Fecha: 08/10/09 02:46

Eugenio Montejo, poeta venezolano recomendado por Nesfran

Eugenio Montejo

Poeta y ensayista venezolano nacido en Caracas en 1938.
Su poesía se caracterizó por la rica gama textual y el gran dominio de las formas, constituyéndose en un gran representante de la poesía suramericana.
Publicó, entre otros, los libros: "Elegos" en 1967, "Muerte y memoria" en 1972, "Algunas palabras" en 1977, "Terredad" en 1978, "Trópico absoluto" en 1982, "Alfabeto del mundo" en 1986 y "Chamario" en 2003. Es autor también de importantes ensayos, tales como, "La ventana oblicua" en 1974, "El taller blanco" en 1983, y "El cuaderno de Blas Coll" en 1981.
En 1998 recibió el Premio Nacional de Literatura y en 2004 el Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo. Uno de sus poemas es citado en la película 21 gramos, del director mexicano Alejandro González Iñárritu. Le sirvió a su país en el campo diplomático como embajador en Lisboa durante varios años.
El valor de su estimable obra poética y ensayística no ha parado de crecer en los últimos años, siendo una de las más importantes y originales de la última mitad del siglo XX.
Fallece en la ciudad de Valencia el 5 de junio de 2008.



La tierra giró para acercarnos
giró sobre sí misma y en nosotros,
hasta juntarnos por fin en este sueño
como fue escrito en el Simposio.
Pasaron noches, nieves y solsticios;
pasó el tiempo en minutos y milenios.
Una carreta que iba para Nínive
llegó a Nebraska.
Un gallo cantó lejos del mundo,
en la previda a menos mil de nuestros padres.
La tierra giró musicalmente
llevándonos a bordo;
no cesó de girar un solo instante,
como si tanto amor, tanto milagro
sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito
entre las partituras del Simposio.


A continuación el dialogo correspondiente al film 21 gramos:

Paul Rivers(Sean Penn) Cristina Peck (Naomi Watts)

Paul Rivers: -Hay un número oculto en cada acto de la vida, en cada aspecto del universo, fractales, materia… hay un número que clama por decirnos algo…. te estoy aburriendo.

Cristina Peck: -No, no, yo…, lo siento.

Paul: -Lo se, lo que intento explicar es que los números son una puerta para entender un misterio que es mayor que nosotros. El modo en que dos personas desconocidas llegan a conocerse. Hay un poema de un escritor venezolano que empieza: “La tierra giró para acercarnos más, giró sobre si misma y en nuestro interior hasta que por fin nos reunió en este sueño”

Cristina: -Muy bonito

Paul: -Tienen que ocurrir tantas cosas para que dos personas se conozcan. En el fondo, eso son las matemáticas.
Muy buena tu labor Nesfran.- . encontrar un oasis en medio de tanta escritura.-. E. Montejo, de quien algo e leído , un nombre Venezolano, que es conocido en nuestro país.-. gracias y a seguir dando una grata sombra en medio de tanto sol de escritores.-. saludos.-. omn.-.-.
Así es amigo, Eugenio se ha erigido como una de las voces fundamentales de la literatura venezolana. Su obra irá adquiriendo un valor universal, es indispensable para elaborar un perfil literario en el ámbito venezolano.
Lo recomiendo con enorme regocijo. Gracias Oscar por el espaldarazo.
muy bellos poemas, yo si vi esa pelicula y recuerdo bien el diálogo, gracias por poner a este gran poetas y ensayista venezolano. saludos Nefran.
Mi aporte.

AMANTES

Se amaban, no estaban solos en la tierra,
tenían la noche , sus visperas azules,
sus celajes.

Vivian uno en el otro, se palpaban
como dos pétalos no abiertos en el fondo
de alguna flor de aire.

Se amaban. No estaban solos en la orilla
de su primera noche.
Y era la tierra la que se amaba en ellos,
el oro nocturno de sus vueltas,
la galaxia.

Ya no tendrían dos muertes. No iban a separarse.
Desnudos, asombrados, sus cuerpos se tendían
como hileras de luces en un largo aeropuerto
donde algo iba a llegar desde muy lejos,
no demasiado tarde.

EUGENIO MONTEJO.
Que chevere aprender, no lo conocia nada :)
Gracias amigas por su paso y huella en este foro dedicado a Eugenio Montejo. Me comentó una vez Harry Almela, poeta amigo de Eugenio, un consejo que había recibido de éste, relacionado con el oficio de escribir: "Al final nuestras lecturas irán encaminadas hacia el Siglo de Oro Español". Siempre he reflexionado acerca de este punto ya que de estos autores me he paseado por Cervantes y Garcilaso de la Vega, del resto he obviado esas lecturas por otras de autores más recientes o recomendados. Considero que parte de la pureza de nuestro idioma reside en la literatura escrita en ese período de tiempo y que una manera de brindarle un contenido excelso a nuestra obra es abrirle un espacio a todos esos autores que formaron parte de esa época.

