecutiva que se habían estado viendo ella le hizo una pregunta mientras estaban bebiendo unas cervezas y comiendo una pizza en el cuarto 12 del hotel al que ella solía llevar a sus clientes.

— ¿tu, te drogas? —le preguntó con seriedad.

— ¿que? —responde Kevin.

— no te ofendas, ¿si? pero tienes una apariencia muy diferente a la que vi la pimera vez, es decir, no solo por la barba,  si no por ese adelgazamiento tan grande, estas muy delgado y ojeroso, parece que no duermes, no lo se, aparte veo que tomas muchas pastillas…

El sonríe.

— no, no soy un drogadicto, Sandrita, no te preocupes, estas pastillas son para el dolor de cabeza.

— siempre me dices eso, ¿que tienes? Sabes que puedes decirme todo.

— ¿tu me dices todo a mi, preciosa? — le pregunta y bebe un poco de cerveza.

— bueno, no todo, hay cosas que… son difíciles de decir. No me entenderías.

— ¿por que crees que no te entendería? — le pregunta.

— hay cosas difíciles de entender, creeme, es una parte de mi vida que detesto, y lamentablemente no puedo dejar.

— intenta explicarme, te juro que te entenderé, no creo que sea nada tan feo como lo mio.

— quieres decir que si hay algo.

— si, —bebe— hagamos esto, Sandra, yo te cuento lo que me pasa, y tu me cuentas eso que no me haz dicho aun, ¿correcto? No creo que me ganes, preciosa.

— no lo se, quizás no deba…

— llevamos viéndonos casi 2 semanas seguidas, hemos hablado de todo, se que tienes una hermana que esta con unos familiares, se que eres prostituta y que quieres dejarlo algún día, cuando juntes lo suficiente, se que tienes 17 años y que jamás haz tenido novio, pero si mucho sexo, se que tus padres fallecieron en un accidente… ¿que as falta?, dímelo tu.

— bueno, esta bien, pero prométeme que no dejaras de ser mi amigo.

— ¿amigos? ¿Crees que somos amigos?

— bueno… si. O algo así, ¿no?

El sonríe y bebe.

— somos almas gemelas, Sandra. Ambos estamos sufriendo por dentro, muriendo. ¿Sabes? —saca la lista de su bolsillo y se la da a Sandra.

— ¿que es esto? —pregunta ella viendo la lista.

— es la lista, la lista de cosas que tengo que hacer antes de morir.

— ¿antes de morir? —lo mira.

— tengo un tumor cerebral inoperable, en la parte trasera del cerebro, me esta matando, el dolor es a cada minuto mas insoportable, me estoy muriendo, Sandra.

— santo dios.

— si, si, no sientas lastima, ya siento yo suficiente lastima por mi, y eso es bastante ya que soportar.

— pero… — mira la lista — al final dice… ¿dice que te mataras?

— así es, no voy a dejar que el cáncer me convierta en una porquería, ¿sabes? Ya se me hace difícil incluso levantarme en las mañanas, incluso ya no puedo ver muy bien, ya no distingo ni las letras de ese cartel de la pared,  ayer estornudé y estuve tirado en el suelo durante una hora, el dolor fue insoportable, la nariz me sangraba, santo dios, no le deseo eso a nadie, bueno, a los delincuentes sí. No sabes el miedo que me da estornudar ahora.

— pero por que no sigues…

— ¿un jodido tratamiento? Jajajaja… no, gracias. Seria en vano, mi abuelo murió de lo mismo, se comoe s el tratamiento, no quiro pasar por eso, prefir estar aquí contigo, hablar, me relaja, ¿sabes?

— entonces la otra ves que te sangro la nariz, no era por una infección, era por… santo cielo.

— justamente no querida decirte por que sabia que sentirías lastima.

Sandra se abalanzó contra el y lo abrazó, ella comenzó a llorar, para Kevin fue extraño, pensaba que el debería llorar, no ella, el la abrazó también y le preguntó que por que lloraba.

Ella le respondió que durante mucho tiempo no había conocido a alguien como el, alguien que no la deseara solo pro su cuerpo si no por quien es ella por su compañía, para pasar un rato hablando, y no quería que acabara, ya que el era su único amigo en el mundo.

