Fecha: 14/12/11 01:46

,.-.BORRADO POR EL ATROFIADO SABOTIADOR.-. HANKSAUL.-.

BORRADO POR EL ATROFIADO SABOTEADOR .-. HANKSAUL.-.

BORRADO PO EL ATROFIADO BOICOTEADOR.-. HANKSAUL.-.
..ta que Santa Claus agradecido ¡ Era otomano el hombre . Viva La Navidad .-
La Máquina De Follar

Charles Bukowski



Hacía mucho calor aquella noche en el Bar de Tony. Ni siquiera pensaba en follar. Sólo en beber cerveza fresca. Tony nos puso un par para mí y para Mike el Indio, y Mike sacó el dinero. Le dejé pagar la primera ronda. Tony lo echó en la caja registradora, aburrido, y miró alrededor... Había otros cinco o seis mirando sus cervezas. Imbéciles. Así que Tony se sentó con nosotros.
-¿qué hay de nuevo, Tony? -pregunté.
-es una mierda -dijo Tony.
-no hay nada nuevo.
-mierda -dijo Tony.
-ay, mierda -dijo Mike el Indio.
Bebimos las cervezas.
-¿qué piensas tú de la Luna? -pregunté a Tony.
-mierda -dijo Tony.
-sí -dijo Mike el Indio-, el que es un carapijo en la Tierra, es un carapijo en la Luna, qué mas dá.
-dicen que probablemente no haya vida en Marte -comenté.
-¿y qué coño importa? -preguntó Tony.
-ay, mierda -dije-. Dos cervezas más.
Tony las trajo, luego volvió a la caja con su dinero. Lo guardó. Volvió.
-mierda, vaya calor. Me gustaría estar más muerto que los antiguos.
-¿adónde crees tú que van los hombres cuando mueren, Tony?
-¿y qué coño importa?
-¿tú no crees en el Espíritu Humano?
-¡eso son cuentos!
-¿y qué piensas del Che, de Juana de Arco, de Billy el Niño, y de todos esos?
-cuentos, cuentos.
Bebimos las cervezas pensando en esto.
-bueno -dije-, voy a echar una meada.
Fui al retrete y allí, como siempre, estaba Petey el Búho.
La saqué y empecé a mear.
-vaya polla más pequeña que tienes -me dijo.
-cuando meo y cuando medito sí. Pero soy lo que tú llamas un tipo elástico. Cuando llega el momento, cada milímetro de ahora se convierte en seis.
-hombre, eso está muy bien, si es que no me engañas. Porque ahí veo por lo menos cinco centímetros.
-es sólo el capullo.
-te doy un dólar si me dejas chupártela.
-no es mucho.
-eso es más que el capullo. Seguro que no tienes más que eso.
-vete a la mierda, Petey.
-ya volverás cuando no te quede dinero para cerveza.
Volví a mi asiento.
-dos cervezas más -pedí.
Tony hizo la operación habitual. Luego volvió.
-vaya calor, voy a volverme loco -dijo.
-el calor te hace comprender precisamente cuál es tu verdadero yo -le expliqué a Tony.
-¡corta ya! ¿me estás llamando loco?
-la mayoría lo estamos. Pero permanece en secreto.
-sí, claro, suponiendo que tengas razón en esa chorrada, dime,
¿cuántos hombres cuerdos hay en la tierra? ¿hay alguno?
-unos cuantos.
-¿cuántos?
-¿de todos los millones que existen?
-sí, sí.
-bueno, yo diría que cinco o seis.
-¿cinco o seis? -dijo Mike el Indio-. ¡hombre no jodas!
-¿cómo sabes que estoy loco? Di -dijo Tony-. ¿cómo podemos funcionar si estamos locos?
-bueno, dado que estamos todos locos, hay sólo unos cuantos para controlarnos, demasiado pocos, así que nos dejan andar por ahí con nuestras locuras. De momento, es todo lo que pueden hacer. Yo en tiempos creía que los cuerdos podrían encontrar algún sitio donde vivir en el espacio exterior mientras nos destruían. Pero ahora sé que también los locos controlan el espacio.
-¿cómo lo sabes?
-porque ya plantaron la bandera norteamericana en la luna.
-¿y si los rusos hubieran plantado una bandera rusa en la luna?
-sería lo mismo -dije.
-¿entonces tú eres imparcial? -preguntó Tony.
-soy imparcial con todos los tipos de locura.
Silencio. Seguimos bebiendo. Tony también; empezó a servirse whisky con agua.
Podía; era el dueño.
-coño, qué calor hace -dijo Tony.
-mierda, sí -dijo Mike el Indio.
Entonces Tony empezó a hablar.
-locura -dijo- ¿y si os dijera que ahora mismo está pasando algo de auténtica locura?
-claro -dije.
-no, no, no... ¡quiero decir AQUI, en mi bar!
-¿sí?
-sí. Algo tan loco que a veces me da miedo.
-explícame eso, Tony -dije, siempre dispuesto a escuchar los cuentos de los otros.
Tony se acercó más.
-conozco a un tío que ha hecho una máquina de follar. No esas chorradas de las revistas de tías. Esas cosas que se ven en los anuncios.
Botellas de agua caliente con coños de carne de buey cambiables, todas esas chorradas. Este tipo lo ha conseguido de veras. Es un científico alemán, lo cogimos nosotros, quiero decir nuestro gobierno. Antes de que pudieran agarrarlo los rusos. No lo contéis por ahí.
-claro hombre, no te preocupes...
-von Brashlitz. El gobierno intentó hacerle trabajar en el ESPACIO. No hubo nada que hacer. Es un tipo muy listo, pero no tiene en la cabeza más que esa MAQUINA DE FOLLAR. Al mismo tiempo, se considera una especie de artista, a veces dice que es Miguel Angel... Le dieron una pensión de quinientos dólares al mes para que pudiera seguir lo bastante vivo para no acabar en un manicomio. Anduvieron vigilándole un tiempo, luego se aburrieron o se olvidaron de él, pero seguían mandándole los cheques, y de vez en cuando, una vez al mes o así, iba un agente y hablaba con él diez o veinte minutos,
Mandaba un informe diciendo que aún seguía loco y listo. Así que él andaba por ahí de un sitio a otro, con su gran baúl rojo hasta que, por fin, una noche,
Llega aquí y empieza a beber. Me cuenta que es sólo un viejo cansado, que necesita un lugar realmente tranquilo para hacer sus experimentos. Y le escondí aquí. Aquí vienen muchos locos, ya sabéis.
-sí -dije yo.
-luego, amigos, empezó a beber cada vez más, y acabó contándomelo.
Había hecho una mujer mecánica que podía darle a un hombre más gusto que ninguna mujer real de toda la historia... Además sin tampax, ni mierdas, ni discusiones.
-llevo toda la vida buscando una mujer así -dije yo.
Tony se echó a reír.
-y quién no. Yo creía que estaba chiflado, claro, hasta que una noche después de cerrar subí con él y sacó la MAQUINA DE FOLLAR del baúl rojo.
-¿y?
-fue como ir al cielo antes de morir.
-déjame que imagine el resto -le pedí.
-imagina.
-von Brashlitz y su MAQUINA DE FOLLAR están en este momento arriba, en esta misma casa.
-eso es -dijo Tony.
-¿cuánto?
-veinte billetes por sesión.
-¿veinte billetes por follarse una máquina?
-ese tipo ha superado a lo que nos creó, fuese lo que fuese. Ya lo verás.
-Petey el Búho me la chupa y me da un dólar.
-Petey el Búho no está mal, pero no es un invento que supere a los dioses.
Le di mis veinte.
-te advierto, Tony, que si se trata de una chifladura del calor,
Perderás a tu mejor cliente.
-como dijiste antes, todos estamos locos de todas formas. Puedes subir.
-de acuerdo -dije.
-vale -dijo Mike el Indio-. Aquí están mis veinte.
-os advierto que yo sólo me llevo el cincuenta por ciento. El resto es para von Brashlitz. Quinientos de pensión no es mucho con la inflación y los impuestos, y von B. Bebe cerveza como un loco.
-de acuerdo -dije-. Ya tienes los cuarenta. ¿dónde está esa inmortal MAQUINA DE FOLLAR?
Tony levantó una parte del mostrador y dijo:
-pasad por aquí. Tenéis que subir por la escalera del fondo. Cuando lleguéis llamáis y decís «nos manda Tony».
-¿en cualquier puerta?
-la puerta 69.
-vale -dije-, ¿qué más?
-listo -dijo Tony-, preparad las pelotas.
Encontramos la escalera. Subimos.
-Tony es capaz de todo por gastar una broma -dije.
Llegamos. Allí estaba: puerta 69.
Llamé:
-nos manda Tony.
-¡oh, pasen, pasen, caballeros!
Allí estaba aquel viejo chiflado con aire de palurdo, vaso de cerveza en la mano, gafas de cristal doble. Como en las viejas películas. Tenía visita al parecer, una tía joven, casi demasiado, parecía frágil y fuerte al mismo tiempo.
Cruzó las piernas, toda resplandeciente: rodillas de nylon, muslos de nylon, y esa zona pequeña donde terminan las largas medias y empieza justo esa chispa de carne. Era todo culo y tetas, piernas de nylon, risueños ojos de límpido azul...
-caballeros... Mi hija Tanya...
-¿qué?
-sí, ya lo sé, soy tan... Viejo... Pero igual que existe el mito del negro que está siempre empalmado, existe el de los sucios viejos alemanes que no paran de follar. Pueden creer lo que quieran. De todos modos, ésta es mi hija Tanya...
-hola, muchachos -dijo ella sonriendo.
Luego todos miramos hacia la puerta en que había ese letrero: SALA DE ALMACENAJE DE LA MAQUINA DE FOLLAR.
Terminó su cerveza.
-bueno... Supongo, muchachos, que venís a por el mejor POLVO de todos los tiempos...
-¡papaíto! -dijo Tanya-. ¿por qué tienes que ser siempre tan grosero?
Tanya recruzó las piernas, más arriba esta vez, y casi me corro.
Luego, el profesor terminó otra cerveza, se levantó y se acercó a la puerta del letrero SALA DE ALMACENAJE DE LA MAQUINA DE FOLLAR. Se volvió y nos sonrió. Luego, muy despacio, abrió la puerta. Entró y salió rodando aquel chisme que parecía una cama de hospital con ruedas.
El chisme estaba DESNUDO, una mesa de metal.
El profesor nos plantó aquel maldito traste delante y empezó a tararear una cancioncilla, probablemente algo alemán.
Una masa de metal con aquel agujero en el centro. El profesor tenía una lata de aceite en la mano, la metió en el agujero y empezó a echar sin parar de aquel aceite. Sin dejar de tararear aquella insensata canción alemana.
Y siguió un rato echando aceite hasta que por fin nos miró por encima del hombro y dijo: «bonita, ¿eh?». Luego, volvió a su tarea, a seguir bombeando aceite allí dentro.
Mike el Indio me miró, intentó reírse, dijo:
-maldita sea... ¡han vuelto a tomarnos el pelo!
-si -dije yo-, estoy como si llevara cinco años sin echar un polvo,
Pero tendría que estar loco para meter el pijo en ese montón de chatarra.
Von Brashlitz soltó una carcajada. Se acercó al armario de bebidas. Sacó otro quinto de cerveza, se sirvió un buen trago y se sentó frente a nosotros.
-cuando empezamos a saber en Alemania que estaba perdida la guerra, y empezó a estrecharse el cerco, hasta la batalla final de Berlín, comprendimos que la guerra había tomado un giro nuevo: la auténtica guerra pasó a ser entonces quién agarraba más científicos alemanes. Si Rusia conseguía la mayoría de los científicos o si los conseguía Norteamérica... Los que más consiguieran serían los primeros en llegar a la Luna, los primeros en llegar a Marte... Los primeros en todo. En fin, el resultado exacto no lo sé...
Numéricamente o en términos de energía cerebral científica. Sólo sé que los norteamericanos me cogieron primero, me agarraron, me metieron en un coche, me dieron un trago, me pusieron una pistola en la sien, hicieron promesas,
Hablaron y hablaron. Yo lo firmé todo...
-todas esas consideraciones históricas me parecen muy bien -dije yo-.
Pero no voy a meter la polla, mi pobrecita polla, en ese cacharro de acero o de lo que sea. Hitler debía ser realmente un loco para confiar en usted.
¡ojalá le hubieran echado el guante los rusos! ¡yo lo que quiero es que me devuelvan mis veinte dólares!
Von Brashlitz se echó a reír.
-jiii jiii jiii ji... Es sólo mi bromita de siempre. Jiii jiii jiii ji!
Metió otra vez el cacharro en el cuartito. Cerró la puerta.
-¡ay, ji jiii ji! -bebió otro trago de schnaps.
Luego se sirvió más. Lo liquidó.
-caballeros, ¡yo soy un artista y un inventor! Mi MAQUINA DE FOLLAR es en realidad mi hija, Tanya...
-¿más chistecitos, von? -pregunté.
-¡no es ningún chiste! ¡Tanya! ¡ponte en el regazo de este caballero!
Tanya soltó una carcajada, se levantó, se acercó, y se sentó en mi regazo.
¿Una MAQUINA DE FOLLAR? ¡no podía serlo! Su piel era piel, o lo parecía, y su lengua cuando entró en mi boca al besarnos, no era mecánica... Cada movimiento era distinto, y respondía a los míos.
Me lancé inmediatamente, le arranqué la blusa, le metí mano en las bragas,
Hacía años que no estaba tan caliente; luego nos enredamos; de algún modo acabamos de pie... Y la entré de pie, tirándole de aquel pelo largo y rubio,
Echándole la cabeza hacia atrás, luego bajando, separándole las nalgas y acariciándole el ojo del culo mientras le atizaba, y se corrió... La sentí estremecerse, palpitar, y me corrí también.
¡nunca había echado polvo mejor!
Tanya se fue al baño, se limpió y se duchó, y volvió a vestirse para Mike el Indio. Supuse.
-el mayor invento de la especie humana -dijo muy serio von Brashlitz.
Tenía toda la razón.
Por fin Tanya salió y se sentó en mi regazo.
-¡NO! ¡NO! ¡TANYA! ¡AHORA LE TOCA AL OTRO! ¡CON ESE ACABAS DE FOLLAR!
Ella parecía no oír, y era extraño, incluso en una MAQUINA DE FOLLAR, porque yo nunca había sido muy buen amante, la verdad.
-¿me amas? -preguntó.
-sí.
-te amo, y soy muy feliz. Y... Teóricamente no estoy viva. Ya lo sabes, ¿verdad?
-te amo, Tanya, eso es lo único que sé.
-¡cago en tal! -chilló el viejo-. ¡esta JODIDA MAQUINA!
Se acercó a la caja barnizada en que estaba escrita la palabra TANYA a un lado. Salían unos pequeños cables; había marcadores y agujas que temblequeaban, y varios indicadores, luces que se apagaban y se encendían,
Chismes que tictaqueaban... Von B. Era el macarra más loco que había visto en mi vida. Empezó a hurgar en los marcadores, luego miró a Tanya:
-¡25 AÑOS! ¡toda una vida casi para construirte! ¡tuve que esconderte incluso de HITLER! Y ahora... ¡pretendes convertirte en una simple y vulgar puta!
-no tengo veinticinco -dijo Tanya-. Tengo veinticuatro.
-¿lo ves? ¿lo ves? ¡como una zorra normal y corriente!
Volvió a sus marcadores.
-te has puesto un carmín distinto -dije a Tanya.
-¿te gusta?
-¡oh, sí!
Se inclinó y me besó.
Von B. Seguía con sus marcadores. Tenía el presentimiento de que ganaría él.
Von Brashlitz se volvió a Mike el Indio:
-no se preocupe, confíe en mí, no es más que una pequeña avería. Lo arreglaré en un momento.
-eso espero -dijo Mike el Indio-. Se me ha puesto en treinta y cinco centímetros esperando y he pagado veinte dólares.
-te amo -me dijo Tanya-. No volveré a follar con ningún otro hombre.
Si puedo tenerte a ti, no quiero a nadie más.
- te perdonaré Tanya, hagas lo que hagas.
El profe estaba corridísimo. Seguía con los cables pero nada lograba.
-¡TANYA! ¡AHORA TE TOCA FOLLAR CON EL OTRO! Estoy... Cansándome ya...
Tengo que echar otro traguito de aguardiente... Dormir un poco... Tanya...
-oh -dijo Tanya- ¡este jodido viejo! ¡tú y tus traguitos, y luego te pasas la noche mordisqueándome las tetas y no puedo dormir! ¡ni siquiera eres capaz de conseguir un empalme decente! ¡eres asqueroso!
-¿COMO?
-¡DIJE «QUE NI SIQUIERA ERES CAPAZ DE CONSEGUIR UN EMPALME DECENTE»!
-¡esto lo pagarás Tanya! ¡eres creación mía, no yo creación tuya!
Seguía hurgando en sus mágicos marcadores. Quiero decir, en la máquina. Estaba fuera de sí, pero se veía claramente que la rabia le daba una clarividencia que le hacía superarse.
-es sólo un momento, caballero -dijo dirigiéndose a Mike-. ¡sólo tengo que ajustar los cuadros electrónicos! ¡un momento! ¡vale! ¡ya está!
Entonces se levantó de un salto. Aquel tipo al que habían salvado de los rusos.
Miró a Mike el Indio.
-¡ya está arreglado! ¡la máquina está en orden! ¡a divertirse caballero!
Luego, se acercó a su botella de aguardiente, se sirvió otro pelotazo y se sentó a observar.
Tanya se levantó de mi regazo y se acercó a Mike el Indio. vi. que Tanya y Mike el Indio se abrazaban.
Tanya le bajó la cremallera. Le sacó la polla, ¡menuda polla tenía el tío!
Había dicho treinta y cinco centímetros, pero parecían por lo menos cincuenta.
Luego Tanya rodeó con las manos la polla de Mike.
Él gemía de gozo.
Luego la arrancó de cuajo. La tiró a un lado.
Vi el chisme rodar por la alfombra como una disparatada salchicha, dejando tristes regueruelos de sangre. Fue a dar contra la pared. Allí se quedó como algo con cabeza pero sin piernas y sin lugar alguno a donde ir... Lo cual era bastante cierto.
Luego, allá fueron las BOLAS volando por el aire. Una visión saltarina y pesada. Simplemente aterrizaron en el centro de la alfombra y no supieron qué hacer más que sangrar.
Así que sangraron.
Von Brashlitz, el héroe de la invasión rusonorteamericana, miró ásperamente lo que quedaba de Mike el Indio, mi viejo camarada de sople, rojo rojo allá en el suelo, manando por su centro... Von B. Se dio el piro, escaleras abajo...
La habitación 69 había hecho de todo salvo aquello.
Luego le pregunté a ella:
-Tanya, habrá problemas aquí muy pronto. ¿por qué no dedicamos el número de la habitación a nuestro amor?
-¡como quieras, amor mío!
Lo hicimos, justo a tiempo; y luego entraron aquellos idiotas.
Uno de aquellos enterados declaró entonces muerto a Mike el Indio.
Y como von B. Era una especie de producto del gobierno norteamericano, en seguida se llenó aquello de gente, varios funcionarios de mierda de diversos tipos, bomberos, periodistas, la pasma, el inventor, la CIA, el FBI y otras diversas formas de basura humana.
Tanya vino y se sentó en mi regazo.
-ahora me matarán. Procura no entristecerte, por favor.
No contesté.
Luego von Brashlitz se puso a chillar, apuntando a Tanya:
-¡SE LO ASEGURO, CABALLEROS, ELLA NO TIENE NINGUN SENTIMIENTO!
¡CONSEGUI QUE HITLER NO LA AGARRASE! ¡se lo aseguro, no es más que una MAQUINA!
Todos se limitaron a quedarse allí mirándole. Nadie le creía.
Era ni más ni menos la máquina más bella, la mujer por así decirlo, que habían visto en su vida.
-¡maldita sea! ¡majaderos! Toda mujer es una máquina de follar, ¿es que no se dan cuenta? ¡apuestan al mejor caballo! ¡EL AMOR NO EXISTE! ¡ES UN ESPEJISMO DE CUENTO DE HADAS COMO LOS REYES MAGOS!
Aun así no le creían.
-¡ESTO es sólo una máquina! ¡no tengan ningún MIEDO! ¡MIREN!
Von Brashlitz agarró uno de los brazos de Tanya.
Lo arrancó de cuajo del cuerpo.
Y dentro, dentro del agujero del hombro, se veía claramente, no había más que cables y tubos, cosas enroscadas y entrelazadas, además de cierta sustancia secundaria que recordaba vagamente la sangre.
Y yo vi a Tanya allí de pie con aquellos alambres enroscados colgándole del hombro donde antes tenía el brazo. Me miró:
-¡por favor, hazlo por mí! Recuerda que te pedí que no te pusieras triste.
Vi como se echaban sobre ella, como la destrozaban y la violaban y la mutilaban.
No pude evitarlo. Apoyé la cabeza en las rodillas y me eché a llorar...