Su estancia en Lisboa le sirvió para compenetrase con la obra de Fernando Pessoa y al igual que éste, creo mundos paralelos ayudado por sus heterónimos: Blas Coll, Tomás Linden, Lino Cervantes, Sergio Sandoval, Jorge Silvestre y Eduardo Polo reunidos en la playa de Puerto Malo.

Junto a la obra de Rafael Cadenas, representan el máximo referente de la poesía venezolana contempóranea y los invito muy cordialmente a sumergirse en su obra.



Adiós al siglo XX

a Alvaro Mutis

Cruzo la calle Marx, la calle Freud;
ando por una orilla de este siglo,
despacio, insomne, caviloso,
espía ad honorem de algún reino gótico,
recogiendo vocales caídas, pequeños guijarros
tatuados de rumor infinito.
La línea de Mondrian frente a mis ojos
va cortando la noche en sombras rectas
ahora que ya no cabe más soledad
en las paredes de vidrio.
Cruzo la calle Mao, la calle Stalin;
miro el instante donde muere un milenio
y otro despunta su terrestre dominio.
Mi siglo vertical y lleno de teorías...
Mi siglo con sus guerras, sus posguerras
y su tambor de Hitler allá lejos,
entre sangre y abismo.
Prosigo entre las piedras de los viejos suburbios
por un trago, por un poco de jazz,
contemplando los dioses que duermen disueltos
en el serrín de los bares,
mientras descifro sus nombres al paso
y sigo mi camino.


La poesía

La poesía cruza la tierra sola,
apoya su voz en el dolor del mundo
y nada pide
ni siquiera palabras.

Llega de lejos y sin hora, nunca avisa;
tiene la llave de la puerta.
Al entrar siempre se detiene a mirarnos.
Después abre su mano y nos entrega
una flor o un guijarro, algo secreto,
pero tan intenso que el corazón palpita
demasiado veloz. Y despertamos


Orfeo

Orfeo, lo que de él queda (si queda),
lo que aún puede cantar en la tierra,
¿a qué piedra, a cuál animal enternece?
Orfeo en la noche, en esta noche
(su lira, su grabador, su cassette),
¿para quién mira, ausculta las estrellas?
Orfeo, lo que en él sueña (si sueña),
la palabra de tanto destino,
¿quién la recibe ahora de rodillas?

Solo, con su perfil en mármol, pasa
por entre siglos tronchado y derruido
bajo la estatua rota de una fábula.
Viene a cantar (si canta) a nuestra puerta,
a todas las puertas. Aquí se queda,
aquí planta su casa y paga su condena
porque nosotros somos el Infierno.
Gracias por este aporte compadre. La verdad que hasta ahora le doy importancia a estos tus foros. Por andar escribiendo babosadas en otros foros no entraba a los tuyos y ahora que he entrado, hombre! que lo he disfrutado!
Checare tus foros anteriores.
Excelente aporte compadre!
Muy hermoso!!!, gracias, cada día se aprende algo nuevo, y conocer a gente que escribe tan lindo, me llena, aunque me quedo corta en palabras, siempre es un placer pasar por aquí gracias Nesfran, cariños...
Gracias amigos, Roberto, Ethel y Rosana. Este espacio se alimenta con sus aportes, inquietudes y sugerencias. Para mi es un honor haberles presentado a Eugenio Montejo, poeta insigne y creador de una obra universal.
¡que bueno NESFRAN! en este foro estoy conociendo cantidad de personajes que no conocia de nada ¡nunca te acostaras sin saber una cosa mas! y eso me gusta: Aprender.
Gracias Marquesita, me quedó con: ¡nunca te acostaras sin saber una cosa mas! y eso me gusta: Aprender. Son expresiones que estimulan y levantan el ánimo. Hemos dado pequeños pasos pero el camino es largo y la idea es seguir el sendero que nos permita aprender algo nuevo cada día que pasa.

Recibe un fuerte abrazo.
Para añadir tu respuesta tienes que ser miembro de Escribe Ya:
Regístrate o Entrar aquí
Páginas: 1
© Historias, poemas y otras contribuciones pertenecen al autor. El resto pertenece a Escribe Ya.
Condiciones    -     Privacidad    -     Acerca de Escribe Ya    -     Preguntas frecuentes    -     Enlaces    -     Anunciar    -     Publicar cuentos