Kevin le dijo que hay cosas inevitables, que haga lo que haga ya es muy tarde, en una semana mas, el dolor será insoportable, las pastillas que habia comprado en el mercado negro se le estaba acabado y las dosis cada día tenia que aumentarlas, que no quería que ella estuviera triste, las ultimas veces que estarían juntos debían ser felices, no tristes.

Pero para ella era imposible estar feliz, perdería a su único amigo, el único que no la miraba y tenia una erección pensando en sus senos o en como será su vagina, durante las semanas anteriores cada ves que llegaban al hotel, el cogía un mueble se sentaba cerca a la ventana, mirando a la cama, ella se sentaba en la cama y conversaban mientras comían una pizza, bueno, ella la comía, el rara ves tocaba comida. Ella había creado un fuerte vínculo de amistad y respeto. Amistad y respeto que ningún hombre le había dado jamás.

— ahora dime tu, a ver que cosa dices que te atormenta y no puedes cambiar. Te prometo que no te juzgaré y pues si es tan feo solo te juzgaré una  semana, que es lo que creo que duraré con vida — sonríe.

Ella no  dudó si quiera, lo miró a los ojos y le dijo lo que no le había confiado a nadie y pensaba jamás lo haría.

— cuando yo… cuando yo, entre a este mudno lo hice por que tenia que darle a mi hermana un lugar donde vivir, comida, estudios, y no tenia ni un solo centavo, era joven, nadie me daba oportunidades, entonces un dia mientras dormi en el parque con mi hermana.

—Judith.

— si, ella tenia 9 entonces, ahora tiene 11, bueno, los cumple en unas 2 semanas; estábamos ahí  y una mujer se nos acerco, me vio de arriba abajo, me asustó, pero me dijo que si yo quería un lugar en donde quedarme, dinero y comida. La verdad estaba muerta de hambre y Judith estaba adelgazando mucho, temía que enfermara, solo estábamos comiendo un pan que alguien nos regalaba y agua, entonces vi ahí la oportunidad, nos sabia de que se trataba, ¿ok? Pero estaba desesperada, tenía 15 años entonces, fui con la señora, ella nos dio un cuarto en una casa que tenia en la avenida Hipólito Benavides, cuadra 23, si mal no recuerdo. En esa casa había otras chicas, todas más o menos de mi edad, 15, 16, incluso algunas más pequeñas. Pronto me di cuenta que nada seria gratis, que la comida que me estaba dando, la casa, todo me lo iba a cobrar, a la semana me dijo que tenia que trabajar para ella si quería permanecer ahí.

—ahí comenzaste a…

— si, esa mujer, que se llamaba o le gustaba que le digan mamá Gisela, me dijo la forma en que tendría que ganarme el dinero, me dijo que tendría que acompañar y complacer a algunos hombres, la verdad es que yo era inexperta a esa edad, jamás tuve novio, no había besado a nadie, bueno, un tio mio esposo de la hermana de mi madre trató de abusar de mí, pero no pudo ya que me escapé, fuera de eso nunca habia estado cerca al sexo, cuando mamá Gisela me contó y explicó lo que tenia que hacer me asustó, pero al ver a mi hermana cmidno, jugando con otras niñas yo… yo no tuve mas que aceptar, no sabia que hacer, ella me prometió que su hermana estaría segura ahí, y que jamás se enterará de lo que haría, asi que me entrenó.

— ¿te entrenó?

— me enseñó lo que era el sexo, yo era virgen, me dijo todo lo que tedria que hacer con los hombres que llegaran a l lugar en busca de chicas jovencitas, promero me explicó con películas pornográficas, despues…

— te hizo tener sexo con alguien.

— con rex, ahí lo conocí.

—¿rex? —pregunta kevin.

— era el sobrino de mamá Gisela, trabajaba ahí, el cuidaba a las chicas cuando estas trabajaba,  en ese tiempo no se habia pintado el cabello de rubio, pero ya estaba con el cuello tatuado, en fin, con el perdi mi virginidad, con el practiqué todo lo que mamá Gisela me habia explicado, todo, las poses sexuales, los trucos con la boca, menos sexoi anal, me dijo que era aun muy joven, que cuando sea mas grande, no quería que me lastimara, eso dijo.

— que considerada —dijo sarcóticamente, bebió.