Mike el Indio nunca llegó a cobrarse sus veinte dólares.

Pasaron unos meses. No volví al bar. Hubo juicio, pero el gobierno eximió de toda culpa a von B. Y a su máquina. Me trasladé a otra ciudad. Lejos. Y un día estaba sentado en la peluquería y cogí una revista pornográfica. Había un anuncio:
«¡Hinche su propia muñequita! Veintinueve dólares noventa y cinco.
Goma resistente, muy duradera. Cadenas y látigos incluidos en el lote.
Un bikini, sostén, bragas, dos pelucas, barra de labios y un tarrito de poción de amor incluidos. Von Brashlitz Co.».
Envié un pedido. A un apartado de Massachusetts. También él se había trasladado.
El paquete llegó al cabo de unas tres semanas. Fue bastante embarazoso porque yo no tenía bomba de bicicleta, y me puse muy caliente cuando saqué todo aquello del paquete. Tuve que bajar a la gasolinera de la esquina y utilizar la bomba de aire.
Hinchada tenía mejor pinta. Grandes tetas, un culo. Inmenso.
-¿qué es eso que tiene ahí, amigo? -me preguntó el de la gasolinera.
-oiga, oiga, yo le he pedido prestado un poco de aire. Soy un buen cliente, ¿no?
-bueno, bueno, puede coger el aire. Pero es que no puedo evitar la curiosidad... ¿qué tiene ahí?
-¡vamos, déjeme en paz! -dije.
-¡DIOS MIO! ¡que TETAS! ¡mire, mire!
-¡ya las veo, imbécil!
Le dejé con la lengua fuera, me eché el chisme al hombro y volví a casa. Me metí en el dormitorio.
Aún estaba por plantearse la gran cuestión...
Abrí las piernas buscando algún tipo de abertura.
Von B. No lo había hecho mal del todo.
Me eché encima y empecé a besar aquella boca de goma. De cuando en cuando echaba mano a una de las gigantescas tetas de goma y la chupaba. Le había puesto una peluca amarilla y me había frotado con la poción de amor toda la polla. No hizo falta mucha poción de amor, con la del tarro habría para un año.
La besé apasionadamente detrás de las orejas, le metí el dedo en el culo y le di sin parar. Luego la dejé, di un salto, le encadené los brazos a la espalda,
Con el candadito y la llave, y le azoté el culo de lo lindo con los látigos.
¡dios mío, voy a volverme loco! Pensé.
Después de azotarla bien, volví a metérsela. Follé y follé. Era más bien aburrido, la verdad. Imaginé perros follando con gatas; imaginé dos personas follando en el aire mientras caían de un rascacielos. Imaginé un coño grande como un pulpo, reptando hacia mí, apestoso, anhelante de orgasmo. Recordé todas las bragas, rodillas, piernas, tetas y coños que había visto. La goma sudaba; yo sudaba.
-¡te amo, querida! -susurré jadeante en sus oídos de goma.
Me fastidia admitirlo, pero me obligué a eyacular en aquella sarnosa masa de goma. No se parecía en nada a Tanya.
Cogí una navaja de afeitar y destrocé el artefacto. Lo tiré donde las latas vacías de cerveza.
¿cuántos hombres compran esos chismes absurdos en Norteamérica?
¿no pasas ante medio centenar de máquinas de joder si das una vuelta por cualquier calle céntrica de una gran ciudad de Norteamérica? Con la única diferencia de que éstas pretenden ser mujeres.
Pobre Mike el Indio, con su polla muerta de cincuenta centímetros.
Todos los pobres mikes. Todos los que escalan el Espacio. Todas las putas de Vietnam y Washington.
Pobre Tanya, con su vientre que había sido el vientre de un cerdo. Sus venas que habían sido las venas de un perro. Apenas cagaba o meaba, follar, sólo follaba (corazón, voz y lengua prestados por otros). Por entonces, sólo debían haber hecho unos diecisiete transplantes de órganos. Von B. Iba muy por delante de todos.
Pobre Tanya, qué poco había comido la pobre... Básicamente queso barato y uvas pasas. Nunca había deseado dinero ni propiedades ni grandes coches nuevos, ni casas supercaras. Jamás había leído el diario de la tarde. No deseaba en absoluto una televisión en color, ni sombreros nuevos, ni botas de lluvia, ni charlas de patio con mujeres idiotas; jamás había querido un marido médico, o corredor de bolsa, o miembro del Congreso o policía.
Y el tipo de la gasolinera sigue preguntándome:
-oiga, ¿qué fue de aquello que trajo a hinchar aquel día?
Pero ya no me lo preguntará más. Voy a echar gasolina en otro sitio. Y no volveré tampoco a la barbería donde vi la revista del anuncio de la muñeca de goma de von B. Voy a intentar olvidarlo todo.
¿no harías tu lo mismo?
ISRAEL MIRANDA SALAS


PALABRAS DE SABIDURIA


INTRO [Una de esas noches en que decidí embriagarme solo
y tuve que abordar dos taxis para llegar a casa]


-¿Qué pasó mi joven, no se lo quiso llevar mi colega? o más bien se quería manchar.
-Más bien carnalito…
-Sí mi joven, así son algunos… Lo malo es que por unos pagamos todos. ¿Qué le dijo?
-Pues que me cobraba tanto qué porque a donde voy está muy lejos y luego se tiene qué regresar sin pasaje… Yo nomás le dije, estas bien pendejo, yo nada más te pago de ida, de vuelta me vale madre si te vienes solo o agarras a la última puta de Iztapalapa… Se encabronó, pero ni pedo… ¡No mame! Ya mero mejor le llevo el gasto a su casa.
-No se saque de onda mi joven, así es esto. Es más, mírese la mano… ¿Ya ve?... ¿No?... ¿Ya vio como tiene los dedos?... Disparejos ¿No?... Pues así la vida mi joven.

[Belleza y Dinero y Sexo]

Estaba en casa ignorando la televisión, fumando hierba para dormir tranquilo. Nunca me ha funcionado, pero hace mis pesadillas más atractivas. La primera vez soñé que me perseguía un tiburón fosforescente. Para morirse de risa. Debí prever algo así desde el principio, no se puede confiar en los consejos de alguien que cree tener una cucaracha cantante de opera oculta en un florero. Lo gracioso es que no canta nada mal, es sorprendente. Entonces.
Fumaba y mantenía el control apretado. Estrobo de rayos catódicos. Come compra adelgaza estírate la cara haz dinero ve a la playa maquíllate conduce estrella el cráneo de alguien contra la pared si es necesario roba huye de la policía entrégate al placer de ser tú en una casa nueva límpiate el culo suavemente invierte a plazos fijos emborráchate sin perder el estilo se bueno obediente todo está bien si sonríes constantemente sonó el teléfono. Dos veces.

-¿Qué haces?
-Nada… a punto de dormir.
-¿Por qué no vienes?
-Mmmm… a dónde.
-Al Dos Naciones.
-Voy para allá.

La conocí el viernes anterior en el Alicia, servía de guía a una pareja de franceses muy sonrientes. Bebimos un par de cervezas. Cuando los alegres galos se fueron a orinar nos escapamos. Fuimos a parar a un tugurio del centro. Reímos mucho y bebimos tal cantidad de alcohol que tuve qué llevarla casi a rastras a su casa, la cual encontramos de puro milagro. Puso música europea y se desnudó, se recostó sobre la cama y vomitó y se perdió. Dormí en la alfombra. Al día siguiente estaba tan apenada que no salió del baño. Me largué. Prometí no volver a involucrarme con tipas así. Rasqué mi lengua. Apagué el televisor. Me vestí. Una fumada reconfortablemente larga y salí.

El taxista abrió la puerta. Me miró con desconfianza, yo lo miré igual. Sonrió. El tipo estaba medio ebrio.
-¿A dónde jovenazo?- con voz de aguardiente y cigarros delicados.
-Al centro.
-¿A chambiar mi galán?
-No, a ver a una amiga.
-¿Amiga? No mames... ¿a las once de la noche?- y una sonrisa lastimosamente cínica.
-Me cae… ……………. …………… ¿Puedo fumar?
-Sí… no hay pedo mi jovenazo… namás repórtate con el personal- Y la misma sonrisa.

Yo estaba callado, pensando qué demonios estaba haciendo. Un amigo me dijo que la lujuria nos cierra el cerebro. Pero no estaba ahí por lujuria. Más bien me deprimía la idea de quedarme en casa, de dormir temprano, de dejar pasar la oportunidad de un trago más acompañado. Regularmente uno bebe solo, es menos complicado.

Miraba por la ventanilla. Lo mejor es llevarla a su casa, no me agrada la idea de que se vomite en la mía, sobre mis cosas o mis discos. Tendría que bajarle la peda a regaderazos y la pondría a limpiar con un cepillo de dientes. No, lo mejor es llevarla a su casa. Miraba por la ventanilla mientras las luces de la ciudad nos devoraban.

-¿Y está guapa la chava jovenazo?- mientras ajustaba el retrovisor para enfocarme.
-Mmmm… sí sí guapa- La verdad es que no lo recordaba. Es decir, si la veía seguramente la reconocería pero no se. Bonitos ojos, se la pasó riendo. Mmmm…. ….. …. muy buenas caderas.
-¿Y qué… se la está comiendo mi jovenazo?
-Mmmm… no- Encendí otro cigarro. Tal vez mi amigo tenía razón. Tal vez llevaba demasiado tiempo solo.
-Pues si es guapa tenga cuidado mi joven. Fíjese, cuando yo tenía su edad más o menos ya estaba casado ¿Cuántos años tiene usted mi jovenazo, unos treinta? Bueno pues más o menos. Trabajaba de chofer de trailer junto con un compa. Íbamos y veníamos de Laredo o Tijuana o Reynosa hasta acá. Cargamentos pesados ya sabe. Nos hicimos cuates, me presentó a su familia y toda la cosa, su esposa y su chavita. En uno de esos viajes largos el muy pendejo se aferró a seguir conduciendo para llegar a tiempo, ya sabe, a quedar bien con los jefes ¿no? Pa’ pronto que nos volteamos y mi cuate pues que se quiebra. Noooo mi joven, la familia desconsolada, y yo ahí de pendejo ¿no? Y pues que le digo a su esposa no hay fijón lo que necesiten. Y pues gracias la verdad es que mi marido lo estimaba mucho. Pero ya sabe cómo son estas cosas. Yo seguí chambeando otro rato pero, por el desmadre ese, el jefe ya me tenía entre ceja y oreja. Me salí de esa compañía y entré a chambiar a otra.
Unos años después qué cree jovenazo, que me encuentro con la hija de mi cuate allá por Reynosa. Se me acerca y yo digo hay mamita que guapa chavita, y me saluda ¿No te acuerdas de mi? Soy la hija de… Ahh sí sí y yo pensaba… qué buena te pusiste mamita. Eras una niñita y ve ahora, estás bien bonita. Y comimos. En ese entonces ella tendría como diecisiete años o algo así. Total que… platícame de mi papá, invítame una chela ¿Vas para México? Al rato ya estábamos coge y coge en la cabina ¡Y yo casado mi jovenazo! Pero estaba bien rica la chavita.
Total que le dimos el aventón hasta acá y nos la pasamos dos días coge y coge en el contenedor. Mi pareja me decía no seas cabrón manéjale un rato, ya me cansé y ni madres, yo no me iba a bajar de ese guayabo ni de pendejo. Me mentó la madre todo el camino pero ni pedo. Acabé con la riata toda roja y los huevos bien adoloridos mi joven. Noooo, la chavita no se llenaba. Y bien guapa.
Llegamos acá, ella iba de visita con unas tías. Le dije como llegar y le di mi teléfono. Cuando nos despedimos me dijo que me quedara con ella que me quería un chingo. Yo le dije que no, pero sí me asusté mi jovenazo, dije no vaya a ser que se le aloque a la chavita. Y pues a terapiarla ya sabe, no como crees yo ya estoy ruco para ti, tú necesitas algo mejor. Además lo que estamos haciendo está mal, qué va a decir la gente, cómo van a crecer nuestros hijos todos traumados, se van a volver delincuentes y les va a ir de la chingada. No, cómo crees, tú llévatela leve, estas chava. Ya sabe ¿no mi jovenazo? Y pues chille y chille y le dije ya llegará nuestro tiempo, si nuestros caminos se juntan ya sabe ¿no mi jovenazo? Y pues que se va bien triste.
Pero eso no es todo, unos años después, cinco o diez, que me llama mi joven. Que si la iba a alcanzar al aeropuerto, que venía a la ciudad a una sesión de fotos, que porque era modelo de una firma chida de ropa interior y ya sabe. Pues que voy a buscarla y no invente. Ahí estaba, veintitantos años y buena buena buena, nooooo mi joven, yo dije qué chingados hago aquí con mi bochito. Ni me paré y que me largo. Luego luego sonó mi celular, porque se lo había dado cuando llamó por si no nos reconocíamos y que me dice ¿Por qué te fuiste? Y ya le dije pues qué tranza… y no no hay problema, regresa por mí. Buscamos un hotel y que me como tremendo pollote pues cómo no. No la iba a dejar ir viva, tanta carne y yo chimuelo pues que me atasco mi jovenazo. Al día siguiente pues qué onda, ya crecí y sigo segura, vamos a vivir juntos. Y yo pensaba pero mi esposa, lo bueno que no tuvimos chavitos, bueno, nada más uno, pero ya estaba grande y entendería que tranza. Ya ni fui por mis cosas, namás por una lanita que tenía guardada en el ropero y al rato regreso y ni madres, me fui con la chava esta, que ahora es mi esposa. Ya tenemos quince años juntos y una niña de siete.

Pero sí es un pedo eh mi jovenazo. Por eso le digo que si la dama que va a ver ahorita está guapa, tenga cuidado. La vida me ha enseñado algo bien importante, a las viejas sólo las tienes contentas o con lana o con verga, y si son guapas peor, siempre hay un pendejo con varo o pitudo detrás de ellas. Así mi vieja, había de dos sopas, o verga o lana y pues yo, rico no soy. Así que a tupirle mi jovenazo. Ya sabe uno en la noche pa que no duerma pensando pendejadas y otro en la mañana pa que se vaya bien llenita y tranquilita a la chamba. Y no hay de que hoy no, ni madres, tú le tienes que dar riata quiera o no, si no no falta el pinche acomedido de ¿hoy no le tocó mami? Y ni madres, ese paquete es mío. No se crea joven, hay días que estoy bien madreado, pero ni pedo, querías pollote ¿no? Pues a chingarle. Por eso hago ejercicio mi joven y me tomo mis vitaminas. No mame, los perros abundan. Imagínese que su jefe, porque ahora es secretaria, ya le subió tres veces el sueldo, nada pendejo se quiere comer eso. Ella dice hay mi jefe es bien buena gente… buena gente el hijo de la chingada, pero ni madres no se le va a hacer.
Noooo jovenazo, en serio está bien cabrón. El otro día la acompañé al tianguis, nunca voy con ella pues es asunto suyo eso de las compras. Llevaba a mi niña cargando y el puto carnicero… hay qué bonitas vienen hoy, qué bueno que trajo a su abuelo para ayudarlas, tenga aquí está su pilón y cuando quiera más carne pues me avisa… jijo de su chingada madre. Yo ya sabe, nada más haciendo buches de saliva pensando ándale cabrón, abuelo tu chingada madre, pásate de lanza y vas a ver cabrón, te armo una fiesta y yo sí te llevo mariachi puto.
Pero ya qué mi jovenazo, quería pollote ¿no? Pues cuesta.

Antes de bajar del taxi me taloneó dos cigarros, el caminero y el de la oreja dijo.
Al entrar a la cantina ella estaba en la barra detrás de un tarro de cerveza. Diablos, era endemoniadamente atractiva, una diosa, un ángel lascivo. Y yo no llevaba dinero.

II [No duermas con extraños]

A esas alturas ya me había liado a golpes con un periodista. Le dio por fastidiarme toda la noche, hasta que no hubo más remedio que dejarle la nariz lista para quirófano. Así que el asunto no marchaba bien en la Pandemónica y yo tenía ganas de seguir alcoholizándome. Hablé con un amigo dueño de un antro en el centro, sólo para asegurarme de que las cervezas serían altruistas y suficientes. Abordé un taxi.
-¿De fiesta joven?
-No sabemos hacer otra cosa Don.
-Pues tenga cuidado joven, ya ve que las cosas están re peligrosas.
-Siempre ha sido así, nada más que ahora hay más idiotas sueltos.
-Pues no se crea joven. ¿Le platico?

El Don parecía algo angustiado, así que lo dejé hablar.
-Pues resulta que el otro día que me habla un pariente. Mi cuñado. Bien espantado. Lo fui a ver a su casa y qué tienes, qué pasó. Y me dice llévame al hospital, creo que tengo algo mal. Pero por qué o qué. Y que se pone a llorar joven.
Pues qué pasó le dije, yo pensé, este cuate tiene cáncer o ya le cayó el sidral o no sé. Y me dice llorando no cuñado, todo por desmadroso. Pero pues ya suelta qué onda le digo. Ya preocupado.
-Es que ayer me fui de pedo y no le avisé a tu hermana, discúlpame cuñadito. Pero ya sabes cómo es esto, uno es cabrón y ni pedo… ……….. ………… ……….. …….. Pues llegué a un antrucho, ahí en Zacatecas e Insurgentes y empecé a chelear. Al poco rato se me acercó una ñora bastante bien. Y ¿cómo estás? ¿Por qué tan solito? Al rato ya estábamos jajaja jijiji. Y me dice ya me aburrí de cervezas, invítame a otro lado a tomar algo más fuerte ¿no? Me la llevé a una cantina y seguimos la fiesta. Ya medio pedos me dijo ¿vamos a mi casa? Y yo haciéndome pendejo ¿Cómo a qué o qué onda? Y qué me besa ¿No te imaginas? Ya estaba bien caliente, luego luego sentí cómo se me empezaba a parar cuñadito.
-Nada más hay un problemita- me dijo -Ahí está mi marido. Pero no te preocupes, es inválido, está en silla de ruedas desde hace diez años. El ya no puede… y pues… me da chance de salir a buscar quién me satisfaga. Lo único que me pide es que lo haga en la casa… para poder verme…
-Pos está medio enfermito tu galán, dulzura.
-Pues sí, pero es la única forma que él tiene de sentir que está conmigo. ¿Entonces qué, vamos? Te juro que no te vas arrepentir.
Al poco rato estábamos en su casa y efectivamente, ahí estaba su marido en silla de ruedas, con cara de apendejado. Entramos los tres a la recámara. Yo me sentía pues… raro ¿no? Cohibido. Nunca lo había hecho con público, y menos delante del esposo. Ella me besaba y me decía relájate, disfrútalo, pero nada, no se me paraba. Se agachó y me dijo ¿quieres que te la chupe? Y lo metió en su boca. Y el marido ahí y yo qué tranza. Pero ya sabes cómo es eso y la ñora aferrada, chupe y chupe hasta que me la paró. Se puso en la orilla de la cama de a perrito y se levantó el vestido. Se hizo la tanguita a un lado y Métemela papito. Y pues… Perdóname cuñadito pero ya sabes cómo es eso.
Ya me estaba viniendo cuando sentí que me ahorcaban. Traté de defenderme pero estaba muy pedo y en mala posición. De reojo vi la silla de ruedas vacía. El cabrón ese me tenía bien agarrado. ¿Lo disfrutaste culero, disfrutaste cogerte a mi vieja? Me gritaba el cabrón. Y yo, ¡cálmala carnalito, ella me trajo, aliviánate! ¿Te gustó cogértela por atrás culerito, te gustó? ¡Ya estuvo carnal -le decía- ya estuvo! Y la vieja risa y risa y ¡cógetelo al muy puto, cógetelo mi amor!. ¡Ya ya no mamen, déjenme ir! ¡Ni madres culero, ahora vas a ver lo que se siente! ¡Ay cuñadito, esos hijos de su chingadamadre…! Les gritaba, les suplicaba y el cabrón ese no se quitaba cuñadito y la vieja risa y risa. ¡Ay cuñadito! Me duele un chingo, llévame al Hospital.
-¡Noooo mi joven! después le pregunté al doctor que, pues qué había pasado con mi cuñado ¿no? Y pues qué cree joven, que a mi cuñado pues… me dijo el doctor que pues… ¡le habían volteado el calcetín!… ya sabe ¿no?... traía el culo de fuera.
-No la chingue Don- Encendí un cigarrillo -Bueno, alguna vez mi abuelita me dijo claramente que No es bueno dormir con extraños mijo. Aunque dudo mucho que estuviera pensando en algo así.
-¡No, en serio joven! Por eso le digo que tenga cuidado, eso de andar de fiesta no deja nada bueno.

Era media noche y yo sólo pensaba en beberme otra cerveza.
El resto del camino lo pasamos en silencio.

III [Culpa a tu mala estrella]

-¿A chambear mi joven?.
-Mjm- Era un tipo obeso de unos cuarenta años. Ebrio y sonriente. Y apestaba.
-¿Ya es medio tarde no mi joven?... Pero qué se le va a hacer, así es esto. Si no, no sale pa’ la papa ¿no mi joven?... Hay qué chambearle duro. La otra es hacerle a la rata, pero está medio cabrón.
-¿Usté cree?
-Pues es como todo mi joven, depende de qué suerte tenga. Hay gente que trabaja toda su vida honradamente y nada más nunca la ve, de jodido no pasa... Y hay otros que se la pasan de trácalas y ahí los ve usted, pasándosela a toda madre... Aunque debo confesar que hay otros que le atinan, eh mi joven. Le chambean duro y la libran... aunque son pocos. La verdad es que uno nunca sabe qué pedo... La mera verdad es que la vida es bien rara mi joven, bien desconcertante. Uno nunca sabe qué ficha le va a tocar.
Por ejemplo mi joven, hace unos años estuve en Zacatecas. Me aburrí y me lancé a Tijuana, pero no tenía nada de varo, y sólo me alcanzo para un boleto a Aguaprieta. Éramos pocos pasajeros, así que me fui hasta adelante y comencé a cotorrear con uno de los conductores. Resulto ser chilango el güey y de por mi barrio. Chiquito que es el mundo mi joven. Y yo dije ya la libré, ahorita que me de chance el paisano de colarme hasta Tijuana. Pero la de malas mi joven, en Aguaprieta hicieron cambio de chofer y subieron a revisar los boletos. Yo dije ya me chingué y nooo mi joven, que no me revisan mi boleto. Nooo pues a toda madre. Hasta bajé a echarme una miadita y toda la cosa. De regreso al camión que veo un papel de baño tirado junto a la llanta. Pues que lo recojo, en una de esas me anda de cagar o algo y pues ya la libro. Digo, así lo piensa uno ¿o no mi joven? Al rato que saco el rollo y ¡no me lo va a creer mi joven!. En mero en medio del papel había unos billetes enrolladitos... ¡Seiscientos dólares eran mi joven! ¡Y yo sin varo!... ...... ... Le digo, pura suerte... Y no se crea mi joven, la verdad es que nunca me había ganado nada, más que ese día. Nooo si la vida es rara, vas y apuestas y no te sacas más que ni madres... ¿Usté se ha ganado alguna vez algo mi joven?
-No... aunque una vez estuve cerca. Estaba echándome unas cervezas en una cantina de la Obrera. Al poco rato uno de los meseros empezó a organizar la rifa de un pomo. Pasó como cuatro veces a mi mesa y las cuatro le dije que no. Nunca me he ganado nada, ni en las canicas. Al rato regresa, ya nada más le quedaban dos boletos, pero igual le dije que no. Un sujeto en la mesa de al lado me empezó a decir que compráramos los boletos, uno cada quien, para que ya empezara la rifa. Y ándale cabrón y el que se lo saque lo comparte y todas esas pendejadas. El tipo pagó su boleto y, aún no se por qué chingados, yo compré el otro. Uno a uno el mesero empezó a cantar los números, el que saliera al último de la botella se llevaba el premio. Quedaban dos, el del tipo de al lado y el mío. Total que el fulano ese se sacó el pomo y yo perdí cuarenta varos a lo pendejo. Se me acercó y dijo en lo que quedamos, tú namás pon los chescos... destapó la botella y hasta vaciarla. Claro que, para desquitar la inversión, bebí mucho más que él. Es lo más cerca que he estado de ganarme algo.
-Le digo mi joven, así es la suerte. ¡Y con las viejas peor! ¿eh? Ahí sí nunca sabes qué pedo. Les hablas chido, te mandan a la verga... se las pides en calor e igual te mandan a la verga ¿o no mi joven? Noooo, una vez andaba yo con una vieja. Me la estaba llevando tranquila, ya sabes. Te bañas, te peinas, te pones un trajecito... las invitas a cenar, ya sabes, hipócrita que es uno. Bueno, hasta se me salió lo poeta... lo que nunca en cuarenta años de cabrón. Me aventé como seis semanas, ya sabes, tratándola chido ¿y para qué?... Para que un cabrón, en menos de dos pinches días, se la estuviera picando. Todavía le dije pues qué onda, que pues qué pasó... y me dice ay es que tú nunca me hablaste claro, si me hubieras dicho qué onda segurito te las doy... ¡¡¡Ni madres!!! le digo... ¡Si en verdad hubieras querido, me las hubieras aflojado sin tanto pedo!, qué necesidad había de hacerme gastar mi varo y perder el tiempo... la neta es que no querías dármelas y punto ¿o no mi joven?.
Aunque debo confesar que esa no fue la peor ¿eh?. Antes yo vivía allá por la Escuadrón, tenía unos departamentitos. Le rentaba uno a una chava, Lucy se llamaba. Y estaba bien buena, tenía un culito bien rico mi joven. De qué calidad de culo le estoy hablando que... ella trabajaba en un banco, y cuando había eventos grandes, ya sabe, de puros ejecutivos, la agarraban de edecán. Noooo, un culo de respeto mi joven. En serio, que Dios bendiga ese sacrosanto-enorme-y-mil-veces-bendito-culo, ¿o no mi joven?
Le digo, nunca renté el departamentito al lado del suyo, porque...se lo voy a decir, acá de caballeros, porque estamos entre caballeros ¿no mi joven?. Es más, usté es hombre y entenderá... así se lo digo, de ¡hombre a hombre!... pues... hice un hoyito del departamentito vacío directo a su recámara. Ya la tenía bien checadita mi joven. En cuanto llegaba yo me iba al depa a ver qué onda. Y le digo, estaba bien buena la chava... y usaba unas tanguitas de esas chiquitititas mi joven... Noooo, se le veía tremendamente sabroso ese culo.
¡Y me tocó verla cómo se la cogían eh mi joven!... o más bien, como se cogía a los pendejos esos... ¡Y cambiaba seguido de güey eh!... Medio putilla la chava... ...... ... ¡Y clarito veía cómo se ponía de a cañón mi joven!... ¡Cómo les meneaba las nalgas y se abría el coño y se metía los dedos!... cómo gemía mi joven... ¡¡Cómo se daba sus sentonzotes en la verga!!... ¡¡¡Cómo se las chupaba!!! ¡Aaaaaaaaaaay cabrón, ya hasta se me paró!... con todo respeto mi joven ¿eh?, de caballeros... pero lo que es parejo, no es chipotudo.
Y yo me portaba a toda madre con ella... claro, todo en vistas a que me las aflojara, ya sabe. Le prestaba dinero... cien pesitos que para la tanda, cincuenta que para unos zapatos. Un día le presté dos mil pesos, de aquellos ¿eh mi joven?, de cuando el dinero valía algo. Le arreglaba sus tuberías, le pintaba la cocina, ya sabe aquí estoy para servirle... Un día... fue un viernes, me acuerdo muy bien, un viernes en una reunión, ya medio pedo, que se la canto derecha mi joven.
Tons qué mi Lucy... pues... tú me gustas desde hace mucho y pues... préstalas ¿no?... o qué onda. Y me dice ay no cómo crees mi Edgarito, tú me caes muy bien como amigo, pero nada más. Le insistí un rato, pero no dio su brazo a torcer... Me disculpé y le dije que no se sacara de onda, que me perdonara ¿no?, por mi atrevimiento... Y me dice no te preocupes Edgarito, tú no insistes y yo olvido el asunto... hasta me dio un beso en el cachete...
Al otro día me fui a trabajar como si nada. Llegué a mi casa corriendo porque ya me estaba cagando mi joven. Apenas me senté y que mi esposa me abre la puerta del baño bien enojada, y me dice ¿es cierto que ayer se las pediste a Lucy?... ¡Ella me lo dijo!... ¡Y ya qué haces pareja!. Pues que le digo la neta sí, para qué te voy a engañar. Además si te digo que no, no me vas a creer... Noooo pues me la armó de pedo cabrón mi joven.
Y también se lo contó a la vecina ¿eh?, la clásica chismosa. Y al rato, es cierto Don Edgarito, que usté se las pidió a la Lucy?... ¡Pues sí chingada madre! y no me las dio ¿Cuál es el pedo?...
-No ninguno Don Edgarito, lo que sí es que la Lucy me dijo que lo que no le gustó, fue la forma en que se las pidió. Que de habérselas pedido de otra manera, en una de esas, se sacaba la lotería Don Edgarito.