— la cosa es que durante esa semana tuve sexo con rex casi todos  los días, para ablandarme decía. Yo no lo disfrutaba ¿sabes? Son pocas las veces en las que he disfrutado del sexo, pero mamá Gisela y rex me dijeron que por mas incomoda que esté o harta, debía fingir estar feliz, ya que eso le gustaba a los hombres.

—claro.

— yo, trabajé con ella durante muchos meses, modestia aparte era la que mas trabajo tenia en du momento, decían que era la mas bonita y dulce.

— no lo puedo negar, eres muy bonita.

— y eso es una maldición, ¿sabes?

— lo he escuchado alguna vez.

 — casi al año, rex comenzó a proponerle algunas cosas a las chicas, en secreto claro, el quería llevarnos a otro lugar, tenia un plan que le haría ganar millones, decía, algunas chicas aceptaban mas rápido que otras, y el me propuso trabajar con el, irme de ahí, irnos a un lugar diferente, yo estaba bien ahí, no querría irme, pero el insistia siempre, decía que yo era la mas bonita, que yo haría de su negocio algo mejor, pero yo siempre me negaba, y algunas de las chicas también, ¿sabes? Pero se las arregló para convencerlas, las estorcionó, y a mi también al final.

— ¿Cómo te extorcionó?

— con Judith, un dia cuando fui a verla a su habitacion, encontré a rex ahí, sentado, abrazandola, estaba juagndo con ella, yo me sorprendí, le pregunté que hacia, el me respondió que no hacia nada, y que no haría nada, siempre y cuando yo trabaje con el, al salir me dijo que si o quería que Judith sepa lo que es el sexo y lo probara —comenzó a llorar —debía irme con el.

— mierda.

— no me quedó de otra, una noche el sacó a las chicas en la camioneta, y nos fuimos, en ese grupo también Judith, ella no se quería ir, pero no hubo de otra.

— ¿A dónde las llevó?

— al otro lado de la ciudad, a un club grande, muy, muy grande, que a la ves es un hotel en los pisos superiores.

— ¿y tu hermana?

— esta con el.

— ¿que?

— si, la tiene en ese club, de ves en cuando em deja verla, pero la tiene en una habitacion, no la deja salir para nada, la habitacion esta cerrada, tiene un televisor, una cama grande, esta bien, come bien, pero…

—pero que…

— estoy atada a cumplir con lo que el pide, su… su negocio consiste en algo horrible.

— ¿que te obliga a hacer?— deja la botella a un lado.

— me obliga a drogar a mis clientes,  para posteriormente robarles un órgano.

— ¡oh mierda! —se sorprendió mucho.

— hace una semana tuve que hacerlo, —llora —yo no quiro, pero si no lo hago dice que prostituirá a Judith, he visto como van hombres y le piden niñas, niñas. ¿Te imaginas? No quiero eso para ella, cada ves que la voy a ver la tengo que revisar, bañarla y tocarla a ver si no le han hecho nada, me preocupa ella, y ya no se que inventarle, ya tiene 11 años, ya hace preguntas que se me dificultan responder. Yo no quiero seguir haciéndolo, no quiero dañar a las personas, pero son ellos o Judith…

— entonces… tu… yo…¿pensanste en…?

— no, contigo no, jamás lo haría, la primera ves que nos vimos, ¿recuerdas que salía  contestar?

— si.

— era rex, el me pidió una victima mas, yo me negué, le dije que el cliente con que estaba era abstemio, no se la creyó por mucho, hace una semana tuve que cumplirle, me amenazó, así que…

— tuviste que… matar a alguien…

— no, no lo matan, solo le roban un órgano, este ves fue un riñón, es lo mas común, pero queda vivo, rex tiene un amigo cirujano muy bueno, el los opera cuando yo los duermo y los llevamos a un lugar alejado.

— valla, ¿y quien era? ¿Era un joven o un hombre más grande?

— era un hombre mayor, tendría unos 48 años, tuve que hacerlo —llora.

— antes de ese… ¿hubo otros?