-¿Usté cree mi joven? ¡Pinches viejas, cómo les gusta hacerla cansada!... Y pues mal mal pedo la chava mi joven, y yo que la trataba a toda madre... ¡Éramos cuates!.
Yo le pregunto joven, acá, cómo caballeros... La trataba a toda madre, le prestaba dinero, le arreglaba sus cosas, ¿a poco en serio era mucho pedir que se mochara con un taquito pal perro? Si se las daba a cuanto cabrón se encontraba ¿A poco era mucho pedo un palito?... Además ¡éramos cuates!... Y yo se las pedí en buena onda, me cae. Me dijo que no... ni pedo. Le pedí disculpas, me dijo que no había tos. Entonces ¿por qué chingados fue de chismosa con mi vieja... y con la vecina? La neta qué poca madre...
Pero lo admito, seguramente no le gusté o no era su tipo, ni modo... No le gusté pal colchón. Le gusté pa’ su pendejo, ni pedo, mala suerte... Pero no tenía por qué decirle a mi vieja... luego luego se encabronó y se fue... no agarró la onda. Después metió un abogado y me quitó todo. Ni pedo mi joven. Mala suerte.

IV [No te metas en problemas]

Miró el retrovisor. Hizo su auto a un lado. Otro taxista lo rebasó por la derecha. Un cerdo con camisa nos miró como miran los cerdos con camisa. Policías microbuseros agentes judiciales tamarindos de crucero todos iguales, todos consecuencia del casting realizado por el mismísimo ángel de las tinieblas.

-Pinches changos marihuanos ¿No mi joven? ¡Que chinguen a su madre! Noooo, si ya no hay respeto mi joven, y entre más chavos, más alocados. Sienten que apagan la lumbre a pedos ¿No mi joven? ¿Qué, está enfermo mi joven?

Negué con la cabeza. No podía ni hablar, a duras penas moverme. Había logrado dormir un par de horas después de tres días de alcohol y música e idioteces. El sol sobre el parabrisas y las estúpidas cancioncillas de amor en la radio gratinaban mi cerebro. La verdad sí estaba enfermo. De gravedad. Necesitaba cuidados intensivos suero intravenoso aspirinas agua una birria un baño dormir treinta y siete horas otra cerveza y que el mundo no se moviera tan de prisa. Había olvidado hacia dónde iba.

-Se le ve medio maaal mi joven- Su voz sonaba a mil kilómetros dentro de mi cabeza.
-Nada que una cerveza no resuelva- alcancé a balbucear.
-Pues le decía mi joven. Estos cabrones ya no respetan. Les vale madres todo. Pero yo ya entendí que es mejor llevársela tranquila. La verdad no vale la pena ni enojarse ni acelerarse ni hacerla tanto de pedo. Noooo, si viera lo que me paso el otro día joven. Iba ahí por San Lázaro, y en eso que empiezo a escuchar a un güey mentándome la madre a claxonazos. Lo espejeé, me hacía señas el cabrón. Yo sin saber ni qué onda. Que se me empareja y a pura mentada me traía. Ya ve que enfrente del Legislativo hay un paradero de microbuses… pues que le pego un cerrón al güey ese, y como sí íbamos medio rápido, pues el chavo casi se estrella. Yo cagándome de risa. Pero la de malas mi joven, que me atora el alto ahí adelantito y pues que el güey me alcanza y se me cierra. Se bajó de su nave y a mentarme la madre y ¡chingas a tu madre puto, bájate, ahorita te armo un desmadre! Y yo pues ya estuvo chavo, ya que muera. Y aquél ¡¡ni madres ahorita vas a ver cabrón!!
Para no hacerle el cuento largo mi joven pues… pasaron como veinte minutos, enfrente del Legislativo, a tres calles de la delegación y ni una pinche patrulla. Pero no estuviera echándome un palito con una vieja en una calle abandonada ¿no mi joven?, cual pinches tortugas ninjas, hasta de las coladeras salen los hijos de su chingada.
Para no hacerle el cuento largo… después de no se cuanto pinche tiempo llegaron los azules. Y ahí va el chavo a chillarles no que ese cabrón, que yo, que su chingada madre, ya sabe ¿No mi joven?

Ya no aguantaba las ganas de vomitar -¡Párate párate párate!- y así lo hice apenas llegamos a la banqueta. Me deshice de materia que ni siquiera recordaba haber ingerido. Regresé al taxi.

-¿Está bien mi joven?- Asentí y reí un poco, ¿qué clase de pregunta era esa? Acababa de escupir tal vez hasta órganos vitales, y el tipo preguntaba que si estaba bien.

-Le decía mi joven. Los tiras se pusieron a lado de las puertas de mi unidad y me invitaron a salir. Bien amables los cabrones por favor jovenazo. Pero el chavo ese seguía bravo y ¿ya ves culero? ¡¡ahora si te va a cargar la chingada!! Y se me acerca el güey. Lo tenía aquí pegadito. Y decía ¡¡Para que veas que yo sí tengo muchos huevos cabrón!! Y le dije, Sí, dos del oficial, dos del otro oficial, y los tuyos, sí, son como seis. Y los tiras cagados de la risa. El chavo se puso rojo rojo mi joven. Pegó su cara contra la mía y me dice ¡¡¡chin-gas-a-tu-madre!!!… Yo nada más di un pasito atrás mi joven, y que le doy un cabezazo. ¡Pum suelo! como regla. Y que se empieza a convulsionar y a ponerse morado. ¡Y que se desmaya!
Y ahí me ve mi joven, en el ministerio público. Y el médico legista ¿pues cómo estuvo el accidente?
-Nooo no no, momento. No fue un accidente; fue un Incidente de tránsito.
-Pero estuvo fuerte el chingadazo ¿no?
-Noo, si nomás le di un cabezazo.
-Pues se lo pegó con fe. Pero el problema no es ese señor. El joven es diabético, hipertenso y epiléptico, y usted le provocó un choque diabético. Ahorita está inconsciente, a ver cómo despierta... si despierta señor, en una de esas entra en coma.

¡Noo mi joven, ya me hacía en los separos, hasta adentrote! Para no hacerle el cuento largo… tuve qué aflojar en caliente nueve mil varos para desafanar el pedo, y ¡patas pa’ qué las quiero! Desde ese día aprendí que es mejor llevársela tranquila. Por eso ahora si me la mientan, o se me meten o cualquier cosa. No hay pedo, pásenle. Yo, cero maldad. Es mejor no meterse en pedos ¿o no mi joven?

-Mjm… Párate otra vez por favor carnalito.

V [Mujeres y amigos con carácter]

Nunca me han asaltado en un taxi, o abordándolo, o bajando de uno. Nunca he sido asaltado por un taxista, o por lo menos no de manera violenta; me han cobrado de más un par de veces, lo cual es una especie de asalto sosegado. A todos nos ha pasado. Algunas ocasiones, sobre todo cuando el robo es más que evidente y la cantidad de cerveza es la adecuada, se ha encendido mi indignación y he terminado a golpes con alguno de éstos tipos. He perdido casi la mitad de las peleas, pero en ninguna de esas ocasiones he terminado pagando un solo centavo. Por eso es preferible, y más de madrugada, viajar solo. Así, si una de estas escenas se presenta, no tienes que golpear y sangrar en medio de insoportables gritos de histeria. Extraña forma tienen las mujeres de alentarnos.
Aunque no siempre es de esa manera. Una vez estaba recibiendo tremenda paliza de un taxista que pesaba el doble que yo, me tenía en el suelo estrangulándome y ¡págame hijo de la chingada o te reviento!... Mi chica le estrelló en el cráneo una botella de vodka que habíamos sustraído discretamente de la aburrida fiesta de un amigo. El tipo quedó tirado en la banqueta.
Fuimos por cervezas con el dinero que nos habíamos ahorrado, también compramos cigarros y unas papas. Al regresar, el tipo seguía tirado en el suelo. Llamamos a la policía diciendo que un borracho estaba armando tremendo escándalo en la calle. Media hora después llegaron las patrullas y se lo llevaron. Continuamos la celebración. Eran tiempos hermosos. Después ella tuvo que vérselas con el monstruo de arriba de la cama en el que a menudo me transformo, y que suele arruinarlo todo.

La mayoría podría pensar que es más seguro viajar con un compañero. No han viajado con mi amigo la rana.
Eran las tres de la mañana y estábamos ebrios. La rana había vomitado el taxi anterior y nos bajaron. Discutía con el chofer mientras la rana seguía sacando espagueti por la nariz.
Por fin nos hicieron la parada, media hora después.
-A dónde jovenazos.
-A Santa María, Don, alcancé a decir.
-¡Ah caray! ¿Dónde es eso?
-Sobre Eje 6 pasando Guelatao dos semáforos siete calles y luego cuatro hacia adentro- Era más información de la que estaba en condiciones de poder dar. Suerte que no preguntó otra vez.
-Vámonos, pero rapidito porque tengo un pasaje que recoger y llevar a la central.
Subí a la rana, que ya se estaba durmiendo en la acera.

Cinco minutos después.
-¿Falta mucho?
-Más o menos... pasando Guelatao dos semáforos siete calles y luego cuatro hacia adentro- dije tranquilo. La rana roncando.
Dos minutos después.
-¿Todavía falta mucho?
-Mjm... le dije que pasando Guelatao dos semáforos siete calles y luego cuatro hacia adentro. Apenas vamos en la UAM Iztapalapa, Don.
-¡Vale madre! Les dije que tenía prisa. Ahora quien sabe hasta donde chingados me quieren llevar. ¡Pinches jóvenes!, siempre es lo mismo. Lo ven a uno medio acabadón y luego luego quieren abusar... Pero váyanle pensando ¿eh?, porque ahí como me ven, de chavo fui boxeador ¿eh?.
-Tranquilo Don, yo desde el principio le dije a dónde íbamos... pasando Guelatao dos semáforos siete calles y luego cuatro hacia adentro, nada más- La rana empezó a despabilarse y a expectorar.
-¡Y que ni se le ocurra vomitar en mi carro a ese cabrón ¿eh?, porque ahí sí les pongo en la madre a los dos... Les digo, de chavo fui bofe y de los buenos... peso super pluma, chiquito flaquito pero bien correoso.
-No lo dudo, Don- Ya me estaba empezando a desconcertar la actitud del taxista. Nunca me ha agradado la idea de golpear a alguien más débil, pero el Don ya estaba sacando boleto. La rana despertó, temblaba.

Dos minutos después.
-¡¡Bueno ya estuvo!! ¿No cabrones? ¡¿Pues hasta dónde me piensan llevar?!- Bien alterado el señor.
-Tranquilo Don, ya le dije... pasando Guelatao dos semáforos siete calles y luego cuatro hacia adentro, ya casi llegamos. Es más, mire, ese semáforo ya es Guelatao- Tratando de calmarlo.
-¡Pues ahí los voy a dejar cabrones, porque para mí que me quieren hacer algo!
-Nada de eso Don, además yo le dije bien claro hacia dónde íbamos desde el principio.
-¡Me vale vergas... yo aquí los dejo!- Se frenó
-¡Son setenta varos, órale, y a chingar a su madre!
-¡Ah chingá! Me deja donde a usted se le hinchan los huevos ¿y aparte quiere que le pague? ¡Está pero si rebotando de pendejo!- Y me bajé del carro. Azoté la puerta.
-¡¡Qué qué qué qué!! ¿A dónde vas cabrón?
¿A poco crees que te vas a ir sin pagar?
-¡Agüevo pinche ruco acelerado! ¿Qué, le va a pasar a los chingadazos?- Ya enardecido.
-¡Ay pinche chavo, orita vas a ver cabrón!- Se regreso a su carro y sacó un desarmador. ¡¡Ora si cabroncito, ya tengo con qué quererte!!.
-¡Baje esa chingadera Don, vamos a ponernos en la madre como es!.
Estaba medio sorprendido.
-¡A ponernos madres, orita te enfierro cabrón!
Y comenzó a perseguirme alrededor del taxi.
-¡Baje esa madre Don, porque se la voy a quitar y se la voy a meter por el culo!- Y la rana adentro del carro, observando como dábamos vueltas y vueltas.
-¡Párate hijo de la chingada! ¿Querías madrazos no? ¡Pues no le corras!.
-¡Nada más baje esa chingadera y verá como le pongo en la madre Don!- El asunto empezaba a darme risa.
La rana se bajo del taxi, el Don lo amenazó con el desarmador.
-¡¡¿O me pagas o te pongo en la madre?!!
Mi amigo se asustó, sacó un billete de a cien. El taxista se lo arrebató.
-¡¡¿No que no hijos de su puta madre?!! A ver si así aprenden con quien se meten!! ¡Chinguen a su madre pinches putos!- Se subió a su carro y se fue. La rana estaba impávida.
-¡Eres un pendejo ranita!.

Caminé hacia mi casa, no estaba lejos. Él vivía al otro lado de la ciudad. También tuvo que caminar.

VI [Confianza]

Es sorprendente lo que unos zapatos bien boleados y un saco gris Oxford pueden hacer. Ganarme la simpatía del abogado fue fácil. Lo contacté a través de una amiga que le daba por follarse tipos influyentes. Empezaba a correr sangre en la Pandemónica Fábrica de Sueños, y ella prometió ayudarme una tarde que tuvo a bien tomarse la última botella de vino decente que me quedaba.
El abogado resultó ser un buen sujeto. Días después bebíamos cerveza y escuchábamos rock en el Alicia.
-¡Eres un camaleón!- Decía mientras observaba mis tatuajes.
Fumábamos hierba bendita en el baño del antro.

Salí de nuestra primera reunión más tranquilo. La verdad es que no era para tanto. Detuve un taxi.

-¿A dónde lo llevo señor?
Los zapatos y el saco seguían haciendo su trabajo.
-Iztapalapa.
-¡Híjole señor!, para allá está repeligroso.
-No, no hay bronca.
-Mmmmm… bueno, vámonos pues- cerró la puerta –Es que la cosa está redifícil señor, ya no se sabe en quien confiar. Por ejemplo señor, el otro día se subió una familia. Ya sabe, mamá, papá, dos chavitos. Iban a Los Reyes. Fueron ochenta y siete pesos del viaje. Me pagaron con uno de a cien, lo guarde en la bolsa de la camisa. Se metieron a un mercado. La zona estaba medio fea, así que decidí guardarme mejor el billete. Cuando lo agarro de vuelta, que lo siento medio raro ¡Nooo pues era falso señor!
Hace tiempo, se subieron una señora, como de cincuenta años o más y dos chavos, de secundaria los morros. Y la señora ¿verdad que están bien guapos mis nietecitos? Sí, estoy bien orgullosa de ellos, han salido reabusados. ¡Abusados los muy cabrones! Apenas me descuidé y ya me tenían bien puesto con una navaja en la garganta señor. Y ¡Afloja todo hijo de la chingada o aquí te quedas! Y el otro chavo dándome de golpes en la panza. ¡Y la ruquita basculeándome!...
-Bonita familia.
-No pues me dejaron bien erizo…
Pero la peor fue hace dos semanas ¡Noooo, si en serio señor, está bien cabrón! Llevo como cinco meses en el taxi, y ya me han atracado, fácil, unas diez veces.
Subí a una parejita allá por la Roma. Chavales, como de diecisiete o dieciocho años. Y el chavo me dice muy educadamente, tranquilo ya sabe.

-Le vamos a ser francos señor, vamos a la Unidad Vicente Guerrero, si usted quiere, nos puede dejar sobre el eje seis, para que no tenga qué meterse a la colonia, ya ve que está medio peligrosa. Pero primero queremos pasar aquí a Circunvalación por unas grapas. Entrada por salida. Nada de cosas raras ¿Qué dice, nos hace el favor?
Al principio dudé, pero la noche había estado bien baja.
-Les cobro el doble de lo que marca el taxímetro.
-Está medio caro señor. Le damos cincuenta pesos arriba del taxímetro.
-¡Órale pues!
Pasamos por su vicio. Hasta eso, fue rápido el chavo. Se tardó unos diez minutos y regresó con una sonrisota de oreja a oreja, le había salido bien el negocio. La chava me platicó que llevaban ya un rato de novios, que pensaban escaparse pues se querían mucho. Yo le dije que lo pensaran bien, que estaban muy jóvenes. En fin.

Agarré el eje seis a la altura de Rojo Gómez. Un semáforo adelante el chavo se bajó y con cuidado mi amor, al rato te hablo, besos bye.
-Y usted dónde baja señorita.
-Ahí adelante, en la entrada de la Vicente.
Se me hizo mala onda dejarla ahí, así que le dije que no había problema, que la llevaba a su casa, y gracias señor, qué amable es usted, se lo agradezco mucho. Nos adentramos en la Unidad.
-Por aquí está bien señor, gracias. ¿Cuánto le debo?
-Ciento ochenta señorita.
-Ni modo señor, le voy a tener que dar puro cambio- Y empezó a hurgar en su mochila. Saqué un cigarro y lo encendí. ¿Quieres uno? le dije a la chava.
-¡Lo que quiero es que saques la lana hijo de tu pinche madre!- ¡Y sacó una pistolota de su mochila señor! ¡Y que me la pone en la cabeza!
-No no no, tranquila chava. Llévate lo que quieras.
Le sonreí nervioso.
-¡No te rías pendejo! ¿Crees que porque soy vieja no puedo ponerte en la madre?- y que me da un cachazo.
-No no no, es que estoy nervioso, me río de nervios...
-¡Nervios la chingada!- y que me acomoda unas cachetadotas señor. Bien loca que se puso la escuincla, grite y grite y dándome de cachetadas.
–¡Pinches hombres, se sienten los muy cabrones y apenas la ven dura y luego luego a chillar!… ¡Saca lo que traigas puto!
-De veras que no traigo nada, ustedes eran los primeros clientes.
-¡Ya ya ya, no chilles pinche maricón y mejor saca el guardadito, si no me cae que sí te reviento!
-No señorita, en serio. Me cae que no traigo nada. Revíseme.
-Revíseme señorita Pinche putarraco miserable. ¡Dame las llaves del carro cabrón!
-No señorita, no se lleve mi carro, todavía no lo acabo de pagar. Por favor señorita.
-¿Quién se quiere robar tu chingadera pinche maricón? Dame esas putas llaves. Te las voy a aventar allá adelante, y te vas a esperar veinte minutos para salir a buscarlas. Te voy a estar vigilando, y donde te quieras pasar de cabrón ¡Te reviento hijo de la chingada, me cae que te reviento!- Y que me da otro cachazo señor, luego luego sentí la sangre en mi cara.
Caminó bien tranquila a la esquina, me enseñó las llaves y las aventó a unos arbustos. Yo me quedé en mi carro un ratote. No sabía que hacer. Esperé a que amaneciera ¡Como cuatro horas señor! Busqué mis llaves, otra media hora. Estuvo bien duro. Todavía sigo espantado… …….. ........ .......... ........ ......... Este… … ¿Usted no me va a saltar verdad señor?
-No, cómo crees- El chofer estaba bastante nervioso.
-Es que ya no se puede confiar en nadie señor.

Y tenía razón. Yo acababa de levantar una demanda en contra de un amigo, en ese entonces Director de la Pandemónica. Se la pasó todos los miércoles del mes anterior yendo a mi casa, bebiéndose mis cervezas, fumándose mis puros, devorando mis videos y mis discos. Diciendo No hay problema, todo va bien, tienes mi amistad y mi apoyo, ¡jamás te haría yo una chingadera, pus cómo crees!. Ahora estaba más que dispuesto a darme una patada en el trasero por tres pesos; arengado por un gris personaje que, hacía nueve años, había ingresado a la Fábrica de Sueños como Indolente Oficial. Ahora era un Indolente Oficial con Desánimos Renovados.
Mi amiga me dijo No hay nada peor que un imbécil con iniciativa. Esclarecedor. Yo buscaba salir lo menos raspado posible. Entonces.

-No se preocupe, lo más nocivo que traigo son unos cigarros.
¿Quiere uno?
-Sí señor, gracias.
VII [¡Hey, hombre!... tranquilo]

Decidimos hacer una parada estratégica en el Río de la Plata, ahí la cerveza no es tan cara ($11.ºº la botella). La botana está de la chingada, palomitas frías que se adhieren a las muelas y cacahuates rancios, pero eso no nos importaba.
Como a las once abandonamos la cantinucha y nos metimos al Dada X… música electrónica vampiresas regordetas y más cerveza. Entonces eran comunes esas reuniones con mi amigo, un tipo bastante entretenido. Ahora es promotor cultural y perdió, en alguna maldita oficina de gobierno, la poca decencia que le quedaba.

-Creo que ya voy a dejar un rato esa madre.
-¿Otra vez?- Cada que nos veíamos decía lo mismo.
-No ya, ahora sí en serio, ya estoy viendo muchas pendejadas... El otro día estábamos a media pacheca allá en el depa. Se acabaron las chelas y fui con un cuate en su carro por más. Yo ya iba hasta el pito. Entramos a un minisuper en una gasolinera… De pronto escuché un ruido medio raro, al principio pensé que era el motor de alguno de los refrigeradores, pero no, venía más bien de adentro…
Que me acerco al refri y ¡Cámara carnalito! Lo que vibraba eran unas manzanas con patas… ahí, dentro del refri, saltando… Yo pensé qué cagado ¡Manzanas con patas! Y como pude que las meto en una bolsa y que me las llevo… Ni las pagué.
Ya de regreso pensé no no puede ser, ya estoy medio mal, estoy muy viajado. Pero la bolsa seguía temblando carnalito ¡Te lo juro!... por ésta- y besaba, reverentemente, su cerveza.
-Llegamos a la casa, ya todos se habían ido. Nada más estaba el Hugo. Sacamos las chelas y yo aventé la bolsa con las manzanas sobre la mesa... ¡Y que se salen corriendo carnalito! Y el Hugo bien encabronado y bien serio me dice ¡Vales madre… para qué compras manzanas con patas! ¿No ves que es un pedo comérselas?...
Me cae carnalito, ya le tengo qué parar.
-¿Y tu cucaracha cantora, sigue en el florero?
-Sí carnalito, ahora canta dulces valses-
No sí, ya le tienes qué parar, pensé...
Pero ya no sería divertido beber contigo.

Y era habilísimo en el discurso que tanto fascina a las chicas de ocasión. Así que, como era costumbre, al poco rato ya me había dejado solo. Salí del lugar con el último de los empleados. Saqué un par de cervezas de contrabando.

Detuve un taxi, llegamos a un acuerdo sospechosamente rápido. El chavo estaba medio inquieto.
-¿De reven broder?
-Mmj…
-No pus si se ve que eres roquerón ¿o no broder?
-Leve carnalito.
-No pos si se ve que tú no te sacas de onda ¿verdad?... o no tan fácil.
-No me espanto fácil, nada más.
-No pos si se ve broder… ¿Puedo fumar?... ¿No te sacas de onda?
-No carnalito, mientras te mutiles no hay tos.
-Mmmm… es que namás traigo una colillita pero… mmmm… ¿No te sacas de onda broder? Es que… pues… me cabo de surtir y luego tú me hiciste la parada y… ¿Qué onda broder, hay chance?... es que ya me hace falta un llegue… ¿No te sacas de onda verdá broder?
-No carnalito, mientras no nos mates y te mutiles no hay tos.
Prendió el churrito y le pegó un buen jalón, luego me lo pasó e hice lo propio.

-No pus si así sí baila mija con el siñooor broder… ya me andaba desbielando, y cuando te vi dije ¡Cámara! Éste broder no se va a sacar de onda…
Le extendí su toque.
-No no broder, ese es para ti. A mí dame chance de lo mío.
Sacó un papel de su pantalón. Se lo acabó de una sola aspirada.
-¡¡¡Qué onda carnal!!!- le dije ahora sí medio asombrado.
-Ya ya sé… no hay tos mientras te mutiles carnalito. Si a leguas se te ve que eres re macizo broder- y sacó otra grapa y me la dio –Pero nada más una ¿eh? Porque esa sí escasea y es medio cara.

Me desconcerté por un instante.
Abrí el papel e hice, una vez más, lo propio. Él se dio otro pase.
-Pues... unas chelitas para equilibrar el pedo ¿no carnalito?- saqué el par que llevaba en la chamarra y le ofrecí una.
-Noooo broder, tú ponle, a mí la chela sí me pone bien pendejo y la neta no. Todavía tengo qué chingarle un rato y me vaya a quedar jetón y pa’ qué quieres. Si eso del cocolazo es namás pa’ no dormirme, no por otra cosa… Pero ponte broder, vas solo. Yo aquí manejo, despacito, sin pedos.

Pronto se acabaron las cervezas. En cuanto vi una vinatería abierta le pedí que se parara. Compré un six. Destapé una de las latas.
-Ora sí corre un traguito ¿no broder? Digo, nomás pa’ acompañarte…
-¿Y si te quedas dormido?
-No no hay problema, mira… aquí traigo otro perico por si las urgencias- Le pasé una cerveza, terminé la mía de un trago y abrí otra.
-Buena garganta broder- puso un disco compacto, el Tri –Para que te prendas mi roquer- me cagué de la risa.
-¿Sssqué... no te late? ¡Si está de pocamadre!- decía mientras meneaba su greña y gritaba la rola, yo seguía riendo.
-Hace un rato que no chupaba, y es que el alcohol a mi o me prende o me tira, y la verdad andaba medio sacatón... Y es que después de lo que me pasó, pues sí la pienso para echarme un trago. Sí broder, estuvo medio feo... ...... ...... ... Me separé de mi chava después de ocho años... Pero la verdad es que sí me pasaba de lanza... Aunque después ella se las cobró todas juntas... Nooo broder, cuando las viejas quieren ponerte en la madre, te ponen en la madre ¿o no?- asentí y destape otro par.
-Y es que en esta chamba a fuerza te caen viejas y pues qué haces, ni modos de volverte puto. Y solitas se lanzan eh broder, ni siquiera tienes qué andar de perro.
Hace unos tres o cuatro años se me sube una vieja, chichona, se sienta derechita derechita, ya sabes, para que se note. Al rato me dice ay joven, desde niña fui bien pechugona, y no se me quita. Al contrario, desde que tuve a mi hija se me pusieron más grandes. Luego piensan que son operadas, pero no, son na-tu-ra-li-tas ¿Quiere tocarlas? Y yo, no cómo cree señito. ¡Ándele joven, con confianza, no me ofendo! Y yo pus ¡presta! que se las agarro, bien grandotas y bien ricas las tenía la ñora. Y al rato ¿y ya me vio las caderas?. Y que le digo que pues qué onda, de qué se trataba.
-La verdad es que me gustas muñeco- me dice –así que más bien tú qué onda, como andas de tiempo.
-¿Qué, para un rapidín?
-¡Nada de rapidines! de esos tengo en mi casa. Si me vas a llevar a algún lado, te vas a tener qué esforzar ¿O qué, no vale la pena?- Y que se saca una teta broder. Nooo pues en caliente me metí al primer hotel que encontré, hasta me pasé como tres semáforos.
-Ya en el cuartito la muy puerca que me dice Te advierto que a mi me gustan carnudas ¿eh? ¿Sí la tienes carnuda verdad papito? porque si no, mejor te cojo yo ¿eh?. Y no es por dármelas de muy acá broder, pero en cuanto vio el equipo se quedó con cara de ay güey ¿no me irá a doler?

Casi me orino de la risa. Destapé otra cerveza.

-Neta broder... que le digo, deja de decir pendejadas y a lo que vinimos. Y nos aventamos coje y coje toda la tarde. Pinche ñora estaba resabrosa, y pegaba unas mamadotas que pa qué te platico. Bueno, ya ni pude armar lo de la cuenta, con pedos saqué lo de la gas... sin albur... ¿Ya no hay chelas?.
-Sólo queda esta- se la ofrecí y se la empinó hasta vaciarla.
El hijo de la chingada se acabó la última cerveza.
-Ahorita pasamos por más- me dijo.
-Ya no traigo varo, nada más lo de la dejada.
-¿Falta mucho?
-No.
-No hay bronca, con eso compra las otras, la neta ya me prendí.
Te decía. Salimos del hotel y ahí nos vemos mucho gusto a ver cuando nos echamos otro jijijijajaja. Le dejé el coche al patrón y usté disculpe pero estuvo el día muerto. Empecé a caminar a mi casa y me sentía medio raro, dije ¡ah chingá... qué pedo!... ¡¡Nooo broder, pues no traía calzones!! Dije ¡vale madres, y ahora qué chingados hago!. No pues por más que me quise hacer pendejo, pues mi chava se dio cuenta que andaba pues, a capela ¿no?... Y que le digo ay mi amor, lo que pasa es que me comí una torta bien severa... y me hizo daño, luego luego me dio chorrillo y pues... que me gana en los calzones. Ya namás pasé a una gasolinera a tirarlos y a medio lavarme el culo. Pero ya me siento mejor, lo que sí necesito es darme un baño porque todavía apesto.
-Ay mi amor, pobrecito ¿Quieres que te prepare un té para tu panzita?
-Y yo todavía, sí mi vida, gracias. Te digo, me pasaba de lanza cabrón.
Pero todo se paga broder.
Hace unas semanas llega mi chava de ver a sus amigas, y la noté medio rara. ¿Qué onda, qué tienes? le pregunté. Y la muy desgraciada me dice toda compungida... Ay mi amor... es que... estoy medio enferma, me hizo daño la comida en casa de mi amiga ¡Figúrate que hasta me dio diarrea! Lo feo es que me ganó en su casa, me pude bañar, pero tuve que tirar mis pantaletas.. ..... .... Voy a hacerme un tesito ¿quieres mi amor?

Por más que quise, no pude evitar reírme.
El chavo tenía los ojos vidriosos.

-Nooo pues valió madre broder, pero ¿qué le dices? Ganas no me faltaron de ponerle en la madre, ¡Pinche vieja cínica! pero uno también anda de cabrón ¿no? Te digo, todo se paga. Ya como a la semana de eso nos mandamos a la chingada.
-¡Párate! ahí hay otra vinata- regresé con un nuevo six. Destapé otro parcito. El chavo estaba llorando sobre el volante.
-¡Me cae que sí la quería un chingo! Pero el pinche diablo broder. Te la quieres llevar tranquila y nel, no se puede. ¡Pinches viejas! Pero son bien ricas ¿o no? Ni modos de echarse a correr ¿O tú que haces cuando una buena nalga se te avienta? ¿Puteas? ¡Ni madres! ¿o sí?
-Tómatela leve carnal, ya ni pedo. Tu lo dijiste, todo se paga.
Destapé otra cerveza.
-En la esquina a la izquierda carnal, me quedo pasando el tope.
-¿Qué... ya te vas a abrir... y me vas a dejar aquí?
-No carnalito, primero nos acabamos el six.
-¡Ah qué cabrón te hizo tu mamá!.. ¡Ni madres! Si ya no quieres seguir chupando, entonces... ¡Págame la dejada!- Ya medio violento.
-No tengo varo carnal, me lo gasté en las chelas, tú dijiste que no había pedo.
-¡Pero si nada más te las estas chupando tú! ¡Ni madres, ora me pagas!
-No tengo varo carnalito.
-¿Qué... o sea que me quieres robar?
-Tranquilo carnal.
-¡¡A mí no me ves la cara de pendejo!!- gritó- ¡¡¡Bájate cabrón, vamos a ponernos en la madre!!!
Me bajé, saqué mi celular de la chamarra para guardarlo en mi mochila y el chavo me gritó ¿Qué traes ahí... un cuete? Se regresó corriendo a su carro.
-¡¡Así serás bueno hijo de la chingada!! Pero ya se dónde vives cabrón... ¡¡¡Cuídate porque donde te tope te reviento culero!!!- y se arrancó y se fue pitando y gritando- ¡Pinche ratero! ¡Chingas a tu madre, culero! ¡Muerto de hambre!- desapareció. Amanecía.