— desde que rex tiene a mi hermana he tenido que drogar a unos 3 sujetos en lo que va del año que llevo en esto, el primero era un sujeto de unos 30 años,  fue el mas difícil, estaba nerviosa, casi arruino todo, pero al final logre drogarlo… después el segundo fue un empresario, me contrató cuando estaba en la  avenida 53. El fue mas simple, el sujeto estaba muy excitado, y tenia predilección por las jovencitas, además era fetichista, hizo que me disfrazara de enfermera, se llamaba Fernando, tuve tiempo de hablar con el, eso fue peor… después de drogarlo lo saqué del hotel al que fuimos, rex me esperaba afuera con una camioneta,  lo llevamos  a un hotel en la carretera 53 de santa Laura, justo me dieron el cuarto 12, ¿sabes?

— ah, por eso… ahora entiendo.

—ahí lo operaron, el amigo de rex ya estaba registrado en otra habitación, solo fue cuestión de que le pasara la voz, yo no quise ver, me fui al baño, y me quedé ahí hasta que terminaron la cirugía, después de eso nos fuimos.

— debiste estar muy asustada.

— la policía no me preocupaba, ya que esos hombres no se atreven a denunciar, por vergüenza, no lo se…

— claro, tiene sentido.

— desde esa ocasión no volví a hacerlo, solo me prostituía, hasta que rex quiso un nuevo órgano, no me quedó mas que… volver a hacerlo, la misma técnica, lo drogué, lo saqué. Lo llevamos a un hotel lejano, el cirujano nos esperaba y le quitaba un órgano, esta ves un riñón nuevamente. Rex me ha dicho que para antes del sábado, de pasado mañana quiere un pulmón, y la verdad no quiero seguir con esto, pero… no tengo opción.

— valla, esto es increíble, de verdad que si…

—yo no se como salir de esto, yo… quisiera sacar a mi hermana y largarme, pero no puedo, no sin que rex me mate o le haga algo a Judith.

— ¿ese rex, donde esta ahora? —pregunta Kevin.

— ¿que?

— ¿Qué donde esta? ¿Dónde lo encuentras?

— esta en el club, ¿por que? —pregunta ella.

— creo que… tu podrías ayudarme a terminar mi lista ¿sabes?

— ¿que?

— necesito antes de morir, terminar esa lista y hay cosas que me faltan tachar. dime cuales son.

Sandra revisa la lista que estaba a su lado.

Emborracharme un día entero

Fumar marihuana

Comprar pornografía

Agarrarme a golpes con un desconocido.

Conseguir un arma.

Matar a aun delincuente

Terminar con andrea

Hacer algo realmente bueno por alguien que no conozca.

Contratar una prostituta.

Tatuarme

Escribir mi testamento.

Matarme

— no entiendo que dices, pero falta marcar: matar a un delincuente, hacer algo bueno por alguien que no conoces, escribir tu testamento y… el último prefiero no mencionarlo.

— matarme, bien… ¿sabes? te ayudare a recuperar a tu hermana.

— ¿como dices? ¡¿Estas loco?! —exclama Sandra.

— mira, no es justo que sigas haciendo cosa que no quieres, menos extorsionada por un desgraciado. — se levanta y saca un arma de la parte trasera de su pantalón.

— ¿traías un arma todo este tiempo? —dice sorprendida.

— si, ¿como crees que terminaría mi lista? La necesitaría en algún momento pero no sabia cuando. Ahora creo que podremos usarla.

— Kevin, creo que estas fuera de ti, yo… yo no te dije esto para que e ayudes, tu…

— escucha, te prometo que rescataremos a tu hermana, y tu podrás largarte de la ciudad, o ir a otra parte, donde quieras, ¿no te gustaría eso?

— si, pero es mas complicado que ir con un ara y…

— tengo planeado algo, se me ocurrió algo que servirá.

— no lo se, tengo miedo.

— jejeje… no lo tengas, no te pasara nada ni a ti ni a Judith, te lo prometo, confía en mi —saca unas pastillas y las toma— créeme, Sandra, déjame hacer esto por ti, te lo ruego.

—yo…

— que sea mi regalo de despedida para ti, y el tuyo para mi, preciosa.

— ¿en que piensas?

En sonríe.

—créeme resultará.

El plan de Kevin era simple, se haría pasar por una victima, así haría que rex venga a recoger a Sandra, unas ves que este esté en el auto de rex, usara el arma para amenazarlo y hacer que libere a Judith, el plan era simple.

Sandra llama a rex y le dice que ya tiene a un sujeto drogado, rex no pierde tiempo, le dice que iba en seguida que la llamaría cuando esté estacionado al frente del hotel.