Subí a mi cuarto con lo que quedaba del último six y puse el Kid A. Escuchaba How to disappear completely cuando un ruido bastante fuerte me puso alerta. Me asomé por la ventana. Era el pendejo taxista chocando su carro contra el zaguán. Tomé un bat de béisbol y bajé a la entrada. Cuando el tipo me vio se arrancó y se fue pitando y gritando ¡Pinche ratero! ¡Chingas a tu madre, culero! ¡Muerto de hambre! otra vez.

No he vuelto a saber de él.

VIII [Gracias a Dios no me ha pasado nada grave]

Estábamos en la casa de una amiga alcoholizándonos, escuchando rock y hablando de nada. Un amigo suyo empezó a importunarme. ¡Qué mal gusto tienes para vestirte!, decía detrás de su corbata de dragoncitos ¡Pareces un vago! Deberías cambiar tu imagen. Yo sonreía y bebía sin afectarme gran cosa por sus comentarios, hasta me parecían graciosos.
-¡Mírate, en serio!- decía -¿Por qué no cambias? Deberías... no se... pensar en algo más a la moda... casual pero atractivo, como... ¡Pues como yo! ¡Mírame, estilo galán!- Reí tanto que escupí mi cerveza. Sobre él. Fue un accidente desafortunado.
-¡Caramba, no puede ser! ¡¡Además de fachoso, puerco!!- decía mientras se limpiaba la cara con su corbata.
-Mira galán- le dije en medio de un ataque de risa- lo que estas diciendo son puras pendejadas. Este asunto de la moda me parece estupidísimo, no se ni por qué estoy escuchándote. Seguramente tienes razón con respecto a mi, pero tienes una imagen absolutamente equivocada respecto a ti. ¿De dónde sacas que lucir como vocalista de conjunto tropical de Iztapalapa está de moda? No se qué le resta más autoridad a tus comentarios, si tu pantalón de pincitas, los mocasines con barbitas o la camisita de nylon. Ese atuendo y un microbús carnalito ¡y a conquistar el mundo!.
-¡¡Eres puto y chingas a tu madre pinche mamón!!- Dijo enfurecido. Yo hice lo propio. Comenzó la trifulca y los aullidos y la histeria. Nos echaron del lugar pues mi amiga tenía la firme intención de follarse a aquel tipo, y no iba a permitir que ese pequeño incidente le estropeara los planes.

-Estuvo buena la pelea ¿no crees?- le decía a mi chica mientras lanzaba golpes al aire como boxeador. Ella reía y bebía de la botella que nos habían dejado sacar, pues amenazamos con un escándalo mayor si nos echaban a la calle con las manos vacías.

Abordamos un taxi en la Álamos, era apenas media noche y la gran ciudad brillaba como siempre.

-¿Celebrando jóvenes?
-Mjm- y reíamos y hacíamos mucho ruido y dábamos largos tragos al tequila.
-Da gusto ver gente feliz jóvenes, le facilitan a uno el trabajo.
Todos los días, antes de salir de su pobre casa, me persigno y le pido a Dios que me cuide y me mande gente que en verdad necesite de mis servicios, gente que aprecie mi trabajo. ¿Y vieran que me ha dado resultado jóvenes?.
Aunque déjenme decirles qué, cuando uno nace con mala estrella, ni Dios Padre te ayuda ¿eh?. Ahí tienen a mi amigo el Miltragedias, desde chavito no veía la suya. Una vez lo dejaron encerrado en su cuarto pues a sus papás ya les daba miedo que se saliera a la calle solo. Se escabulló por una ventanita que daba a la sala, se aventó sobre el sillón donde su abuelita se sentaba a tejer. Pues que cae de mero sentón sobre los ganchos de la abuelita. Ahí ve a los hermanos tratando de sacárselos, pero no pudieron. Tuvieron qué llamar a la ambulancia.
Otro día estábamos jugando futbol en la calle, alguien lo aventó contra la pared, y ahí va el Miltragedias contra la protección de una ventana. Empezó a hablar bien chistoso, a sofocarse, y le salía un montón de sangre por la espalda. ¡Estaba tan grande la herida que hasta le cabía un dedo!. Llegó otra vez la ambulancia y al hospital. Noooo pues se había perforado un pulmón.
Y ya más grande no se le quitó ¿eh?, al contrario. Un día en una borrachera, que se arman los trancazos. Una batalla campal. Pero a mi amigo que lo empiezan a golpear entre varios. Cuando lo pudimos jalar ya estaba bañado en sangre. Sí le pusieron una buena tranquiza ¿he?. Le abrieron la boca, le sumieron los dientes de abajo. Nosotros le decíamos vamos al hospital, y él nel nel orita me aliviano, pásenme la botella. Se echó un trago y luego luego se vio cómo le ardió. Se echó otro para darse valor ¡y que se jala los dientes, según él para acomodárselos!. Noooo, tremendos gritotes que pegaba, pero no quiso ir al doctor, ¡y siguió chupando! ¿eh?. Se aventó como tres meses comiendo pollo desmenuzado, le quedaron los dientes todos chuecos, pero según él la libró.

-En la vinatería Don, por favor- Bajé por cervezas y cigarros, Ella fumaba frenéticamente.

-Y esa no fue la peor ¿eh?. Un día se salto una cerca de esas metálicas, se le atoró el brazo ¡y que se lo parte a la mitad jóvenes!. Ahí lo ven corriendo por toda la calle con el brazo colgando. Y otra vez a la ambulancia. Ya hasta se sabían la dirección, llegaban bien rápido.
Necesitó como cinco operaciones, le pusieron cuanto metal en el brazo. Hasta que le injertaron un pedazo de cadera, más o menos se alivianó. Le quedó un brazo más gordo que el otro, pero al menos no lo perdió.
¡Y descalabradas por montón! ¿eh?. Noooo, si no por nada era el Miltragedias... bueno, ¡es! todavía vive.

Aquí en el taxi siempre hay riesgos, pero como le digo, gracias a Dios no he padecido grandes cosas. Me han asaltado como cinco veces, pero no ha pasado a mayores.
Una vez me tiraron dos balazos a quemarropa, nada más sentí calientito en mi costado. Me aventaron a la banqueta. Trataron de llevarse el carro pero, por gracia divina, no lo pudieron encender y se fueron. Me revisé y en realidad no tenía nada, un rozón nada más, me subí al carro y luego luego lo pude arrancar gracias a Dios. Esa colonia si estaba medio fea.
Otra vez subí a una pareja allá en la Morelos, habían comprado mercancía, ropa creo. En una de esas callecitas que se nos acercan unos ratas con cuchillo. Yo pensé, de que lloren en su casa a que lloren en la mía, y pues que les aviento el carro. La mayoría se alcanzó a quitar, pero a uno si me lo llevé. Lo agarré de las meras patas ¡y que sale volando!.
En caliente que se lanzan dos de ellos en una moto a perseguirme. Cada que se acercaban yo les ventaba el carro, dije, en una de esas les doy un empujoncito y con eso tienen. Pero no, también se la sabían. Adelantito vi un cuartel de policía abierto y que me meto. Los polis luego luego a hacérmela de emoción, que qué hace usté aquí, no puede entrar. Ya les expliqué qué tranza. Salieron disque a ver si los encontraban, pero nada. Llegué a mi casa y todavía estaba temblando. Nunca había atropellado a nadie, pero Diosito sabe que fue en defensa propia.
En otra ocasión me abordaron tres inditos allá en la Tapo. Traían sombrero y huaraches y toda la cosa. Se veían re buenas gentes. En una de esas que me tiran un cuchillazo a la garganta, lo alcancé a detener con la mano. Como pude se los quité y ya abajo del carro que me aviento un tiro con los tres. Noooo jóvenes, tiraba un golpe y me llovían como diez, pero no me rajé. Mugres inditos que me mandan al hospital con dos costillas sumidas. Me las sacaron con ventosas. Mi mano necesitó de dieciséis puntadas.

Aún así, nunca me ha ido como a mi cuate el Miltragedias.
A mí, gracias a Dios, nunca me ha pasado nada grave.

IX [Una buena mentira]

-Todos mentimos. Cínica y descaradamente. Y ni siquiera lo hacemos para cosas importantes ¿eh?. Llenamos nuestra vida de pequeñas y absurdas mentiras ¿o no mi galán?. Lo hacemos casi casi por vicio. ¡Y todos saben que mentimos!... y nos escuchan bien atentos, como si de verdad nos creyeran. ¿Y para qué?... para que cuando sea su turno de mentir, nosotros estemos atentos y finjamos asombro, como si de verdad les creyéramos y ay no sí qué bien tu eres el bueno ¿en serio? qué sorpresa. Yo por eso mi galán, no le creo ni a mi madre ¿o no?.
Te digo, mentimos por cualquier cosa... para no perder el trabajo, para conseguir uno... para que no nos manden a la chingada de la escuela, para que nuestra familia no se decepcione...¡Para que no nos deje nuestra vieja!... y para mandarla a la verga. Para conseguir dinero, para no pagar... en fin, todo para no admitir que somos unos pobres pendejos fracasados ¿o no?. Para no ser unos pinches rechazados...
Y principalmente mentimos para conseguir nalgas ¿o no mi galán?. Hablamos bonito, nos bañamos, comemos con tenedor y cuchillo y yo casi nunca como tacos les decimos... nos gastamos lo que nunca, las ayudamos a bajar del taxi, en fin, somos unos verdaderos caballeros. Nada más acabando de meterles el rábano empezamos a pedorrearnos, a rascarnos lo güevos, a desconfiar de ellas ¿o no mi galán?... ¡Las regresamos a su casa en pesero!...

Y ellas también mienten ¿eh?, ¿o no mi galán?. Y todo para tenernos hechos unos pendejos, o sacarnos la lana o ambas cosas... Y van desde mamaditas leves como eres sensacional bien simpático y divertido, hasta ¡qué gruesa la tienes nunca me había sentido tan bien eres de los primeros en mi vida!... Mjm, tú también chiquita... ¿o no mi galán?.
Lo que sí es un hecho es que, una vez que prueban el raspado de plátano, las viejas se dividen en dos... a las que les gusta, que son pocas. ¡Y a las que les encanta! que son de las que abundan ¿o no mi galán?... ¿O tu conoces a alguna que le haga gestos a la divina venosa? Yo no... bueno, hasta conozco una que la agarra con fines curativos... que para las arrugas y los nervios... como la canción del Rockdrigo ¿la haz escuchado... la del ete?... igual mi galán, si por ellas fuera hasta le hacían un altar.
O una estatua en Paseo de la Reforma, pensé mientras observaba los saltos que daba el taxímetro. Era uno de esos tipos de habla fácil. Suelen contar historias fantásticas para distraerte de lo importante, el costo de la dejada. No los culpo, suelo hacer lo mismo para conseguir un par de tragos.

-Y cuando nos damos cuenta estamos tan enredados en mentiras que, si por accidente, llegamos a decir la verdad, ya nadie nos cree ¿o no mi galán?... ..... ... ........ ... Está cabrón, ahora la Verdad sólo sirve para reforzar una muy buena Mentira ¿o no?

-Tu taxímetro está mal- le dije impasible.
-¡Ah chingá! ¿Por qué mi galán?
-Este recorrido lo hago diario, y a estas alturas no van más de dieciocho varos. Tu madre esa ya va en veinticinco.
-Mmmm... No hay fijón mi galán, ahí me das lo que siempre pagas- Sonrió.

Entonces le di la mitad de lo que marcó el taxímetro. Era la primera vez que hacía ese trayecto y no tenía ni puta idea de cuanto se pagaba. No protestó, así que supongo que estuvo bien.

X [Mujeres y Belleza y Mujeres]

Nos detuvimos en el semáforo. Tres chicas cruzaron la esquina sonriendo, gastándose bromas. Transpirando juventud y desenfado y luz y ese tipo de esperanza que perdí hace tanto, que a veces pienso que nunca tuve.

-Sssshhhh adioooos mamaciiitasssh- les dijo el taxista. Era inevitable, igual que en la historia esa de El Sapo y El Escorpión. Las risas y los juegos cesaron.
-Sssshhhh... Si están rebueeenas carnalito ¿O cómo vez?- Asentí, pero en realidad estaba molesto. Tenía ganas de estrellar su estúpido rostro de buitre contra el parabrisas, destrozarlo. Después de todo, había arruinado uno de esos momentos extraordinariamente raros y hermosos...
La verdad es que pasaba por un mal día y buscaba desquitarme con algo. Saqué mi encendedor y una cajetilla de cigarros que recién había comprado. La golpeé un poco y tomé uno.
-No se puede fumar carnalito.
Lo miré impasible. Encendí mi cigarro. El Escorpión le pide al Sapo que lo ayude a cruzar el río, éste se niega alegando que no quiere ser picado por el otro.
-No es por mi- me decía mientras bajaba las ventanillas- lo que pasa es que el dueño del carro es medio mamón, y si huele a cigarro empieza a hacérmela de tos... Ahora sí –al terminar con las ventanillas- ¡Saca uno pa’ la banda! ¿no?.
Él no tenía la culpa de su estupidez, o al menos no absolutamente, así que le di uno y hasta se lo encendí. El Escorpión le dice que sería incapaz de hacerle daño, pues de hacerlo, ambos morirían ahogados.
-Chido carnalito, gracias... Estaban buenas las chavas ¿No?- una bocanada –Me cae que yo no entiendo a los putos. Siendo La Mujer tan rica, tan sabrosita, no entiendo qué gusto le pueden agarrar a la verga, me cae... Si La Mujer es tan hermosa... ¡Y cuando están más chavas carnalito, y salen de bañarse! Se les ponen los muslos chinitos chinitos... y sus pies lisitos lisitos... Y el primer beso, hasta tiemblan... La primera novia, esa de manita sudada de allá para acá. ¡Y luego creces y les empiezas a agarrar más gusto!... y les besas todo el cuerpo, sus pechitos duros... Sssshhhh sus pelitos... Sssshhhh su panochita y... ¡Aaaaaay carnalito... ¡¡Te agarran de los peeeelos!! – mientras se tomaba de la cabeza y se apretaba las mejillas -¡Me cae carnalito, La Mujer es bien rica. ¡Pinches putos pendejos! no saben lo que se pierden... ¡Y mejor! ¿eh? Así nos tocan de a más... ¿O cómo vez? – Asentí. Otra vez. El Sapo acepta entonces llevarlo al otro lado del río.
-A mi desde chavo me gustaron las mujeres. Empecé a trabajar en un camión de cobrador en La Merced. Diario pasábamos por Circunvalación, y cómo se me antojaban las chavas ¿eh?. En cuanto me dieron mi primer sueldo, que me lanzó por una. ¡Noooo pues la glooooria carnalito!. Imagínate, tenía catorce años. Y ahí me veías cada tercer día, dos o tres riflazos con distintas ¿eh?... Noooo, pues en tres meses ya me las conocía a todas ¡Algunas hasta me fiaban!... Y es que sí le metía ganas al asunto... Noooo, si la cosa no nada más es de meter y sacar... Hay qué ponerle arte, menearla bien, restregárselas por todos lados ¡Y cómo te lo agradecen! ¿eh carnalito?, al rato te pegan unas señoras mamadotas... ¡Y sin que se las pidas ¿eh?, solitas van y se atascan, y es que ya saben que contigo no hay falla ¿o no carnalito?.
Lo que sí es que antes no había tanto pedo ¿he?, ahora con tanta enfermedad ya está medio cabrón. En mis tiempos bastaba con lavarte la verga con tus propios miados y listo. Ahora la piensas pa’ echarte un round sin máscara. Creo que lo más rudo que me pasó fue un día que amanecí con el ojo lagañoso.
-Ah chingá ¿cómo está eso?.
-Me levanté a miar y no salía ni madres, y me ardía bien cabrón. Me agaché para ver qué tranza ¡Y tenía el hoyito de la verga tapado, carnalito!, con una especie como de lagañas o mocos o no se... Noooo, que me lanzo en caliente al doctor. Me pusieron unas inyecciones y ¡listo para el siguiente partido carnalito!. Pero la verdad sí me asusté ¿eh?.

A la mitad del camino El Escorpión hiere al Sapo de muerte y mientras ambos se hunden, en medio del asombro y la agonía, El Sapo le pregunta: ¿Por qué hiciste eso, ahora ambos moriremos?.

-Otro día andaba con la que ahora es mi esposa, pero en ese tiempo apenas andábamos de novios. ¡Y estábamos bien calientes!, pero también teníamos un chingo de hambre, así que primero pasamos a echarnos unos tacos. Luego nos metimos a un hotel y ya sabrás... en caliente que me la empieza a mamar. Yo me sentía medio raro, pero ahí estaba, cachondeándomela, metiéndole los dedos en el culo y toda la cosa. Cuando por fin le meto la verga luego luego me empezó a arder. Y ella me dice ay mi amor, como que está bien caliente, como que me arde. Y yo me sentía igual. Y en eso me dice ay saca tus dedos, me está ardiendo también el culito. Y yo chale... ¡qué está pasando!. Noooo pues que me acuerdo y le digo Ay mi amor, ¡fueron los pinches tacos!. Noooo pues con la prisa y la calentura no nos habíamos lavado las manos. ¡Y yo sí les había puesto salsa machín, y de abanero!. Noooo pues me había enchilado cabrón el pito con la mamadota que me puso... Bueno, yo le enchile la pucha y el culo, así que quedamos parejos ¿o no mi carnal?
Noooo si tuve mis buenos tiempos... ahorita pues... ya no puedo, o no tan fácil. Pero cuando pude... ¡No tuve madre!...
-¿Y eso Don?.
-Noooo pues tuve pedos, ya sabes, la próstata. Me operaron pero no quedé muy bien que digamos, pero así es esto ¿o no carnalito?... lo que sí puedo decirte es que aproveches, ahora que puedes y estas chavo. Después quien sabe, pero mientras tú aprovecha... Negras güeras flacas gordas chaparras viejas chavas. Feas no tanto, luego te arrepientes. Tontas listas con lentes altas pobres ricas tú tírale a lo que sea, porque creéme, es de la chingada estársela jalando pensando en los palos que no te echaste...
¿Por aquí está bien carnalito?
-Mjm... ¿Cuánto le debo?.
-Un toleco- pagué. Antes de cerrar la puerta dijo:
-Y recuerda carnalito... El que no desperdicia, no carece... jejejeje.

El Escorpión respondió: No lo pude evitar. Es mi Naturaleza.


XI [Un padre ejemplar]

-Voy a Portales Don. Supongo que lo más fácil es salir a Tlalpan y de ahí hasta Municipio.
-No señor, Tlalpan va a vuelta de rueda. Mejor nos seguimos por Bolivar, al fin que termina hasta por allá, y ya ahí usté me dice qué hacemos- Tenía razón, eran las seis de la tarde.
-¿Qué tal está la botana ahí señor?- Yo medio confundido -¡No se haga güey! clarito lo vi salir de La Mascota, ¿O qué?, ¿Me va a decir que estaba trabajando?.
-¡Estoy trabajando Don!... Nada más aproveché mi hora de comida, eso es todo- Y era cierto, en ese entonces mi hora de comida era más o menos a las dos de la tarde, pero si andaba de puto mensajero, aprovechaba para darle un remanso a mi psique. Un par de cervezas funcionaban bien. Además, en La Mascota los tragos no son tan caros y la botana es gratis… o eso nos han hecho creer. Aún así vale la pena comer ahí, siempre y cuando uno no ingiera más de dos cervezas, cosa bastante rara.
-Pues... hay qué bajarle al chupe señor, esa madre se lo acaba a uno rápido. Pero usted está chavo, así que qué le preocupa ¿no señor?... Ahí como me ve, no estoy tan ruco ¿eh?, lo que pasa es que sí me la he vivido cachetona. Figúrese, tengo doce chavos con seis viejas distintas ¿Cómo la ve? Es más, tengo tres de doce años...
-Ah chingá, cómo está eso... ¿Dobleteando y toda la cosa?
-Y tripleteando... no si yo no me conformaba con una, yo buscaba el pokercito, cómo de que no. Si le digo, yo de chavo era bien cabrón... y todavía ¿eh?... Tengo casi sesenta años, y ahí como me ve, todavía me aviento mis buenos palitos, cómo de que no. Pero eso sí, no chupo ¿eh? Yo creo que por eso no estoy tan madreado.
-Pues así que muy entero... pues... no se ve Don...
-Bueno, pero te digo, me la paso en el desmadre...

Tuvo que dar un volantazo pues un pendejo con auto deportivo y lentes oscuros se nos atravesó en un semáforo. Un poco más adelante el taxista lo alcanzó y le mentó la madre. El tipo nos miro como miran los pendejos con auto deportivo y lentes oscuros.
-¡¿Qué me ves puto?! ¡¡Chingas a tu perra madre!!- Le gritó el taxista. El tipo siguió su camino.
-¡Pinches changuitos mamones!- decía –¡Todos son iguales de putos! ¿O no joven?... ¡Qué me va a apantallar ese pendejete!, si el otro día se la hice cachetona a un judicial...
-¿Neta Don?....
-Sí, cómo chingados no. Iba por División del Norte, un chingo de tráfico. En una de esas, que me voy por toda la orillita. Ahí iba yo en chinga... Clarito vi como un carro empezaba a sacar la nariz nada más para no dejarme pasar. Era una patrulla... judicial el culero. Y no me dejó pasar, nada más por sus huevos, porque por donde iba ni madres que cabía un carro grande, mi vochito a duras apenas. Dije cámara culero. Y ahí vamos, al pasito. Adelante que me doy tinta que la banqueta estaba vacía... que me arranco y que me la subo, avancé otros cincuenta metros. Pero te digo, había un chingo de tráfico y como a los diez minutos que me alcanza el pinche tira. Y otra vez, aferrado a no dejarme pasar. En una que le doy un cerrón al güey, y como andaba en la pendeja, que choca con otro carro y que le desmadra la calavera. Yo seguí manejando como si nada. Pues que se baja el chavo del carro y también el tira, con la fusca de fuera el farol. El chavo le dijo tranquilo maestro guarda esa madre... y el tira, aguanta voy sobre de ese cabrón. Yo pensé ah chingá, va contra mí, y que me bajo. ¡Ora si ya valiste madre pinche ruco! y que me apunta el hijo de la chingada. Yo le dije bien tranquilo... Mejor bájale de huevos carnal, seguramente ni sabes usar esa chingadera. Si quieres partirte la madre, va puto, guarda esa mamada y a ver de a como nos toca. ¡¿Ah qué muy león pinche ruquito?! Me cae que no sabes la que te espera. ¡¡Ruquita tu putísima madre culero!! Con mi edad ni te metas pendejo, porque estaré viejón, pero a tí sí te parto la madre... Y que le echo un pinche gallote, carnal, en la mera jeta... y que le digo ¡A ver puto, eso sí te calentó! ¿No? ¡Ora jálale a tu chingadera o éntrale a los madrazos!... Noooo ni madres carnal, el pendejo se puso blanco blanco, se limpió la cara y ya iba para su carro... ¡Y que lo atora el otro chavo! Y a dónde vas hijo de la chingada, primero me pagas... y el pinche tira, no no hay bronca, toma mi tarjeta, ahí luego nos ponemos de acuerdo... ¡Tarjeta madres! con tu tarjeta me limpio el culo ¡Tú me pegaste, tú me pagas, y de aquí no te mueves!. Yo me metí a mi carro y seguí mi camino, en lo que quedaran esos güeyes me valía madres.
-O sea que es fiero Don.
-Ahí leve, la verdad es que luego me estoy metiendo en cada problema... lo bueno es que uno de mis hijos es Licenciado, el mayor, y ahí anda el güey sacando a su padre de los pedos en que se mete. Ya luego le llamo y me dice y ahora en qué lío te metiste papá. Yo no le doy mucha lata, siempre trato de desafanar el pedo yo solito, pero cuando está cabrona la cosa, pues ni modo, a molestar al Licenciado.
Un día iba yo en chinga, y un pendejo abrió su puerta ¡del lado de la avenida! No pues que me la llevo. Ya me bajé para ver cómo estaba el rollo, y me di cuenta qué, para empezar, el güey ese estaba estacionado en lugar prohibido, luego abre la puerta sin fijarse. Bueno.
-Pues ya te chingaste- le digo –ahí me debes la salpicadera de mi carro.
-Te debo madres, y no la hagas de tos porque te sale peor.
-Ah chingá ¿Y por qué?
-Soy funcionario del Gobierno del Distrito Federal- me dice el muy mamón –Así que más bien ya valiste madre.

Sonó mi celular –No contestes cabrón, estamos platicando- me dijo.

-En eso llegó una patrulla. El tira se puso a hablar con el sujeto ese. Al rato se me acerca y me dice Ya se chingó Don, el cuate este es pareja, así que vamos a la Delegación...
-Ah chingá ¿Te cae que es pareja? ¿Puedo preguntar de quien?- yo ya estaba medio encabronado.
-Mía Don- me dice el pendejo tira.
-¿Ah, es tu pareja? ¡Pues sólo que sean putos los dos hijos de la chingada! Así que si me hacen el favor ¡Sáquense a chingar a su madre!- Y en caliente al MP carnalito. Ahí me tuvieron un ratote, amenazándome, diciendo que ya me había chingado y que me iba a ir directo a reclusorio.
-¡Ni madres! Además tengo derecho a una llamada, así que se van a la chingada- Armé tal desmadre que no les quedó de otra que darme chance de hablar. Le marqué a mi hijo. Llegó de volada, en bermudas y playerita. Ya le expliqué cómo había estado el pedo y efectivamente, esos güeyes tenían qué pagar.
-Pues según lo que me cuenta mi papá- le dijo bien tranquilo mi hijo al MP- el señor funcionario tuvo la culpa.
-¡Me vale madre quien tuvo la culpa, aquí el que va a soltar una lana es tu papá, y más vale que le vayas midiendo el agua a los tamales chavo, o a ti también te carga!.
Y mi chavo que se empieza a cagar de la risa -¿Te cae que yo también voy a valer madre?- le preguntó al culero ese - ¿Usted cree que por estar chavo no le puedo armar una fiesta?
-¡¡Tú a mi me pelas la verga!!- le dijo el MP.
Mi chavo bien tranquilo les preguntó.
-¿A dónde dicen que los mandó mi papá?
-Nos mando a chingar nuestra madre- dijo el pendejo tira.
-¿Y qué esperan que no se han ido hijos de la chingada?- El MP se puso rojo rojo y ¡Arréstenme a este cabrón y pónganle una madriza!. Mi chavo se levantó la playera y sacó una pinche fuscota y su charola Suprema Corte de Justicia de la Nación. ¡Que se les caen los calzones a los güeyes! El tira mejor se salió de ahí y dejó al otro par de pendejos solos.

En la esquina a la derecha, por favor Don.
-¡No me interrumpas cabrón!- me dijo y sonrió.

Y el MP –Noooo, disculpa chavo, esto fue un mal entendido, te hubieras presentado antes pareja, y hubiéramos resuelto esto bien rápido.
-¡Pareja mis güevos! ¡Ustedes son putos, hijos de la chingada! Y váyanse reportando con mi papá pues ahí le deben una lana.
-Si Licenciado, cómo no. ¿Cuánto es de su salpicadera Don?
-¡Tres mil varos!- digo, la refacción no cuesta más de $280ºº, pero el chiste era meterles la verga a esos culeros.
-Qué pasó Don ¿No estará exagerando?
-¡Ni madres!, además no sólo te estoy cobrando la salpicadera, también estoy sumándole mi tiempo perdido, los agravios y toda la sarta de mamadas que se aventaron ¿Cómo la ves?.
-Oiga mi Lic ¿No le parece que su papá, con todo respeto, está abusando?
-¿Y tú con qué pinche cara lo dices cabrón cínico? Ya se chingaron, y si mi papá dice que son tres mil varos, tres mil varos le dan. Y mejor se apuran antes de que les suba la cuenta.
Salí de ahí bien contentote con mis tres mil del águila. Lo que sea de cada quien, mi hijo sí me ha echado la mano.
El otro día estaba cogiéndome a una señora aquí en el taxi, ahí donde estas sentado. Y que me caen dos tiras y bájese señor. Le pasé su falda a la ñora y me bajé del carro.
-Muy bonito Don- me dice el tira.
-Y eso que no me la vio completa mi poli.
-Ah, graciosito el viejito.
-¡Viejita tu puta madre!- Y valió vergas, directo a la Delegación.
La señora estaba medio preocupada, ya sabes ¡ay qué van a decir mis hijos, mi marido!. Y yo tranquila no va a haber pedo. Llegando al tambo que le marco a mi chavo. Llegó, habló con el chido en turno. Después se me acercó.
-Ahora si la regaste bien bonito papá. Ni modo, la multa es de quinientos varos... No inventes papá, con esa lana mejor te la hubieras llevado a un hotel, te compras un buen vinito y hasta una cenita ¿o no señora?- Ella estaba bien apenada, ni levantaba la cara, era vecina de mi hijo -Bueno... ya hablé con el Licenciado, dice que no hay problema, que le des lo que tú consideres pertinente y no hay bronca.
Me acerco al Licenciado y le digo... Ya me explicó mi chavo cómo está el asunto, así que le voy a dar lo que considero pertinente... Cien varos, para que no se les ocurra volverme a interrumpir mientras cojo. Vámonos mijo.
Noooo carnal. Inmediatamente sentí como me zumbaban los oídos y me retumbaba el culo. Me la han de haber mentado hasta por los huevos, pero me valió madre. Ya en la puerta le digo a mi hijo Qué onda cuanto te debo de tus honorarios.
-Nada papá ¿cómo crees?.
-No cabrón, cóbrame. Digo, si le llamo a mi hijo el Licenciado es para que me desafane del pedo sin pagar ¡y me sangraron cien varos!. Para eso, me consigo a cualquier pendejo.
-Vale madre papá, contigo no se puede- Y que se va bien encabronado mi chavo.

Bajo en la esquina Don. Muchas gracias.
-Pues tú te lo pierdes carnal, la neta soy un buen desmadre.

XII [Todo lo que me gusta]

Todo lo que me gusta hace daño, mata, engorda, o es ilegal. Sabias palabras, un mantra acuñado por mi amigo Cardona, y que fue perfectamente bien asimilado en la Pandemónica.
Todo iba bien, las cervezas, el rock de los setentas, el desencanto por casi todo excepto por el acto creativo. Vinieron las guitarras y con ellas las viejas canciones desde el desgaste usual de las palabras, diría el juglar.
Todo bien, salvo por un caricaturista fastidioso al que le gusté para estar importunando durante toda la velada. Me harté y le dije ¡ya bájale cabrón, deja de estar chingándome! Ya que si lo que buscas es que nos pongamos en la madre, nada más dime y con mucho gusto.

Se levantó muy serio y empezó a despedirse de todos. Cuando llegó conmigo me extendió la mano. Hice lo propio, estaba sentado aún. Sin más me tiró un puñetazo directo a la cara, apenas logré esquivarlo. En pocos segundos ya estábamos enfrascados en una contienda desigual. Desigual porque el caricaturista no pudo soltar ningún otro golpe. Lo tenía contra el suelo, arruinándole la elegancia. Pronto me pareció que mis golpes no eran suficientemente dañinos, así que tome una botella de cerveza con la firme intención de rompérsela en la cabeza. A unos centímetros de mi objetivo el proyectil se detuvo. El buen Cardona tuvo a bien sujetarme el brazo, lo cual en el momento me enfadó mucho. Ahora se lo agradezco... y el caricaturista más. Aún así la reunión terminó mucho después. Abordé un taxi rumbo a mi casa.

-¿Estuvo buena la fiesta carnalito?
-Sí, como en los viejos tiempos, hubo de todo. Hasta madrazos.
-¿Te cae?
-Sí. Encendí un cigarro.
-¿Puedo preguntarte algo carnalito? No te saques de onda.
-Sí dime.
-No traes nada raro encima o guardado ¿verdad?. Es que, con la suerte que me cargo, más vale prevenir.
-No no te preocupes, estoy limpio- le ofrecí un cigarro y lo aceptó.