Kevin esconde el arma en el bolso de Sandra, y le dice a que haga lo que hizo en los demás casos, que no esté nerviosa, que cuando llegue el momento propicio el reaccionaria.

Sandra e dijo como debía actuar simulando los afectos de la droga que le daba a las victimas, en 18 minutos rex estaba fuera, todo listo, comenzó la actuación.

Sandra baja hasta la recepción con kevin, que esta actuando como drogado, tal como Sandra le enseñó, salen del hotel y afuera estaba la camioneta de rex, estaba el solo, no habia nadie mas, tal como mencionó Sandra. Sandra ayuda a Kevin a subir al auto, salieron en dirección desconocida, pasado unos 10 minutos en los que Kevin fingía hablar incoherencias fingió desmayarse.

En el camino Sandra trataba de estar tranquila, pero no dejaba de temblar.

— ¿por que tiemblas? ¿Tienes frio, Sandra?— pregunta rex.

— yo… mas o menos, lo que pasa es que este sujeto me metió a la tina con agua helada, no se que fetiche tan raro tenia…

— ya veo, entonces cierra las ventanas, no quiero que te vallas a enfermar.

Eso mismo hizo.

— dime, ¿el doctor ya está en el hotel al que vamos, rex?

— si, ya debe estar allá, y si no está lo esperamos un rato, aun así, lo llamare al llegar.

— ¿a que hotel vamos?—pregunta Sandra, nuevamente.

— a uno en la salida a la carretera 87, cerca a la carretera central, es un hotelucho de mala muerte. ¿Pero eso a ti que te importa?

— no, es solo que trato de hablar para que se me pase el frio…

— pues cállate, no me gusta hablar mientras conduzco.

— ok, solo dime, ¿como esta Judith?

— cada día mas sensual, no se cuanto pueda soportar antes de hacerle  el amor como te lo hice a ti la primera ves.

— estúpido.

— jajaja… no preguntes entonces, ya te dije que no quiero escucharte mientras conduzco.

Mas tarde a las 10:00pm  llegan al hotelucho en la carretera centrar,  al no ver el auto del cirujano, supone que este aun no ha llegado.

Sandra le pide ayuda para bajar a Kevin que seguía fingiendo estar drogado.

Así ingresan al hotel, piden una habitación y le dan la habitación 12, Sandra no puede evitar sorprenderse por tremenda casualidad. Se dirigen a la habitación y acuestan a Kevin sobre la cama, rex ordena a Sandra que desnude a Kevin, mientras el se acerca a la ventana y marca en su celular al cirujano.

Mientras el hacia eso, Sandra le da a Kevin la pistola que tenia en su bolso, mientras rex hablaba con el cirujano diciéndole que ya llego al lugar y que estaba en el cuarto 12, cuando este termina de hablar, Kevin reacciona.

— ¡deja ese celular, hijo de puta! ¡Y date la vuelta! — grita Kevin

Rex gira sorprendido

— maldita, perra, tu sabias de esto.

— suelta el celular, ¡ahora! —grita kevin, nuevamente.

—Muy bien, muy bien, lo suelto —eso mismo hace— ¿y ahora que harán, me van a matar? ¿Me llevaran preso?

— iremos por mi hermana, maldito desgraciado — dice Sandra.

— arrójanos las llaves de tu auto,  ¡ahora! —dice kevin.

Ex con una sonrisa en la cara les arroja las llaves, Sandra las toma.

—ahora voltéate, coloca las manos atrás.

Sandra ata a rex con los cables del televisor, y también con algunas tiras de tela que sacó de la cortina, lo atan fuertemente los marcos de la ventana de la habitación, luego lo amordazan.

—vámonos, Kevin— dice Sandra.

— Espera —dice Kevin, apuntándole a la cabeza a rex — voy a darle un balazo a este desgraciado.

— no, no lo hagas, por favor, vamos por mi hermana y  ahí termina todo, no te ensucies las manos, por favor, no lo hagas.

— esta basura es un delincuente, no merece vivir, Sandra, ¿no recuerdas lo que te hizo?

— si, pero no lo mates, llamaremos a la policía, le diremos quien es, se pudrirá en la cárcel, eso será pero para el, lo se, lo conozco, vámonos Kevin.

Sandra coge del brazo a Kevin, intentando sacarlo de la habitación.

— basura, ¡no mereces vivir!— Kevin golpea fuertemente a rex en uno izquierdo, con el arma, dañándole gravemente el ojo.

Sandra y Kevin salen rápidamente del hotel, pero deben detenerse ya que Sandra reconoce el auto del cirujano que estaba llegando, así que se ocultan en unas ramas que había por ahí, el cirujano baja del auto con un contenedor, en donde guardaba sus instrumentos quirúrgicos, al ingresar a la recepción, Kevin y Sandra salen corriendo de los arbustos y se suben al auto de rex y parten, en dirección al club en donde esta la hermanita de Sandra.

Mientras el cirujano llega a la habitación 12, y escucha gemidos, después de preguntar unas veces, reconoce los gemidos de rex y abre la puerta a la fuerza, cual fue su sorpresa al ver a rex ahí, atado y desangrándose del ojo.

Le saca la mordaza.

—¡¡esa maldita perra, me engañó!! ¡¡Tenemos que ir al club!! ¡¡¡Ahora mismo!!! —grita rex. — ¡¡esos 2, están muertos!!

Kevin conduce rápidamente, lo mas rápido posible mientras Sandra lo gua en dirección al club, sabían que no tenían mucho tiempo, a lo mas tendrían 15 minutos de ventaja, con la velocidad que tenían y tomando en cuenta que la camioneta de rex era mas veloz que el auto que traía el cirujano.

Casi a las 11:34 pm llegan al club LA GATA COLA ROSA, el club que pertenecía a rex, estacionan el auto una cuadra antes, bajan y corren al club, ella ingresa con el diciendo que es un cliente, ella es conocida ahí, ya dentro de dirigen  al 4to piso del club hotel, en el 4to piso estaba la habitación que pertenecía a Judith, la hermana de Sandra.

Sube rápidamente y usan la llave de rex para abrir la puerta, dentro estaba la pequeñita, ahí dormida en su pequeña cama, Sandra ingresa y la ve ahí dormida, la despierta de un beso en la mejilla.

— Sandra, hola,  hermanita. —le dice la pequeña abrazándola y besándola —te extrañe.

— yo también a ti, bebé.

—Sandra, debemos irnos, no me siento muy bien, vámonos. —dice Kevin, algo mareado.

— ¿quiene es el?— pregunta Judith.

— es un buen amigo, se llama Kevin,

— hola preciosa, es un placer —dice kevin, —debemos irnos.

— si, ahora vámonos de aquí, amor, ¡vámonos!

Sandra carga a su hermana y salen de la habitación.

Mientras rex estaba llegando también al club,  el y el doctor bajan del auto e ingresan, en la entrada rex le pregunta al portero si entró Sandra, el le responde que si, entró con un sujeto con barba y que aun no salían.

— ¡Perfecto!, —dice rex, —no dejes que esa puta de mierda e valla de este lugar ¿entiendes?

— ok, señor —contesta el portero.

Rex toma el arma del portero, el y el cirujano ingresan, el cirujano también traía un arma en el bolsillo.

 Sandra, la pequeña Judith y Kevin estaban bajando las escaleras del segundo piso cuando ven que rex estaba subiendo, rex sube la vista y los ve ahí también atreves de la escalera que era  perpendicular, entonce este no teme dispararles, Kevin Sandra y la pequeña deben agacharse, Kevin también dispara el arma, para poder cubrirse y subir, regresan al tercer piso, Kevin dispara unas veces mas, lo que alarma a las personas que estaban en ese piso , algunas incluso por el miedo salen desnudas.

Kevin comienza a gritarle a las personas diciéndole que baje, que se valla, lo que hace que todo se apresuren a tratar de bajar por las escalaras, lo que detiene el paso de rex, que tenia que abrirse camino no por pocas personas y prostitutas asustadas.

— ¿hay otra manera de salir de aquí? —pregunta Kevin a Sandra.

—la escalera de emergencia, da a la calle, pero… —se acerca a la ventana, que estaba en el final del pasillo —es muy peligrosa y Está oxidada.

— pues tienes que tratar de salir por ahí, Sandra, no hay otra manera. No tenemos tiempo.

Rex ya estaba cerca, estaba a segundos de llegar al tercer piso.