-No te creas carnalito, la verdad es que sí me las he visto bien duras. A veces ya ni se qué tranza.
-¿Y eso?
-Ya ves, pedos en los que se mete uno...
Estaba yo más chavo, mi abuela necesitaba lana y me dio la pistola de mi abuelo para vendérsela a un cuate. Una cuarenta y cinco automática. Me subí a un taxi pues el cuate este no vivía tan lejos y el negocio era en caliente.
En una de esas, el pinche taxista que saca una macana y que me da en la mera cabeza carnalito.
-Saca todo lo que traigas cabrón.
-¡Cálmala carnalito, me cae que no traigo nada!.
-¡¡No te hagas pendejo y mejor afloja!!.
-¡Está bien está bien carnalito, nada más cálmala!.
Noooo pues en caliente que saco la pistola y ¡Nada más traigo esto puto! ¿Cuál va ser el pedo?... el puto ese se puso blanco blanco.
-No no no carnalito, disculpa, fue una equivocación. Temblando el pinche maricón.
-¡Equivocación la verga, hijo de la chingada! ¡¿Y el madrazo que me diste qué, es pendejo o qué?!.
-No no, neta carnalito, discúlpame, la cagué.
-¡Agüevo que la cagaste hijo de la chingada!- y que le doy un cachazo -¡A ver, afloja lo que tengas!.
-Sí sí carnalito, no hay tos.
Me bajé del taxi bien emputado. Llegué con mi cuate y fuimos a la tienda por unos refrescos. En eso que nos atoran dos patrullas. De una de ellas bajó el puto taxista y ¡¡Sí sí, es él oficial, ese chavo me asaltó hace rato... Arréstenloooo!!. ¡Y cuatro años de tambo mi carnal!, ¿cómo la ves?.
-De la chingada.

-Y espérate. Al mes de haber salido, mis carnales me hicieron una reunión. Al rato que llega uno de ellos en un taxi.
-¿Y esa nave?. Le preguntó el otro.
-Ya ves, me la prestaron para cotorrear. ¿Qué ondita, damos el rol?. Y nosotros ¡¡Cámara ya rugiste!!.
-Anduvimos un rato bien, luego se paró. Se le había acabado la gasolina. La gasolinera no estaba lejos, así que empezamos a empujarlo.
Una calle antes de llegar, nos paró una patrulla.
-¿Qué les pasó jovenazos?
-Se nos acabó la gasolina mi jefe.
-¿Les damos un empujón?- cosa rara mi carnal, unos policías amables.
-Sí mi jefe, muchas gracias.
Llegamos a la gas, los policías se bajaron y empezaron a cotorrear con nosotros. Mi carnal, el que había conseguido la nave, estaba medio callado. Raro porque él es el más desmadrozo.
En una de esas, uno de los polis echó un ojo al interior del carro y le hizo una seña a su pareja. ¡En caliente que nos apañan mi carnalito!, y ¡¡Manos a la cabeza hijos de la chingada!!. Noooo pues resulta que el taxi era robado, y le pendejo de mi carnal había dejado su pistola sobre el asiento del piloto, bien balcón. Nooo pues más que atorados mi carnal.
Me aventé otros dos añitos, nada más en lo que averiguaban cómo había estado la tranza.
Y allá adentro está de la verga ¿eh?. Nada que te rehabilitas o la chingada, ni madres. Ahí te gradúas cabrón de rata, de malamadre. Sales de ahí bien maleadote mi carnal.
Ahí conocí a un chavo carita, de varo, pero varo en serio, era hijo de un cacagrande, ya sabes. Duró nada más como una semana adentro. Bueno, pues en una de esas que lo atoran dos cabrones y ya le querían dar violín mi carnal. Pues que le salto por el chavito. Siempre he sido bueno pa’ los chingadazos, así que los cabrones esos no me duraron para ni madres.
Noooo pues el chavo y su jefe bien agradecidos. De hecho, gracias a ellos salí del tambo ¿eh?, si no quien sabe. Hasta me dieron chamba, de guarura, ya sabes, pero ganaba chido. Me alcanzaba para mis cosas, para mi vicio, para conseguirme viejas buenas...
Un día fui a hacerle un encarguito al Don y que me atoran mi carnal. Me pusieron una madriza severa, pero no solté la sopa. Al rato llegó el abogado, repartió los billetes y vas pa’ fuera. El Don bien chido me dice ora sí Carlitos, pide lo que quieras.
-¿En serio lo que quiera Don?.
-Sí mijo, lo que quieras.
-Pues regáleme un taxi ¿no Don?, pero que no esté chueco ¿eh?. La neta ya me la quiero llevar por la derecha mi jefe. A mi la neta esto de andar de malandro no me late.
-¿En serio eso es lo que quieres Carlitos?.
-Sí Don, con eso la armo... bueno, si por ahí se le escapan unos billetitos, pues qué mejor ¿no?.
Y aquí me ves carnalito, chambeándole duro.
Pero no te creas ¿eh?. Hay días en que no la veo y pienso chale, a la rata le va a toda madre y uno le chinga y le chinga y nada más no sale. Pero también el tambo está de la chingada carnalito, y la neta, aunque jodido, prefiero estar afuera.
XIII [El Hombre que hablaba demasiado rápido]

-Lo que más me molesta de un pasaje es que se las den de yo se qué tranza y nada más le hacen dar vueltas a uno a lo pendejo... Con todo respeto joven. Por eso me cayó usté bien, ya ve que le pregunté y usté me dijo lléveme a la Obrera y sale. Nada de váyase por aquí y luego por allá y la chingada... usté confió en mi y para allá vamos rapidito, pues si yo se mi chamba. Nooo si se sube cada gente, si no lo sabré yo. No me lo va usté a creer pero llevo treinta y cinco años de taxista joven. Y me ha pasado de todo ¿eh? Andando en esta chamba pasa de todo, el puro desmadre, un chingo de aventuras joven. Y eso que ya le bajé ¿eh? Antes estaba yo como filo de hacha, no dejaba títere con cabeza. Ahorita es más tranquilo, aunque ni se crea ¿eh? Hace rato se me suben un par de jotitos y ay llévenos por acá, pero vamos a tardarnos más, les digo... Ay no no importa... Bueno. Al rato nos agarra el tráfico y empiezan ay, como siempre, namás nos dan vueltas para pagarles más... Ay sí y lo peor es que ya llegamos tarde al banco otra vez. Que me enojo joven y que les digo... miren pinches putos, yo les dije que por acá nos íbamos a tardar más, que nos fuéramos por otro lado, no quisieron, ora se chingan ¿O qué creen, que a mi me gusta estar parado como pendejo en el pinche tráfico? ¡Ni madres! Ora ¿Quieren llegar temprano a su trabajo? ¡Píquense menos el hoyo y levántense más temprano! ¡No la chinguen! Y los jotitos Aaash qué grosero y qué lépero es usted, señor... Si cuando uno tiene la razón, la tiene. ¿o no mi joven?... Ya ni les dije nada, para qué hago corajes. Y pinches putos ni sufrieron ni se acongojaron ¿eh? Al rato ya se escuchaba el cambio de saliva, ya sabe ¿no joven? Se daban unos besotes de miedo, valiéndoles madre que yo estuviera ahí. Noooo, hace treinta años les hubiera puesto en la madre. Pero pasa el tiempo y te acostumbras. Nooo si le digo que me ha pasado de todo, buenas y malas ¿eh? Desde el clásico que dejas en su casa y orita vuelvo, y se te van sin pagar, hasta otros más sofisticados. Un día un cuate se me sube y me dice voy aquí adelantito, a Viaducto, se bajó, me pagó y me dijo espéreme diez minutitos, nada más veo qué mercancía le hace falta a mi carnal y nos vamos a la Central de Abasto ¿Cómo ve? Ahí lo esperé, como quince minutos joven. Después dije no este cuate ya no regresó. Ya me estaba arrancando cuando sale corriendo de una taquería y me dice, ora sí, carnalito, en chinga a la Central, tengo que comprar cebolla para el changarro de mi carnal... ...... ... Llegamos a la Central, se metió en las bodegas y al rato apareció con un costal de cebollas. ¿De vuelta señor? Le pregunté. De vuelta ni madres cabrón, ya valiste verga por pendejo y que me saca una pistola. ¡Órale cabrón saca toda la feria o aquí te quedas! Y ni hablar joven, me tumbó como quinientos varos de cuenta. Se echó a correr, yo lo perseguí un ratito pero ni madres... cuándo alcanzas a la rata. Ya regresé a mi carro y ahí estaba un güey esperándome, y que me dice qué onda Don ¿Quién me va a pagar las cebollas?... Tal cual se lo platico joven. Ya le dije qué tranza, sacó su costal medio enojado y se lo llevó en el lomo. Desde entonces que vamos a la Central ¡Ni madres!... Luego te quieren cargar cuanta chingadera y pues no, es un taxi no una puta mudanza ¿o no mi joven? Y clásico ¿eh? Que se te quieren subir seis o siete gañanes y no hay pedo Don, sí cabemos. De caber hasta en el infierno hijos de la chingada, pero en mi taxi no, así que van para abajo. ¡La semana pasada joven! Que se me sube una mujer de la vida alegre... vamos, una puta, medio gordita. Yo iba más o menos rápido y en eso que doy un enfrenón ¡Y que se cae la damisela! Aparte ya venía medio peda joven. Como pudo se levanto y me dice ay señor, con cuidado, mire cómo me trae. Volteo a verla y ya tenía la falda levantada. Yo me hice bien pendejo. ¿Se fijó bien... Traigo o no calzones? La verdad es que ni me acuerdo si me los puse ¿No se fijó? No damita, cómo cree. ¿Y no quiere comprobar? Ándele, namás meta su manita. No damita, estoy trabajando. ¡Anímese! para usted gratis por guapote. Noooo muchas gracias damita, otro día. ¿O qué, más bien ya no se le para? ¡Qué paso damita! yo no le estoy faltando al respeto ¿O más bien eres puñal? Jajajaja... Ay pinche vieja, ora si ya sacaste boleto... y que la bajo de las greñas a la desgraciada, pues cómo no joven. Yo tratándola bien y pinche vieja pasándose de lanza. Le digo que me ha sucedido de todo joven...
¿Usted a qué se dedica, si no es indiscreción?...
-Escribo- no se me ocurrió nada mejor qué contestar.
-¿En serio joven? ¡Qué suave!... Si yo pudiera, escribiría un libro de mis aventuras... ...... ... ...... ... ¿Oiga, y usted que puede, por qué no escribe un libro sobre todos éstos desmadres?... Estaría suave ¿no?

Y así lo hice.
Frase del día
Si no tienes enemigos es señal que la fortuna te ha olvidado.
Thomas Fuller
enviar frase a un amig@ Enemistad
"No es bueno nunca hacerse de enemigos
Que no esten a la altura del conflicto
Que piensan que hacen una guerra
Y se hacen pis encima como chicos
Que rondan por siniestros ministerios
Haciendo la parodia del artista
Que todo lo que brilla en este mundo
Tan solo les da caspa y les da envidia"

AL LADO DEL CAMINO

FITO PAEZ
ah no,aclarando estaba la chancha:
CERRADO POR OSCAR,POR FRACASADO.
a ver solo quien abrio el post lo puede borrar,así que si no podes asumir tu propia responsabilidad,no le andes hechando la culpa a los demas.
ah por demás...ordenemosnos oscar,este tema,y el otro no van acá...para exigir respeto,hay que empezar por darlo
HANKSAUL , ¿ ES VERDAD AMIGO QUE SOS SABOTEADOR
digamelo usted mi estimado LITO. Yo solo entro a compartir letras.
¿de eso se trata esto, que no? una pagina literaria.
Digamos que es una larga y prolongada y relacionada historia para compartir , bueno si es así me parece muy bien .Le hago otra pregunta ¿ que opina de los saboteadores que andan entre nosotros ? Gracias por la contestación.Que tengas un buen día .-
¿Saboteadores? no lo creo.

uno pasa o llega por acá, y toma lo que le satisfaga, lo que le nutra o lo que le llame la atención. lo demás, simplemente hay que desecharlo.

Si alguien se siente saboteado o con enemigos dentro de este mundo virtual, entonces es hora de apagar el monitor y salir a vivir un poco.


Ahora dígame usted algo

¿De verdad son tan vacías y tan planas nuestras vidas, que necesitamos chistes fáciles y cadenitas de Hotmail, para reírnos y además ilustrar nuestra “felicidad” con el clásico JA JA JA?
Buenas noches
ladies and gentlement
bon soire
sean bienvenidos a la primera función
del Circo Beat
el circo mas sexy
mas alto
mas tonto del mundo
desde ahora y para siempre
cualquier semejanza con hechos reale
s correrán por vuestra propia imaginación
arrivederci é buona fortuna
queste sono le ultime parole
d'il terzo angelo di Cristo
dopo parlare in l'strad
a con il uomo che non sapeva piú di niente ! ! !

psicodélica star de la mística de los pobres
de misterio, de amor, de dinero y soledad...
yo no vine hasta acá a ayudarte buscando cobre
mi pasado es real y el futuro es libertad
circo beat, circo beat
todo el mundo juega aquí en el circo beat
circo beat, circo beat
rayos y culebras en al circo beat
casi todos tendrán un instante su touch de gloria
llegaremos en jeep, llegaremos a la ciudad...
no me gusta cantar
yo me muero con Gena Rowlands
y los monos están devastando este lugar
un circo vi, un circo vi
cuando yo era pibe algún circo vi
un circo vi, un circo vi
no pasaba nada pero un circo vi
circo beat

Fito
Es muy cierto que introducirse por el hecho de introducirse es simplemente un deseo y en realidad se cumple como lindo objetivo de diversiòn,bueno parece entretenido y si tiene la claridad de lo que hace y que Ud. menciona , me parece prudente decirle que encuentro en Ud. un hombre que equivado o no tiene esa claridad que menciona para fundamentar una necesidad espiritual de intervenir en cuantas cosas se le ocurra y Ud lo vea bien . Me parece bàrbaro ya que sin duda mostrarse al mundo, tal cual es uno, es de gente inteligente y valiente , por lo tanto dejando de lado que me guste o no , pienso que lo suyo es un paso muy bien dado y por supuesto los beneficios o perjuicios que el hecho acarrearà son exclusivos y de su creaciòn. Con mucho respeto no me quedò en claro su contestaciòn sobre mi pregunta de que opinaba ud. de los saboteadores.-

En relaciòn a su pregunta debo decirle que en la viña del Sr. hay de todo , estan los que se rien y tendrìan que llorar y estan los que lloran y largan el ja.ja.ja. y luego siguen llorando , pero como nunca falta un roto para un descocido, estan los que entienden por que ese hombre es cojo y los que no confunden y saben que quiere decir cojo y hay allì dos motivos de risa uno por una y otra por otra cosa .Pueda, pero pueda nada mas, que allì este la razòn de que la vida de algunos sea tan plana o tan ondeada y con o sin el ja.ja.ja se pueda disfrutar . Le hago llegar mi saludo
Bien Lito. Me gusta tu claridad. Dicen que NO hay enemigos virtuales y yo también lo pensaba hasta que me demostraron que les da diarrea cuando aparezco jeje!, ah!... y esos que hablan de que no hay enemigos son los que se mantienen más ofuscados y ponen imágenes para causar terror y buscan ayuda para no sentirse solos y dicen groserías para disimular su impotencia y copian los foros para no sentirse opacados y sabotean los foros para intimidarnos y se enojan cuando NO SE LES PIDE autorización y se burlan como bebés del color de una foto jeje! , en fín, este zoológico si que es gracioso.
Qué dolor!... me taladraste el corazón. Si hubiese leído esto hace un año, tal vez me hubiese molestado, pero hoy, cuando cada elemento de esta página ha desarrollado CARETAS… pues… se acepta tu concepto. La mía busca rescatar lo bello, incluída yo jeje!, todo es sutil, pues no tengo ninguna foto mía; como ves, aquí nadie da la cara, ni tú, ni ninguno de los adolescentes que parecen ancianos –en su forma de escribir-, otros de 25 años que se acreditan de alcohólicos, otras de brujas sin escoba y sin poderes, otras de truhanes pretendiendo ser hombres, otros los superpoderosos sin capa, otros los sufridos, otros los amargados, otros los que no toleran ideas que no sean propias o con permiso concedido… todos, ¡todos!, sin excepción tienen una CARETA, entonces por qué no he de tenerla yo, así, como a mi me gusta. Así me gusto.


ROSS.
Páginas: 1 2 Siguiente »
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar cuentos