Sandra se arma de valor y hace que su hermana se agarre fuertemente de ella, de su espalda, Kevin, la ayuda, ya que no era nada estable, esa escalera de emergencia.

— vamos, tu puedes, solo debes agarrarte bien. —le dice kevin

— ahora tu, vamos. Ven con nosotras, rápido.

Kevin mira atrás, sabia que en segundos llegaría rex, sabia que la escalera estaba muy vieja y no soportaría a los 3, por mas delgado que este estuviera.

— bajá tú, Sandra, después te alcanzaré, te lo prometo, preciosa, ¡baja ahora!

— pero…

— pero nada, baja, ya viene… — en eso antes que l terminara lo que estaba por decir un balazo le cae en la espalda.

— ¡¡no!! —grita  Sandra al ver a Kevin, escupir sangre, y escuchar el fuerte sonido de la bala, Kevin cae, sobre el marco de la ventana, pero aun estaba vivo, logra sostenerse, gira y dispara también, rex logra esquivar pero el cirujano no, le da en la frente, este cae, rex  se cubre tras la escalera.

— ¡¡vas a morir, hijo de puta!!— grita rex, y dispara unas cuantas veces mas, no logra darle a Kevin nuevamente.

— ¡Kevin, aguanta, debes venir con nosotras, por favor! —suplicaba Sandra, ahí en la escalera de emergencia.

Kevin dispara unas veces mas, para asustar a rex.

— no puedo, Sandra —escupe sangre— debes irte, ya es suficiente, debes sacar a tu hermana de aquí, no seas tonta, no pierdas tiempo. ¡Vete!

— Kevin.

— ¡vete! —grita.

— ¡no escaparan naditos! —grita rex, dispara unas veces mas, esta ves le da en el hombro a Kevin.

— ¡¡no!! —grita Sandra.

— ¡vete o todo esto será por las puras!, ¡¡¿eso quieres?!!

— no, no, pero no quiero dejarte… yo..

— vete, y prométeme que estarás bien, Sandra.

— Kevin…

Sandra ve a Kevin, lo coge del rostro y le da un beso en la boca, en eso un nuevo balazo le cae a Kevin en la espalda nuevamente.

—Vete… —es lo ultimo que le dice Kevin a  Sandra, ella comienza a bajar cuidadosa pero rápidamente las escaleras de emergencia que dan al callejón de la calle.

Kevin, se deja caer y se recuesta en el piso, boca abajo, gira un poco su cuerpo y apunta a las escaleras con intensión de dispararle a rex.

Rex dispara una ves mas, y mira al corredor, ve a Kevin en el suelo, sosteniendo el arma con las justas, ya no podía mas.

Rex ríe y decide salir.

— ya no puedes mas, verdad, jajaja… estas muriendo. —Camina lentamente apuntado a Kevin — ¿ya no puedes ni aprestar el gatillo, no es así? Estas mal, amigo.

Se acerca a el, Kevin sostenía el arma, temblorosamente, espera a tenerlo cerca, una distancia a la que pudiera distinguirlo ya que el tumor de su cerebro le había hecho perder gran parte de su visión.

— yo… yo…. —escupe sangre.

— jejeje… vas a morir. —rex le apunta a matar.

En eso kevin dispara nuevamente, dándole en el pecho a rex, quien cae  al piso.

Kevin suelta el arma, pero con una sonrisa en la cara murmura en boz muy baja:

—lista… terminada.

Kevin pierde el conocimiento, comienza a desangrarse.

Fuera Sandra logra bajar las escaleras de emergencia, mira arriba y no ve nada, no puede perder tiempo, con lagrimas en los ojos y abrazando a su hermana se aleja atreves del callejón de la calle.

Fin

Franck palacios grimaldo.

Miércoles, 10 de marzo del 2010.

Registrarte y comentar la historia

Comentarios:

Escrito por: nayeli25       15/03/10 04:30
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
me ha gustado mucho amigo, que forma de escribir, pero que triste historia.
sobre todo por que se que realmente esa cosas suceden en la vida real.
Escrito por: ines209       12/03/10 02:11
Hacerse amigos Hacerse amigos                 Enviar correo Enviar correo
excelente me gunto mucho
Páginas: 1

Imprimir

Enviar historia

Enviar a Facebook
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar relatos